Forestación

Aumentan exportaciones de trozas de pino a China

Uruguay dispone de madera de pino crecida para exportar un barco por mes durante 80 años.

Desde diciembre de 2016 a la fecha se han concretado siete embarques de madera de pino a China. Foto: El País.

Las exportaciones de pino rollizo a China empiezan a tener ritmo. El primer embarque se concretó en diciembre del año pasado, después que el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, informara sobre un acuerdo entre ambos países para la comercialización del producto; y hasta la fecha se han colocado siete barcos.

El destino final es la producción de muebles y hasta el momento la respuesta ha sido muy buena, explicó a Enfoque Forestal en radio Carve Gabriela Quincke, directora Muradir, una de las empresas que está operando con el grande asiático.

Mirar esta oportunidad de negocio con futuro “podría ser una opción viable”, dado que Uruguay cuenta con volúmenes importantes de pino. Quincke aseguró que el país dispone de madera de pino crecida para “exportar un barco por mes durante 80 años”. “Son muchos años de operativa por delante” con una madera que “no tendría otro uso por un tema de costo país, de transporte e infraestructura”, añadió.

La madera es extraída de los departamentos más al Norte del territorio, por tanto la logística es “muy cara” para llegar al puerto de Montevideo y los márgenes de negocios “muy ajustados”, explicó la empresaria. Es así que se iniciaron cargas en el puerto de Fray Bentos para acceder a plantaciones que estaban ubicadas en áreas que no se podían captar por el valor del flete.

Cada embarque suma un volumen de 32.000 toneladas de madera de pino. Hasta la fecha están exportando a China un barco por mes; sin embargo, en septiembre esperan avanzar a “un embarque cada 20 días y en octubre a dos por mes”, estimó Quincke. Para esa fluidez de negocios no descartó incorporar materia prima del Sur de Brasil.

Competencia. Nueva Zelanda es el principal proveedor de madera de pino rollizo a China y otros mercados. Quincke dijo que actualmente significa nuestra principal competencia: cuenta con un “historial destacado” y menores costos de fletes, aunque en precios “Uruguay saca ventaja”.

Estimó que hasta el momento “seguimos siendo competitivos”, pero consideró importante “no seguir agregando costos” para que los negocios sigan siendo viables. Junto a Muradir se han sumado nuevas firmas, y según la empresaria, podría aumentar la competitividad interna y poner un freno a la operativa por una suba en el valor de la madera.

Muradir. La empresa se inició en Uruguay en 2005 con la venta de eucaliptus Grandis a Vietnam para la producción de muebles de jardín. “Hasta el momento sigue siendo un mercado fijo para todo el año”, explicó Gabriela Quincke. También se enviaron a China, India y otros países asiáticos pero de forma zafral.

A fines del año pasado comenzaron con la exportación de madera de pino rollizo a China y el “futuro es alentador”, finalizó.

Escuche la entrevista con Gabriela Quincke:

Rurales EL PAIS