Expo Prado

Enzo Benech destacó logros del gobierno y repasó “agenda”

Apoyo a privados en “no dejar de vacunar contra la aftosa”.

Agenda. El ministro interino reiteró en varias oportunidades que el gobierno cumple lo prometido. Foto: Ariel Colmegna.

En el marco de un discurso que exhortó al sector privado a continuar trabajando junto al gobierno, el ministro interino de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, intentó neutralizar las críticas de la Asociación Rural del Uruguay vertidas en el discurso del presidente Pablo Zerbino y respondió algunos planteos vinculados por la competitividad y el atraso cambiario, remarcando la importancia que tiene el sector agropecuario como generador de empleo y riquezas para el país.

Sin tener un tono contestatario, repasando logros y mostrando que el partido de gobierno tiene agenda, Benech también repasó el trabajo realizado desde la secretaría de Estado y defendió el programa del Frente Amplio, destacando en cada repaso de la política sectorial que “hay agenda”.

El titular interino del MGAP remarcó algunos logros como la apertura de Estados Unidos para la carne ovina con hueso y los avances en el análisis de riesgo buscando abrir Japón para la carne vacuna desosada y madurada. En todo momento dijo hablar de política, pero “no de política partidaria”.

Costos.

“Somos un país de costos altos y vamos a seguir siéndolo”, porque hemos “prácticamente eliminado la indigencia, hemos bajado los índices de pobreza, hemos mejorado los salarios y eso es plata. Pero esto no quiere decir que no sigamos trabajando y que no reconozcamos que hay que seguir trabajando”, afirmó el secretario de Estado.

Le dijo al presidente de la ARU, Pablo Zerbino que “no hay que buscar la competitividad por el lado de los costos”.

Según su visión, “los avances tecnológicos nos ayudan, los incrementos de productividad nos ayudan, pero creo que debemos seguir trabajando juntos como lo hemos hecho hasta ahora”. El jerarca del Ejecutivo reafirmó la importancia que tiene el campo como generador de riqueza para el gobierno del Frente Amplio y repasó sus números. “En nuestra opinión es importante el sector agropecuario ya que su desempeño explica el 6% del Producto Bruto Interno (PIB) y si agregamos la agroindustria y servicios el 23%. Las cadenas agroindustriales generan 241.000 puestos de trabajo, el 13% del país y nuestras exportaciones están basadas en un 78% por el sector agropecuario y agroindustrial”.

Aftosa.

Benech se alineó con la visión de los productores de no dejar de vacunar contra la fiebre aftosa, por más que Brasil lo haga en varios estados y pese a la tranquilidad de que Río Grande do Sul será recién dejará de inmunizar su rodeo en 2020. “Habló de la posición de Brasil en cuanto a fiebre aftosa -le dijo a Zerbino mirándolo- y lo tenemos muy claro” el tema.

“También tenemos muy claro que nuestro país no está sólo en el mundo y no queremos que vuelva a pasar lo que pasó en 2001 (por la epidemia de fiebre aftosa que sacudió Uruguay). Créanme que mientras estemos nosotros -por las autoridades que están al frente del MGAP- vamos a analizar con mucha responsabilidad, toda las que podamos, toda esta situación. Hoy tenemos logros importantes, somos un país libre de fiebre aftosa con vacunación y nuestra posición es seguir vacunando, porque en eso nos va la vida”, dijo tajante cosechando uno de los pocos aplausos que le dio la tribuna.

Soja transgénica.

Refutó críticas al atraso generado en la aprobación de nuevos eventos transgénicos en soja. “Habló de las dificultades para el ingreso de organismos genéticamente modificados -le dijo a Zerbino mirándolo de nuevo-, tema complejo que divide al mundo. Hemos trabajado mucho en esto” y consideró que “hemos avanzado, tal vez no lo que quisiéramos todos, pero creo que debemos ser respetuosos de lo que piensa la gente y analizarlo en conjunto”.

Benech dijo apostar fuertemente “al avance de la ciencia, de la investigación y de la innovación. Mucho se habla de los eventos transgénicos vegetales genéticamente modificados”, pero reconoció que “poco o nada se habla de los medicamentos que son genéticamente modificados, como la insulina que es cien por ciento modificada de los animales que tenemos en nuestro país. Creo que no es justo”.

El titular interino del MGAP integra la Comisión de Análisis de Riesgo de transgénicos, en la que están representados otros Ministerios, las empresas y los productores. Por eso consideró que en Uruguay, “analizamos muchísimo más los transgénicos vegetales que los vegetales que no son transgénicos y tenemos que ser coherentes y definir antes”. Por eso apostó a “la capacidad de los humanos de trabajar, progresar y usar la ciencia, la investigación y la racionalidad”. Enlazó los procesos de desarrollo tecnológico con la bancarización y a modo de ejemplo afirmó que: “en Uruguay tenemos bancos con caja y sin cajero y todos andamos sin plata, pero con tarjeta. Ese es el mundo que nos toca vivir. El desarrollo tecnológico nadie nos pregunta si lo queremos, nos pasa por arriba y en el caso de los transgénicos va a ser exactamente lo mismo”.

El jerarca del MGAP reconoció que “estamos discutiendo hoy organismos genéticamente modificados, el avance de la ciencia hace que ya técnicas novedosas, más modernas, más precisas y más eficientes como la edición de un genoma, que no lo estamos discutiendo, ya se están aplicando y van a dejar en segundo plano los transgénicos vegetales”. Por lo tanto, estimó que “tenemos que trabajar mucho, tenemos que ser prudentes, tenemos que contemplar, pero tenemos que avanzar. Eso es muy importante y es parte de nuestro compromiso”.

El orador por el Ejecutivo en el acto de clausura de la Expo Prado recordó también en su discurso que tras la firma del nuevo protocolo sanitario con China, “en lo que va de la zafra y bajo este nuevo protocolo han ingresado 61 barcos con cerca de 2,3 millones de toneladas, sin problemas”.

Repasando otros rubros agrícolas comentó que a través del trabajo del MGAP, se definieron los requisitos para maíz en Chile, arroz a Colombia y China, malta de cebada a Guatemala, arroz y trigo a Ecuador, soja a Irán, trigo a México y semillas de raigrás a Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú. A su vez, se avanzó en la habilitación de sorgo a China.

Carnes.

Benech no pasó por alto el haber logrado la apertura de Estados Unidos para la carne ovina con hueso procedente del compartimento ovino, una herramienta diseñada por Uruguay para derribar las barreras impuestas por algunos mercados, argumentando que la ganadería uruguaya todavía es libre de fiebre aftosa con vacunación. Fue la noticia de la semana en la Expo Prado 2017.

“A partir del 12 de octubre podrá ingresar la carne ovina uruguaya con hueso en ese mercado producida desde los compartimentos ovinos de alta bioseguridad.”, recordó el ministro Benech.

Con relación a este tema, el jerarca del gobierno también remarcó que “el Instituto Nacional de Colonización otorgó 512 hectáreas para implementar el segundo compartimento ovino que será explotado por 50 productores familiares residentes de San Gabriel (Florida)”.

Pero el logro del compartimento también sirvió para que Uruguay lo adaptara a la exportación de genética bovina al mundo. En ese sentido destacó que “se pone en marcha otro centro de genética de alta calidad y bioseguridad en bovinos para procurar el acceso a mercados internacionales, lo que abre condiciones para el desarrollo de la cabaña nacional”, dijo el ministro interino.

Sanidad.

No estuvieron ajenos en el discurso de Benech los avances en política sanitaria. Entre otros avances, destacó que “empezó la construcción de nuevas instalaciones de la Plataforma de Sanidad Animal del INIA La Estanzuela, desde donde se trabaja en “enfermedades que provocan la mortandad de terneros de tambo; enfermedades infecciosas en reproductores; parasitarias y resistencias a productos veterinarios, como en el caso de la garrapata”. También destacó los avances en la lucha contra brucelosis y en el ahorro que significó interdictar el predio afectado y no la seccional policial.

Rurales EL PAIS