Ganadería

Durazno: “Es indignante escuchar comentarios que vienen del SNIG”

En Durazno fueron detectados con error de *15 seis novillos en un establecimiento de ciclo completo y cerrado.

 

El establecimiento en el que trabaja la Ing. Agr. Catalina Itzaina Gastambide está ubicado en Sarandí del Yí, departamento de Durazno, es de ciclo completo y cerrado, es decir que no entran animales. Días atrás se realizó un control de campo a un lote de novillos -que nunca habían sido movidos del establecimiento- y aparecieron algunos con el problema conocido como *15.

Itzaina contó a Rurales El País que al desconocer la situación se contactaron con el Servicio Nacional de Información Ganadera (SNIG) y les comunicaron que los dispositivos habían sido destruidos en un abasto de Salto el 1º de enero del 2016. Sin embargo, asegura que los animales fueron caravaneados en junio de 2016, “algo insólito”, según la productora rural.

Señaló que fueron 6 los novillos que tuvieron el problema pero el rastreo que realizó el SNIG indicó que hay algunos más, por lo que, cabe realizar una lectura general del ganado para asegurarse de que no sigan apareciendo.

Garantías.

Por su parte, la directora del SNIG María Nela González comentó la semana pasada en el programa radial Valor Agregado en radio Carve, que los identificadores -las caravanas- se importan y van directamente al Correo para ser distribuidas por el país. Desde su punto de vista, lo que debe haber pasado es que “se reutilizaron caravanas que fueron animales faenados, se retiraron del frigorífico y se pusieron en otros animales; eso es claramente un caso de abigeato”. Aseguró que los números son únicos e irrepetibles que llegan y cumplen con un control de calidad y normas internacionales.

Indignante.

A pesar de las declaraciones de González, la productora Itzaina insistió en que las caravanas fueron solicitadas al Correo y llegaron en cajas cerradas al establecimiento, por lo que, descartó toda posibilidad de vínculo con planta de Salto. “Es indignante que esta señora (González) diga que es un típico caso de abigeato cuando nos encontramos con una sorpresa. Indigna bastante escuchar ese comentario de alguien del SNIG”, dijo.

A su vez, afirmó que “claramente hay un error en el sistema de ellos (SNIG) o en casos de abigeato se agarran números de caravanas x. Es muy extraño”. Además, Catalina Itzaina contó que conocen tres casos más en la zona como el suyo.

Desde el SNIG solicitaron fotografiar el ganado con el problema “para asegurarse que están con las caravanas puestas”. La productora rural sostiene que no tienen la culpa de que esto esté pasando. “Nos quieren cargar a nosotros con esto porque ellos no confían que de acá los animales no se han movido. Te indigna que te acusen de abigeato cuando no se asemeja ni cerca a la realidad. Es algo que surgió de un control de campo”, expresó Catalina Itzaina.

Rurales EL PAIS