Carnes / Ganadería / Internacionales

Ante mercado interno en baja la ganadería se juega en el exterior

La exportación marcará “el rumbo” dijo el exministro Roberto Vázquez Platero

GANADO VACUNO

DANIEL ROJAS / SORIANO

El país no construyó una competitividad sostenible y hoy tenemos una economía frágil, una conducción económica que enfrenta grandes dificultades para resolver problemas elementales, por lo que no será un puntal de apoyo para el sector rural.

Estas fueron algunas de las conclusiones formuladas por el exministro de Ganadería y expresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC) Roberto Vázquez Platero, al disertar en el panel “Desafíos de la ganadería uruguaya en el contexto del mercado mundial de alimentos” en la Expoactiva 2016.

Explicó que desde su punto de vista el desempeño de la ganadería “dependerá de lo que ocurra en los mercados internacionales, de la forma en que la cadena se termine adaptando a esta nueva realidad y en buena medida de la situación general de la economía uruguaya, que terminará siendo un estímulo para su crecimiento o una carga para soportar”.

El exministro, se mostró crítico con las políticas implementadas durante los años de bonanza porque indirectamente se asumió que el mundo “sería igual o mejor en el futuro, y no advirtieron la rapidez con que se estaba deteriorando”.. Precisó que Uruguay “utilizó la abundancia de estos años para hacer inversiones que en vez de aportar un retorno, serán una carga para el futuro y además, gastó de manera irresponsable, como si la abundancia fuera a ser eterna”.

Actualidad.

Vázquez Platero afirmó que en el mundo “hay gran escasez de carne vacuna y por tanto seguirá valiendo mucho”.

“Unánimemente las opiniones especializadas sugieren que en la medida que la crisis global sea superada y los países en desarrollo vuelvan a la senda de crecimiento, aparecerá nuevamente la relativa escasez de alimentos a nivel mundial, lo que ofrece extraordinarias oportunidades a los productores de carne del Mercosur” analizó.

China y EE.UU. son los dos mercados donde aparece gran crecimiento de la demanda.

Mediante gráficas, explicó que el país asiático aumentó a partir de 2013, las importaciones directas para reducir los altísimos precios internos y para satisfacer la demanda del sector moderno del consumo que presentó problemas sanitarios en pollos y cerdos, convirtiéndose en el primer importador mundial de carnes.

Por otro lado apareció Estados Unidos “con una muy seria caída de la producción”, que refleja su responsabilidad en la suba de precios durante los dos últimos años. Apeló a importar desde Australia, Nueva Zelanda y Uruguay.  A su vez, los mercados de Japón, Corea y Canadá se muestran estables y se registra una leve caída en México.

Condiciones.

Vázquez Platero indicó que 2016 presenta un rodeo “con bastante estabilidad después de haber recibido impactos de muchos lados, sin tendencias marcadas a liquidar ni retener” y destacó la existencia de “más vacunos, menos ovinos, con mayores áreas destinadas a la agricultura y la forestación”.

Informó que la faena de hembras se mantiene en niveles altos desde 2014 y advirtió que también “hay que seguir de cerca  el nivel de faena de vacas y  vaquillonas”.

Vázquez Platero dijo que el consumo en el mercado interno “cayó durante los últimos dos años y ese descenso se mantiene, pero lo más significativo es que no hay expectativa de revertir la situación en el futuro”. Por esa razón el mercado exportador “seguirá siendo el gran determinante del rumbo de nuestra ganadería”, expresó.

Citó tres pilares de las exportaciones uruguayas. La primera es China que ubicó a Uruguay en segundo lugar detrás de Australia. Luego aparece Estados Unidos, mercado al que Uruguay accedió “sin competencia de Argentina y Brasil lo que nos dio gran tranquilidad ante problemas de otros compradores aunque entre 2014 y 2015 se hizo sentir  la desventaja arancelaria respecto a Oceanía. En 2015 el mercado ya se complicó y los precios en la actualidad han caído” advirtió el experto.

China y falta de oferta son claves

Vázquez Platero entiende que los próximos años existirán dos variables que serán clave para el sector: poca oferta y demanda en China. “La escasez de oferta debería ser mucho mayor de lo que ha sido en 2015. Esperamos retención de hembras y caídas de producción  en Australia y Brasil mientras Argentina seguirá con exportaciones muy bajas. En Estados Unidos crecerá la producción” sostuvo.

A su juicio, la demanda de China “será clave en la fijación de precios que ya vienen cayendo moderadamente como consecuencia de la caída de precios en EE.UU. y por la entrada de otros países”.

Indicó que en el corto plazo “hay muchas amenazas” y citó como ejemplos el acceso de Brasil y  Argentina  a mercados importantes como EE.UU. y China, lo que representará una competencia de carnes sustitutas. Aseguró que habrá una mayor producción de Argentina “cuyo potencial ha sido destruido por políticas que hoy se están cambiando”.

Rurales EL PAIS