Ganadería / inundación

Cultivos y ganado rehenes de inundación en el norte

Falta cuantificar daños; hay atraso en los engordes y celos.

AFP - BRITAIN-WEATHER-FLOODS-OXFORD - DIS - Cattle move to higher areas of the field as flood waters continue to rise in the areas near Blackbird Leys in Oxfordshire, central England, 23 July 2007. With the Environment Agency issuing flood alerts for towns and villages throughout Central and Western England, many homes are submerged and are currently without water or electricity. AFP PHOTO/LEON NEAL BRITAIN-WEATHER-FLOODS-OXFORD - Oxford - Oxfordshire - UNITED KINGDOM - BL. INUNDACION , CAMPO INUNDADO , CERCA, GANADO VACUNO, VACAS

Ganados. Hay algunas pérdidas por crecidas de ríos y arroyos.

Pablo Antúnez.

Aún no están cuantificadas las pérdidas de ganado, cultivos arroceros -este año se sembraron tarde- y verdeos de verano para la ganadería, causadas por el exceso de lluvia y posteriores inundaciones en Salto y Artigas.

La comisión directiva de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA) mantiene hoy una reunión con productores afectados en la Fundación “La Magdalena”, en la localidad de Paso Farías (Artigas), a la hora 10.30 y posteriormente también se trasladará a Salto.

En la cuenca arrocera norte se plantan cada año alrededor de 30.000 hectáreas de arroz y hoy hay algunas áreas, que tampoco están cuantificadas, bajo agua. Gran parte de esos cultivos, así como algunos verdeos de verano, están perdidos.

“La situación es muy compleja y hay zonas muy afectadas, por lo que vamos a realizar una gira -incluso se sobrevolará algunas zonas- para ver la magnitud de los daños”, explicó ayer a El País el vicepresidente de la ACA, Hernán Zorrilla.

Cabe recordar que este año, las lluvias retrasaron las siembras de arroz y en el norte el atraso fue mayor, pero a nivel país el área destinada al cereal estaría levemente por encima de las 160.000 hectáreas y es menor a la de 2014.

A su vez, el presidente de la Asociación Agropecuaria de Artigas, Ney Marín, aseguró ayer a El País que en algún momento se hará una cuantificación de las pérdidas ganaderas -incluso hubo un productor que perdió la vida al sacar ganado de un campo pegado al Río Cuareim-, pero consideró que “la prioridad es continuar ayudando a evacuar a los damnificados”.  En el Local “Chifleros” hay más de 100 familias alojadas.

“Vivimos un momento muy crítico, porque las lluvias no cesan y en tres o cuatro días llovió más de 300 milímetros (lo que llueve en un mes o más)”, sostuvo a El País el presidente de la Agropecuaria de Artigas.

A nivel productivo, más allá de algunas pérdidas de ganado por las crecidas, “hay una fuerte afección de enfermedades podales en las majadas y muchas bicheras”, dijo Marín.

“Las pasturas de verano -sorgos y otros cultivos- no se pudieron plantar y en otros casos fueron barridos por el agua. Había ganado gordo que estaba casi preparado y hoy perdieron muchos kilos a pesar de que hay mucho verde”, agregó.

El ruralista de Artigas recordó que “además de los golpes que el gobierno le dio a la agropecuaria por el aumento de los impuestos, ahora el clima parece haberse ensañado con el campo”.

Destacó que pese a que se les vive criticando, “en las emergencias los productores agropecuarios, como debe ser, son los que ayudan a las Intendencias y al Ejército, a sacar gente de los pueblos inundados con sus camionetas cuatro por cuatro”.

Por su parte, el consignatario de Artigas Roberto Bertsch estimó que es probable que a futuro, en el norte, “falte un poco de ganado gordo”, pero descartó que “ese faltante llegue a ser extremo”.
Los engordes de ganado vienen muy atrasados en todo el país por las lluvias y el frío. Ahora, en el norte, con el exceso de lluvias, las praderas y verdeos están cerradas para evitar pérdidas y eso retrasará aún más las terminaciones.
Bertsch dijo a El País que “se sigue sacando ganado gordo en estos días”, pero en volúmenes “normales para la época -el clima no aceleró la extracción-, pero ahora con más lluvias, “es probable que muchos embarques se corran más hacia enero” por cómo quedaron los caminos.
En cuanto a los servicios, se está en pleno entore y también se nota un cierto atraso principalmente en vaquillonas y vacas de primera cría.
“Los monitoreos previos a los servicios están mostrando que hay vientres que presentan menos celo que otros años (las vacas repiten celo cada 21 días) pero eso es atribuible a la sequía que se vivió en otoño y a los fríos. A pesar de que se veía pasto eso no se trasladaba a vaquillonas y vacas que estuvieran prontas para los procreos”, aseguró a El País el doctor Guillermo De Nava, con amplia experiencia en reproducción. De Nava sostuvo que “hoy es momento de tomar medidas”.

Indundaciones afectan el ganado y los cultivos, Salto, Artigas, sector arrocero

Rurales EL PAIS