Expo Prado

Haras Don Carmine ganó todo en pista de la raza Appaloosa

La cabaña de Nicola De Ángelis ya lleva más de 50 Grandes Campeones en pistas uruguayas.

Eufórico. Nicola De Ángelis volvió a festejar en Expo Prado. Foto: Ariel Colmegna.

Nuevamente Haras “Don Carmine” de Nicola de Angelis volvió a arrasar como un Tsunami en la pista de los Appaloosa, una de las razas donde más premios se entregan y donde los criadores le ponen más calor a los juzgamientos de cada categoría.

Ejemplares meticulosamente preparados para lo que es la mayor exposición agropecuaria del Uruguay y lo que es más, una calidad a nivel de los vientres presentados que aseguran el futuro de la raza, muestran el crecimiento del Appaloosa en el país.

Los jurados Álvaro Indaburu, Marcelo Guinovart y Pablo Barreto concordaron en todo momento en los fallos y conversaron bastante en algunas categorías dado lo parejo de los animales.

Haras “Don Carmine” ganó tanto a nivel de ejemplares Pedigree Definitivo como en Preparatorio. Entre las muestras de la raza que se hacen en otoño y anteriores ediciones de la Expo Prado, ya lleva ganados arriba de 50 Grandes Campeones, marcando camino en la orientación del Appaloosa en base a inversión, trabajo y genética, que en sus orígenes provino de Brasil.

“No sé cuál fue el año mejor en la Expo Prado”, dijo a El País el criador Nicola de Angelis, pero sí reconoció que cuando comenzó hace siete años a presentar, los triunfos “tenían mayor impacto”.

Para el titular de Haras “Don Carmine”, con el correr de los años “las satisfacciones son diferentes”. Es que en los comienzos veía de vez en cuando cómo preparaban los caballos, pero cuando comenzó a convivir con su gran pasión, empezó a “ver el avance día a día. Eso es lo que ayuda a mejorar cada vez más lo que se hace”, dijo de Angelis sonriente.

El Gran Campeón Pedigree ya había obtenido el mismo título el año pasado, la Gran Campeona y los otros ejemplares, son todos hijos o nietos del primer padrillo importado por la firma desde Brasil, hace ya unos años, cuando “Don Carmine” comenzó a criar Appaloosa.

El jurado hizo mucho hincapié en el desplazamiento de los caballos y además de en su estructura, en su funcionalidad, porque es una raza que se avanza tanto al deporte como al trabajo en el campo y las competencias de rodeo.

El jurado Pablo Barreto describió al Gran Campeón como un animal muy destacado, “poderoso y elegante”, pero por sobre todo “muy deportivo y típico de la raza”.

No escatimó elogios para el Reservado Gran Campeón que “tiene un futuro muy bueno” y consideró que “está bien premiar animales jóvenes cuando son buenos potrancos” y tienen futuro.

Respecto a la Gran Campeona, Barreto que trabajó apuntalado por su hija Lucía Barreto Assuncao en secretaría, aseguró que “tiene un muy buen balance, es perfecta y funcional”. Su Reservada “es una potranca muy buena”, pero pierde contra una realidad de 4 años.

Galería de Postales de Ariel Colmegna.

Rurales EL PAIS