Ganadería

Baja de precios y sequía castigó empresas ganaderas

El Plan Agropecuario presentó resultado de las carpetas vedes.

53c7301116c18

Pablo Antúnez
Como era de esperar, la sequía registrada en el ejercicio ganadero 2014/15, afectó los resultados económicos de las empresas del este, noreste y centro del país, donde la producción de carne vacuna por hectárea se redujo 5,5%, posicionándose en 86 kilos por hectárea y la producción ovina cayó 22%, sumado a otro 5% de baja en la producción de lana.
Así lo demostraron los resultados del monitoreo de las “carpetas verdes” del Instituto Plan Agropecuario (IPA) correspondientes al ejercicio pasado, que fueron presentados ayer por el ingeniero agrónomo Carlos Molina Riccetto.
La tasa de marcación en vacunos que venía de varios años de crecimiento se mantuvo en 81% y las vacas entoradas por hectárea, que también presentan destacadísimos valores, permanecen sin cambios llegando a 0,44 vacas entoradas por hectárea, según mostró el monitoreo del IPA.
La caída de la productividad y de los precios en vacunos, a pesar del crecimiento de los valores del ovino, determinó una caída de 15% en el Producto Bruto de estos predios comparado con el ejercicio anterior; Este año fue de US$ 140 por hectárea. Molina mostró que el resultado final de estos predios, medidos a través del ingreso de capital se redujo 38%, mientras que el ingreso neto cayó 60%, logrando valores de US$ 38 y US$ 18 por hectárea. Los predios criadores del este, noreste y centro fueron los más afectados por el déficit hídrico.

OTRA REALIDAD.

A su vez, las empresas ganaderas del norte y litoral norte no sintieron en sus resultados económicos la sequía. El monitoreo del IPA reflejó que la productividad vacuna -siempre medida en kilos de carne- se ubicó en 85 kilos por hectárea, igual que en el ejercicio anterior y 109 kilos de carne por hectárea equivalente. Por segundo año consecutivo y luego de 14 años de crecimiento, los precios de la hacienda cayeron 2% – en promedio- respecto al valor promedio recibido en 2013/14.
Por otra parte, cambiando la pisada, los precios recibidos por los productores por sus lanares crecieron 8% respecto al año anterior; el valor de la lana de mayor grosor subió 14%, mientras que las de mayor finura bajaron 9% respecto al ejercicio anterior.
Según el trabajo de Molina, el Producto Bruto de estas empresas cayó 4%, ubicándose en US$ 158 por hectárea, con un peso muy fuerte de los vacunos.
La baja del Producto Bruto es explicado por la baja del precio del vacuno y de los granos.
La buena noticia es que en este ejercicio los costos productivos se redujeron 8% y alcanzaron US$ 79 por hectárea. En tanto el ingreso neto, que difiere del ingreso de capital en que se consideran dentro de los costos los pagos por arrendamiento y por intereses de deuda, se reduce 2% llegando a US$ 52 por hectárea.

CICLO COMPLETO.

En las empresas de ciclo completo del este, centro y noreste, la productividad bovina fue de 95 kilos por hectárea -bajó 11% respecto al ejercicio anterior-, pero en carne ovina creció 58% y llegó a 5,7 kilos por hectárea, mientras que la producción de lana cayó 46%.
En estos predios, la producción de carne equivalente fue de 104 kilos por hectárea, valor 11% inferior al registrado en el ejercicio pasado. El Producto Bruto sufrió una reducción de 15% entre el ejercicio anterior y el correspondiente a este año, llegando a US$ 154 por hectárea. Los costos de producción también se redujeron 5% este año, llegando a US$ 104 por hectárea. El resultado final medido a través del ingreso de capital se redujo 30% respecto al ejercicio 2013/14, alcanzando US$ 50 por hectárea.

Rurales EL PAIS