Ganadería

Comiendo carne en Milán y viendo de dónde salió en Uruguay

LA EXPOSICIÓN UNIVERSAL DE MILÁN ABRE SUS PUERTAS

Pablo D. Mestre.

La base de competitividad uruguaya generada a partir de genética, de innovaciones institucionales, de mantener un 60% de nuestra superficie nacional con pastizales naturales, debe ser una herramienta de diferenciación comercial, aseguró el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Tabaré Aguerre.

En ese sentido destacó que, en la recientemente inaugurada Exposición Universal en Milán, Uruguay se expondrá al mundo durante seis meses “y la tarjeta de presentación es una parrillada, en la cual el asador va a disponer de la información, por código de barras, de cada uno de los cortes que estén en la parrilla”. Y cada uno de los comensales que visiten la exposición podrá, en el momento que degusta un trozo de carne uruguaya, a través de smartphones o tabletas “saber de qué animal provino el animal que está comiendo”.

Pero además, aseguró el Ministro, los 300 comensales que estén presentes en la parrillada, “verán en directo, en una pantalla gigante, esa información, una imagen satelital de google que va a bajar arriba del establecimiento de donde proviene el animal, información general de lo que es el sistema de producción del Uruguay”.

Tabaré Aguerre destacó esto por cuanto, además de la calidad sobre todo lo que vendemos es confianza. “La confianza de un sistema de información que se pone al servicio de un consumidor exigente, y eso es valor agregado. No es tomar una materia prima y transformarla: es vender genética, vender confianza, incorporar innovación, pero sobre todo es poder demostrar, con suficiente grado de certeza y confianza que lo que se exhibe es exactamente así”.

Eso, agregó orgulloso el Ing. Tabaré Aguerre, “no sería posible si no tuviéramos un país con la calidad institucional que tenemos”.

Presencia.

Bajo el lema “La vida crece en Uruguay”, el pabellón uruguayo presenta las cualidades que hacen de nuestro país un lugar en donde se cuida la vida, la energía y el origen de los alimentos.

El Pabellón uruguayo, coordinado por Uruguay XXI, tiene tres pisos y 785 metros cuadrados, cuenta con una estructura completamente desmontable y está ubicado sobre una de las avenidas principales de la Expo.

El diseño lo desarrolló un grupo de arquitectos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), que también brinda asesoramiento para la parrilla, que estará en la planta baja junto a un giftshop en el que se ofrecen productos típicos. En el segundo piso, hay un área expositiva y de espectáculo, y en el tercero, un centro de negocios disponible para uruguayos interesados en mantener reuniones en el lugar.

En cuanto al restaurante se licitó a un consorcio conformado por los chefs uruguayos Tomás Bartesaghi, Eduardo Iturralde, Rodrigo Fernández y Agustín Urrusty, bajo el asesoramiento de INAC.

Rurales EL PAIS