Expo Prado

Ganaderos de la región se juegan a una cuota cárnica con la Unión Eropea

Jorge Riani asumió en Expo Prado presidencia de la FARM.

Unión. Los ganaderos del Mercosur revisaron la genética, entregaron premios y reafirmaron el camino de pelear en conjunto por el agro. Foto: Ariel Colmegna.

Los productores del Mercosur y sus gremiales, están muy esperanzados en lograr mayor avance en la negociación comercial entre la región y la Unión Europea, donde se pide una cuota de 380.000 toneladas de carne para repartir entre todos los países que conforman el bloque regional.

Este fue uno de los temas básicos en la reunión que los dirigentes de las diferentes agremiaciones rurales de Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay, Chile y Bolivia mantuvieron en el marco de la Expo Prado, al igual que lo hicieron en Palermo, Esteio y Asunción.

En el marco del encuentro, Jorge Riani, presidente de la Federación Rural asumió la titularidad de la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (Farm) y frente a la reunión del mes que viene, en Brasilia, entre los negociadores oficiales de ambos bloques, recogió el guante del Canciller Rodolfo Nin Novoa y dijo que “los productores tienen que estar en el cuarto de al lado apoyando a sus negociadores”.

El Canciller había pedido apoyo al sector privado en el marco de una conferencia organizada por la Asociación Rural del Uruguay, Carve y El País, donde analizó las perspectivas del mercado mundial de carnes y las oportunidades de Uruguay en ese contexto.

Pelea.

Riani afirmó que el Mercosur tiene que sacarle la cuota más alta de carne a la Unión Europea y “después de conseguir ese cupo adicional hay que ver cómo se reparte y cuánto le toca a cada uno”.
El ruralista dijo que a los productores les preocupa mucho la negociación por lo que se están jugando. “Si el cupo se divide entre cuatro nos viene bárbaro, porque se está pidiendo un cupo de 380.000 tonelada, pero sabemos que la negociación va a ir a menos”.

Sanidad.

Entre los temas que figuraban en la agenda de la FARM, también hay una reunión clave con la Organización Mundial de Comercio por los subsidios agrícolas y lo que es significativo para la región, es encarar a fondo el proyecto para erradicar la mosca de la bichera o gusano barrenador, que está causando grandes pérdidas económicas en Uruguay y en algunas zonas de Argentina y Brasil.

En la reciente reunión del Consejo Agrícola del Sur (CAS), ámbito donde discuten los ministros de agricultura del Cono Sur, se encomendó a los técnicos la elaboración de un proyecto para erradicar este parásito, de cara a buscar un financiamiento externo. Hace años, Uruguay desarrollo una experiencia piloto en el norte del país, utilizando moscas estériles que provenían de un laboratorio en México. Las moscas estériles eran soltadas por avión en las zonas afectadas y los resultados fueron muy alentadores, reduciéndose las pérdidas económicas en la ganadería bovina y ovina.

“Uruguay defiende a muerte ese tema, el proyecto tiene un costo alto pero también altos beneficios”, afirmó Riani.

El flamante presidente de la FARM se mostró optimista en cuanto a conseguir financiación, porque “es muy positivo”.

Consideró que “lo importante es convencer a Río Grande del Sur y a Corrientes (Argentina) para que nos acompañen en el proyecto. Uruguay lo hizo en forma aislada y anduvo muy bien”, recordó Riani.

Uruguay va corriendo muy adelante en ese tema. “ Los técnicos y el MGAP han hecho un gran avance, con una capacitación de resaltar y hay que llevar eso a los otros países. Es importante poder convencer al sector político, porque no es solo un tema de los productores. Los ganaderos de los países vecinos tienen que trabajar igual que nosotros para convencer a sus políticos”, aseguró el gremialista uruguayo.

Aftosa.

También estuvo sobre la mesa el tema fiebre Aftosa y la decisión política de Brasil de dejar de vacunar el rodeo en varios Estados. Los productores de Uruguay y Argentina reafirmaron su posición de no dejar de vacunar porque consideran que no están dadas las condiciones en el Cono Sur para hacerlo”. La decisión política adoptada por el gobierno brasileño se aplicará en forma gradual y Río Grande do Sul dejará de vacunar recién en 2020, lo que brinda cierta tranquilidad al agro de Argentina y Uruguay. En el marco del Programa Hemisférico de Fiebre Aftosa, impulsado por el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa, se persigue la meta de dejar libre de la enfermedad a toda América del Sur en 2020, pero aún hay amenazas.

En ese sentido, todavía se sigue sin información sanitaria real de Venezuela y los focos generados en Colombia, mostraron que hay mucha incertidumbre para poder cumplir con el objetivo de dejar de vacunar en la fecha pactada. Finalmente Colombia impuso una regionalización y tapó el problema con la vacunación del problema, pero los problemas políticos en Venezuela también repercuten en la sanidad de toda Sudamérica.

En esta reciente reunión de Montevideo se consideró un avance importante la reincorporación del sector privado -los ganaderos- de Bolivia, que no estaban participando de las reuniones y preocupaba la falta de información en ese país.

En el acto de clausura de la Expo Prado, el gobierno uruguayo -a través del ministro Enzo Benech- reafirmó la postura que Uruguay no dejará de vacunar contra fiebre Aftosa porque en eso le va la vida y no hay que olvidar el 2001.

Destacan iniciativa sanitaria de Uruguay

Eduardo Chiesa, presidente de la Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), afirmó a El País a la salida del encuentro de la Federación de Agremiaciones Rurales del Mercosur (FARM) que “fue un encuentro importante”. En el encuentro de Montevideo se renovaron autoridades y se continúo con temas de agenda.

“Es muy importante la presencia en Chile la próxima semana, las reuniones que se desarrollarán en Santa Cruz de las Sierras vinculadas con la reunión del Consejo Agropecuario del Sur (CAS) -integrado por los ministros de agricultura del Cono Sur- , la del Comité Veterinario Permanente (CVP) y se va preparando la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Brasilia, donde se van a empezar a abrir la agenda de las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea”.

Chiesa destacó la presentación que hizo Uruguay a los representantes de la FARM sobre la incidencia de la mosca de la bichera y el proyecto, para el que se busca financiamiento de organismos internacionales.

“La FARM lo tomó como un tema de agenda y se lo vamos a presentar a los integrantes del Comité Veterinario Permanente en la próxima reunión que se hará en Santa Cruz de la Sierra”.

La mosca de la bichera “no es una enfermedad de denuncia obligatoria que pueda traer alguna trasgiversación del comercio, siempre queda amparado dentro de las acciones que hace el productor dentro de su establecimiento. Lo que estamos queriendo es que la lucha sea regional, porque la mosca vuela de un lado para el otro y hay que controlar al vector”, explicó Chiesa.

Por eso los ganaderos buscan reafirmar esa posición ante sus gobiernos para lograr ese plan regional tan esperado.

Rurales EL PAIS