Ganadería

El abasto puja por vaquillonas especiales que alcanzan hasta US$ 3

Novillo a US$ 3,05/kilo.

Camiones con novillos parados en la rambla portuaria por paro de aduaneros en el Puerto de Montevideo, ganado vacuno, novillos, nd 20081001, foto Flores, Archivo El País

El mercado de haciendas comenzó la semana “algo trancado” por las movilizaciones del sector agropecuario buscando concientizar al Ejecutivo de la problemática del sector.

El consignatario Walter Hugo Abelenda (Florida) aseguró a El País que se puede hablar de US$ 3,05 por kilo de novillo gordo y US$ 2,85 por kilo para la vaca gorda, al tiempo que el abasto interno, apoyado por una fuerte demanda de carne ante el creciente turismo, está pagando algunas vaquillonas especiales a US$ 3 por kilo.

Abelanda explicó que “los negocios están ágiles” y las entradas de ganado a planta “también se fueron agilizando” en la medida que la industria fue comprando para armarse las faenas y hoy los frigoríficos “están un poco más comprados”.

Desde la óptica de este operador “ganado gordo no hay” o por lo menos, “se ve muy poco” y las recientes lluvias son bienvenidas porque van a fortalecer más el mercado.

Es que muchos productores que estaban a punto de vender sus haciendas porque tenían problemas de agua en el campo, ahora pueden repensar en terminar mejor las haciendas antes de ofrecerlas a la industria. Las lluvias fueron bastante generales, con algunas zonas con menos milímetros, pero en general, le permiten al productor “pasar de una situación en la que prácticamente se estaba al límite para los cultivos y demás, a tener la esperanza de reengancharse nuevamente en el negocio”.

Más allá de que llovió, todavía van quedando algunas zonas que continúan con aguadas que se van secando en Cerro Largo, Salto y otros departamentos. En esos campos los ganados siguen perdiendo kilos.

A su vez, por lanares, el mercado se muestra tranquilo. Abelenda sostuvo que “los ovinos para el campo se venden sin problemas porque hay mucha gente buscando vientres” y también hay fluidez a nivel de ovinos para abasto. La oveja quiere la revancha de la mano de los nuevos mercados y los productores van a más.

Rurales EL PAIS