Congreso Mundial Hereford / Ganadería / genética

Ejemplares Hereford despiertan aplausos de criadores de todo el mundo

Tres productores de las principales cabañas de Uruguay: Rodrigo Fernández de “San Salvador”, Fernando Alfonso de “Las Anitas” y Miguel Martirena de “El Ceibo”; dialogaron en Valor Agregado y resaltaron el gran nivel de animales presentados en el Congreso Mundial Hereford.

DSCN1180

Rurales – El País.

“La gente está totalmente sorprendida, tanto extranjeros como criadores uruguayos, por el gran nivel genético que se expuso en pista, con cabañas nuevas, pero con mucha fuerza, que algunas de ellas han triunfado con un nivel de preparación y biotipo similar al de las  cabañas históricas”, comentó Rodrigo Fernández.

El principal de Ganadera San Salvador dijo que en Uruguay existe un muy buen trabajo con respecto a los números de los animales y aseguró que los lotes presentados en pista mostraron números equilibrados que fueron destacados por los criadores extranjeros. “El tamaño del Hereford en Uruguay está muy alineado con Estados Unidos y Canadá, capaz que en Australia miran un frame más grande, pero con los americanos que conversamos les gustó el biotipo y el tamaño de animal que buscamos acá”.

Por su parte, el integrante de “Las Anitas”, Fernando Alfonso, coincidió con Fernández sobre el destaque de los animales en el Congreso y aseguró que los criadores extranjeros han expresado un gran interés por comprar genética uruguaya; sin embargo, explicó que los protocolos sanitarios son una limitante para la concreción de negocios. “Es necesario abrir los protocolos, y en muchos casos ni siquiera existe un protocolo que te permita exportar genética a distintos países. Hemos tenido consultas de varios países que no estamos acostumbrados, pero pasa por un tema sanitario y por empujar de nuestra parte para abrir los protocolos en esos países”.

Pensando en los nuevos desafíos que deberán enfrentar las cabañas, Rodrigo Fernández indicó que la estabilidad genética se ha logrado y solamente es necesario mantener el equilibrio. “El biotipo del Hereford está perfectamente diseñado, es importante trabajar en la genómica y darle más información y respaldo numérico”.

Ganadería debe “bajar costos” para un “negocio más rentable”.

Miguel Martirena, criador de “El Ceibo”, explicó que el panorama para el negocio ganadero es “horrible” debido a que Uruguay está sobrellevando un momento dramático de lluvias, y aseguró que los costos, principalmente las cargas impositivas, están siendo contraproducentes para la rentabilidad del negocio dentro de las distintas actividades agropecuarias.

Martirena comentó que para el invernador la ganadería no está siendo atractiva debido a la relación desfavorable que existe entre el precio del gordo y la reposición. “El panorama es complicado y hay que ir paso a paso y tomar los recaudos necesarios. Van a ver oportunidades de negocio, pero hay que contemplar las señales que dan las industrias que hoy están siendo muy negativas”.

Con respecto a la posible transformación de campos agrícolas a ganaderos, Martirena dijo que no va a ser fácil el retorno de la ganadería a esos campos porque requiere una inversión de comprar ganado, alambrar y crear un equipo de trabajo que no hacen rentable al negocio. “Para negocios puntuales si están saliendo campos ganaderos, pero a nivel de masificación es difícil el retorno de la ganadería por la fuerte inversión que requiere”.

Otro punto a tener en cuenta es “la escalada de impuestos ciegos a la tierra” que no mira la rentabilidad del negocio, explicó el cabañero. “Tener producción a escala es contraproducente para el negocio, cuanto más escala mayor es la carga impositiva. El mundo agropecuario va para un lado y Uruguay para el otro”, ejemplificó.

Según manifestó Miguel Martirena, la salida para el sector ganadero puede pasar por bajar costos para ir navegando la situación. “Todos los mejoramientos que se han hecho en épocas de bonanzas: hacer alambrados, pasturas, acomodar las poblaciones, hacer tajamares o pozos de aguas; todo eso, es como haber puesto la plata en el banco y hoy la empezás a comer”.

Asimismo, Fernando Alfonso comentó que le toca enfrentar el primer momento negativo fuerte a nivel empresarial y resulta importante mirar detenidamente negocio a negocio. “Hay que pensar en distintas estrategias y creo que acá se ve la habilidad empresarial de cada uno para buscar socios u otras alternativas para combatir la rentabilidad de las actividades que han bajado mucho y en algunos casos están perdiendo”, añadió. “El panorama hacia adelante es tener un desafío y sacar adelante el rubro”.

Inversión en genética.

Miguel Martirena dijo que el negocio de la genética es muy particular porque “uno le tiene aprecio y lo toma como vocación”. Además agregó que “es importante cuidar los costos de alimentación y ser creativo para darle de comer a los toros lo más barato posible”.

Finalmente, Rodrigo Fernández señaló que a la hora de invertir en genética la peor parte se la lleva el criador que compra el producto. “Veíamos un cambio hace unos años donde el criador invertía fuerte en toros con buenos números y en remates de cabañas prestigiosas y obtenía muy buenos resultados en el campo, pero hoy el bolsillo está mandando”.

Rurales EL PAIS