Ganadería / Sanidad

Brucelosis: Volumen de sangrados bajó al 23%

Positiva primera evaluación del nuevo sistema de control.

 

Ganadería. Todos los bovinos menores de un año debe moverse con sangrado libre de brucelosis.

Pablo Antúnez.
El nuevo modelo de vigilancia de brucelosis bovinas ya funciona en todo el Uruguay y “están teniendo que hacer sangrados el 23% de los predios que debían hacerlo antes cuando estaba vigente el sistema de vigilancia por Seccionales Policiales”, afirmó a El País el director de la División Sanidad Animal del Ministerio de Gandería, Agricultura y Pesca, Carlos Fuellis.
Está vigente el cambio en el sistema de interdicción de predios por brucelosis bovina, dejándose atrás la imposibilidad de mover ganados desde la seccional policial donde apareció el foco, para sólo interdictar el establecimiento afectado y una zona buffer que incluye el perifoco y los predios linderos.
El nuevo sistema establece que la Dirección General de Servicios Ganaderos es quien determina en base a criterios epidemiológicos los predios comprendidos en las zonas categorizadas como de riesgo. A través del Sistema Nacional de Información Ganadera (SNIG), se diseñó una nueva estrategia basada en herramientas informáticas que permitan la reducción del alcance de la zona de riesgo. Los movimientos de bovinos mayores de un año, deben hacerse con análisis serológico y estando libres de brucelosis bovina.
Ahora se dejó de lado la interdicción de toda la Seccional Policial cuando aparece un foco de brucelosis bovina, para apuntar directamente al establecimiento foco y los translinderos, creándose esa zona buffer. La interdicción implica no poder mover ganado hacia otras zonas hasta que se haya saneado y hasta ahora pagaban justos por pecadores.
Fuellis dijo que los datos iniciales sobre sangrados son alentadores; los sangrados se redujeron respecto a los que se hacían antes por el régimen de Seccional Policial. “Ahora la búsqueda está más focalizada. Se estaría revisando serológicamente los animales susceptibles, se revisa la quinta parte de lo que se revisaba antes a nivel de campo, cuando el movimiento del animal tiene por destino otro campo, remate feria, etc.”.
Uruguay está inmerso en la fase más difícil en la lucha contra la brucelosis bovina y padece los mismos problemas que otros países -caso de Estados Unidos- que lograron erradicar la enfermedad. Cada vez cuesta más detectar aquellos vacunos que son portadores de la brucelosis pero parecen no estar enfermos. Por consiguiente, se hacen más sangrados y aparecen menos animales portadores.
Más allá del nuevo régimen de control y búsqueda de ganado bruceloso asintomático, los sangrados en las playas de faena (en frigorífico) siguen bajo el mismo régimen anterior.
En ese sentido, Fuellis dijo a El País que “se venía direccionando hacia los lugares complicados, donde suponíamos que podía estar la enfermedad. Por lo menos la mitad de los predios susceptibles ya se llevaban revisados en frigorífico”, afirmo el jerarca. El cambio en el régimen de sangrados implica menores costos para el productor y un avance sanitario.

Rurales EL PAIS