Ganadería / Sanidad

Avanza la medición de trazas de ethion en carne

Pruebas son más estrictas que las exigidas en los protocolos.

Ganado vacuno, ganado Hereford, vacas , campo, en Durazno, nd 20070531, foto Ariel Colmegna, Archivo El Pais

Ganado vacuno, ganado Hereford, vacas , campo, en Durazno, nd 20070531, foto Ariel Colmegna, Archivo El Pais

Pablo Antúnez.

Las pruebas científicas que está desarrollando la Cámara de Especialidades Veterinarias (CEV) para determinar los nuevos tiempos de espera de los garrapaticidas cuyo principio activo es el ethion, seguramente insuman un período mayor a los 180 días establecidos por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y la secretaría de Estado estaría afín a ampliar el plazo.

Las empresas uruguayas están desarrollando sus trabajos en base a protocolos internacionales a los que se les agregó algunas variantes. El presidente de la CEV, José Mantero, explicó a El País que hay dos formulaciones de ethion, pero ambas son básicamente concentrados  emulsionables que se utilizan para bañar el ganado, ya sea por inmersión o por aspersión.

“La Cámara está haciendo dos pruebas simultáneas con las dos formulaciones para que los datos sobre nuevos tiempos de espera sean válido para todas las empresas”, explicó Mantero. “Estamos trabajando para llegar a un dato sobre el tiempo de espera que sea bastante más estricto de lo que se pide internacionalmente”, agregó Mantero a El País.

El empresario también consideró que Uruguay no perdió tiempo tras la aparición de las trazas de ethion en carne vacuna, porque ni bien se detectaron los rechazos de los primeros contenedores en Estados Unidos, se prohibió el uso, venta e importación de garrapaticidas a base de ethion. “Adaptar una guía internacional a una exigencia nacional llevó su tiempo y para lo complejo que fue, se hizo rápido”, destacó Mantero.

Trabajos de campo. En las investigaciones que están en marcha,  más allá de seguir los lineamientos de las guías internacionales, en el caso de Uruguay “lo que se hizo es aumentar el grado de aplicaciones del producto para luego mandar a faenar los animales y empezar a determinar, en distintos tiempos, el nivel de residuos hasta llegar a un grado donde no se detecte el ethion. Por eso, los datos no van a estar en el corto

plazo porque las pruebas se largaron el 30 de junio y al darse dos baños más, hay 42 días de trabajos de campo que no estaban previstos inicialmente”.

Tras quitar todos los garrapaticidas y mosquicidas a base de ethion del mercado local, mientras hacen las pruebas, la gremial monitorea que no ingresen productos similares a través de la frontera desde países vecinos.

“Todo el monitoreo que puede hacer un particular durante la suspensión temporaria del ethion se está haciendo. Se aumentaron los controles sobre los productos, pero siempre hay que monitorear que no haya ingreso ilegal”, admitió Mantero.

Las empresas apoyan con firmeza la trazabilidad que impulsa el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca sobre algunos zooterápicos considerados críticos, como es el caso de garrapaticidas, antibióticos y hormonales; esa trazabilidad irá de la fábrica el usuario.

El Sistema de Fármaco Vigilancia que la secretaría de Estado apura para tenerlo vigente en tres o cuatro meses, apunta a controlar más la venta de específicos veterinarios y la aplicación de los productos en los predios.

El registro implicará saber cuál es la cantidad de un determinado principio activo que se aplica en un Dicose (léase establecimiento ganadero) y el promedio usado por animal, porque cada número de Dicose está asociado a un determinado número de cabezas ganaderas.

Mantero aseguró a El País que ese registro que se apunta a crear oficialmente tiende a que “el sistema tenga menos vulnerabilidad y que se tenga un control mucho más estricto de lo que se utiliza”. Las industrias también son conscientes que los problemas de residuos generados con el ethion, pueden darse con otros principios activos a futuro, si se usan mal.

 

Rurales EL PAIS