Expo Prado

Gonzalo Pepe Rampoldi: “Elegiré a los Hereford que me llevaría a mi casa”

El criador uruguayo Gonzalo Pepe Rampoldi será el encargado de jurar los 113 Polled Hereford y 33 Hereford en la Expo Prado. Lo que sigue es un resumen de una conversación en la cual detalló cuáles serán sus criterios de jura.

 

Pablo D. Mestre
-¿Qué significa ser jurado Hereford en el Prado?
-Un orgullo. Una cosa que ni había pensado, todo se va dando. Empezó por la gira Hereford en casa, después me invitaron para ser jurado en Durazno. Ya había sido en alguna exposición en el interior y antes tuve la inmensa suerte de ser secretario de gente muy importante en la raza como Fernando Alfonso, Roberto Lohigorry, o Alberto Pereira Micoud. Esto es un honor y un orgullo.
-¿Qué criterios utilizará en la tarea?
-Primero que lo haré con mucho respeto hacia el trabajo de los cabañeros que es muy importante. Cada animal que va a exponerse es lo mejor que tienen los cabañeros en ese momento. Detrás de cada uno de los reproductores hay mucho trabajo, mucho tiempo y mucho pienso. Por eso mucho respeto. Después buscar lo que busco siempre.
-¿Qué es?
-Animales funcionales, de buenas estructuras, sobre todo muy carniceros que es a lo que apunta la raza, que produzcan carne que es lo que vendemos. Y por todo el trabajo que ha hecho la Hereford a través de una gran inversión, que se respalde en los números.
-¿Cuáles son los tips para ordenar las filas?
-Básicamente mirar correcciones estructurales, que en la parte carnicera esté bien distribuido, sobre todo donde tienen más valor. En los machos buena circunferencia testicular, corrección de prepucios y pigmentación. Y en las hembras el tema de feminidad, no excesos y corrección de ubres.
-¿Qué rol juegan los datos?
-Son determinantes en la definición. Los reproductores que llegan al Prado ya han pasado mucho filtro en la cabaña y grandes defectos de números no tienen. Sí es importante corroborarlos, tanto en las mediciones, como grasa, peso y circunferencia escrotal, como datos de EPD, en definiciones. La Hereford ha trabajado en dar mucha información y herramientas a los productores y sirve de gran ayuda a los jurados con todas las características respaldadas en datos objetivos. Es mucha la inversión en función de todos los criadores.
-¿Va a castigar los excesos de preparación?
-Normalmente se castiga, pero hay que ver los animales en la pista. No se puede hacer preconceptos. Sobre todo el exceso de preparación es muy difícil en animales que vienen comiendo desde terneros, cuando llegan a animales ya hechos es difícil darles el punto óptimo. Pero el exceso de preparación, tanto para arriba como para abajo, define. Sobre todo para arriba cuando hay animales buenos que no pueden trasladarse bien, caminar bien. Y en la hembra también porque mucho exceso de preparación, en las categorías nuevas sobre todo, porque va contra el futuro funcional de ellas.
-Va a buscar el equilibrio…
-Claro, es lo más difícil de todo. Y que el equilibrio dé la funcionalidad también.
-¿Hay un criterio diferente para mochos y astados?
-No. El criterio es el mismo. Yo trato de no mirar si es mocho o astado y tampoco el tema de quien lo lleva. Es sólo mirar el animal y si está encuadrado en la categoría que tiene que estar. En la poca experiencia que tengo las categorías van marcando. Y se llega a la fila final de campeones con un tipo de animal definido.
¿Cree en el golpe de ojo?
-Sí, obvio. Es fundamental, me baso mucho en eso. El golpe de ojo ya aporta todas las virtudes fenotípicas y después se define con los datos. Primero virtudes, después se busca algún defecto y para definir los datos.
-¿Aplica el mismo ojo que para seleccionar el ganado en su casa?
-Sí, claramente. Sino no sería coherente. Si salgo con ganas de usar los animales que premio me voy re contento. Es lo ideal. Y me quedaría tranquilo si me da ganas de usar a los ganadores. En categorías a veces no sucede. Si lo uso es porque es productivo, entonces debería ser lo ideal.
-¿Qué marca la pista Hereford del Prado para el resto de los productores?
-Por suerte marca mucho. En Uruguay en los últimos años ha habido una revalorización de la genética nacional. El trabajo de los cabañeros uruguayos es muy bueno. Lo valoro mucho. Por algo uso el 90% de toros nacionales, de cabañas uruguayas. Y he usado Campeones del Prado que han rendido fantásticamente en el campo y han dado muy buenos hijos. En los últimos años ha aparecido una camada de animales muy buenos y cabañeros que están muy cerca, que tienen emprendimientos que ellos mismos engordan y requieren buena reposición de hijas de esos toros. Porque uno ve los toros en los remates, pero en el campo quedan todas las hermanas y sobre todo hermanos que hay que invernar. Valoro mucho el trabajo de la cabaña uruguaya. Hay muy buen nivel y quedó demostrado en el Congreso Mundial. El nivel del Hereford en Uruguay es muy bueno.

Rurales EL PAIS