Expo Prado

El Poder Ejecutivo pone foco en seguridad rural

Ministro Aguerre exhortó a producir más y agregarle mayor valor para ganar mercados.

tabare

Respaldo. Además del Ministro de Ganadería, estuvo el Ministro de Economía, Danilo Astori, junto con otras autoridades y productores. Foto: Ariel Colmegna.

 

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, anunció en su discurso de cierre de la Expo Prado que promoverá, con la iniciativa del Ejecutivo la Ley de Seguridad Rural, cambiando el foco al proyecto de Ley ya existente, “que pone mucho énfasis en algunos delitos de baja frecuencia y por la complejidad de interpretación, nos impide concretar en soluciones para el delito más común que es el del abigeato”.
Coincidiendo con la visión de los productores agropecuarios y reconociendo que el discurso de la ARU fue el mejor en años, sin desmerecer a nadie, el Secretario de Estado dijo tajante que al abigeato “hay que llamarlo por su nombre y su nombre es robo”. El ministro reconoció que no se justifica en un contexto favorable y donde hay políticas sociales que están dando sus frutos.
“Encabezamos el ingreso medio per capita de América Latina, tenemos la mejor distribución y tenemos la menor tasa de desempleo. En esas condiciones no es excusa, porque además tenemos un Ministerio para atender las emergencias sociales y hay presupuesto, porque corresponde atender diferencialmente lo que es diferente. No se trata de que da lo mismo que algunos vivamos bien y que otros no tengan la oportunidad de proyectarse. Con todo ese contexto, el argumento de robar una oveja para comer no puede seguir siendo una excusa”, aseguró.
Aguerre dijo que impulsará la Ley de Seguridad Rural con las modificaciones que anunció porque está convencido que “el acceso de carne ovina con hueso a los mercados más selectos del mundo es fundamental. Aseguró que , según números del SUL “podemos llegar a un valor de 5.500 o 6.000 US$/tonelada”, y por tanto dijo que no es la oportunidad para los grandes hacendados, “es lo es para los 13.000 pequeños productores familiares que tienen en la oveja la alternativa de aprovechar estas oportunidades”. Según Aguerre, estas oportunidades no llegarán al productor “si no podemos tener las ovejas en el potrero que está contra la calle, si estamos a 20 kilómetros de un pueblo o cerca de un bosque forestal”.
El ministro aclaró que no estaba reconociendo el problema para quedar simpático, “lo digo porque en la economía nacional, el número de una ovinocultura progresista, profesional, inserta en los mejores mercados a partir del compartimento ovino de alta bioseguridad, único en el mundo, no lo debemos dejar pasar”.
Y agregó otro problema en la seguridad rural: los ataques de perros a la majada nacional que se han vuelto casi una rutina en muchas zonas del país. En ese sentido anunció que “en la Ley de Presupuesto hemos remitido un artículo promoviendo que la Comisión Honoraria de Bienestar Animal, que tiene una integración multitudinaria y poco productiva, pase al MGAP con la integración de otros medios”. Reconoció que “nos compramos un problema con el Uruguay urbano, porque está pensada en lo humano, con cabeza de mascota y no con cabeza de animal productivo”. Tras ello pronuncio una de esas frases que motivaban que el ex presidente de la República, José Mujica, le dijera: “usted es muy buen Ministro pero no junta un voto”, haciendo mención a que “no es simpático lo que digo para la sociedad urbana, pero el derecho de los perros no está por encima del derecho de las ovejas”.

RIEGO.

El otro anuncio que hizo Aguerre fue remarcar su compromiso que “en el segundo semestre de este año el Gobierno envíe finalmente al Parlamento la Ley de Desarrollo del Riego”. En ese sentido, dijo que “en Uruguay el riego y el agua son instrumentos básicos para adaptarnos a la variabilidad climática”.
Agradeció la mención del presidente de ARU sobre la rapidez con que se operó contra la emergencia agropecuaria. “Eso no es casualidad, es producto del manejo de la información que se constituyó a partir de la creación del Sistema Nacional de Información Agropecuaria (SNIA), que era sólo un proyecto la primera vez que vine a hablar al Prado y hoy es una realidad que hace inter operable toda la base de información del sector y nos permite advertir en qué lugar la sequía va a pegar primero. La rapidez no es solamente que el Ministro o el Subsecretario sea madrugador, es el uso inteligente de la información”, dijo.

CALIDAD.

Más allá de los anuncios, el titular del MGAP recordó algunos conceptos básicos en su Cartera de Estado, como la integración público-privada, la información y la educación como factor para mejorar la competitividad del sector y la necesidad de que Uruguay apuesta a continuar produciendo calidad, pensando en los nichos de muy alto valor.
“El Uruguay debe ser un exportador de calidad y ésta no es exclusivamente la grasa intramuscular de nuestros mejores cortes de carne, el marmoreado, ni la velocidad de engorde. Calidad tiene que ver con la calidad ambiental, con la calidad del trabajo, con la imagen que nuestro país proyecta al mundo”, aseguró Aguerre.
En ese sentido advirtió que Uruguay “nunca va a ser un país barato y nunca lo será en términos de salario porque el objetivo mismo es construir un país donde la gente pueda vivir cada vez mejor”. Eso, agregó el jerarca del Estado, “nos obliga a trabajar por la productividad, a mejorar la educación, a focalizar y fortalecer la capacitación, nos obliga a insistir en ese rumbo de inversión”. Sobre este punto aseveró que “tuvo un contexto favorable desde el punto de la rentabilidad y de los precios internacionales, pero también desde el punto de vista de las políticas de estímulo, con exoneraciones tributarias que estimularon a que el sector privado invirtiera y eso no se puede pasar por alto”.
El ministro dijo que antes de hablar de aranceles y mercados -es uno de los reclamos del sector exportador la necesidad de negociar una rebaja arancelaria para insertar mejor los productos uruguayos- hay que pensar que los mercados se conquistan con sanidad.
“No hay discusión de lo sanitario si no se cumplieron con las normas de inocuidad. No habrá discusión de lo arancelario si no nos preparamos profesionalmente e institucionalmente para responder rápido a las demandas del nuevo concepto de defensa agropecuaria, que será lo que nos permitirá o no ingresar a los mercados más exigentes”.
Aguerre aseguró que “es hacia los mercados más exigentes a los que debemos apuntar, “porque es , a través de la capacidad de compra y de precios de esos mercados, que podremos retribuir a lo largo de la cadena hasta el último eslabón”. Y agregó que “no podemos distribuir lo que no generamos y para generar más, hay que producir más y agregarle el mayor valor. Para eso nos debemos preparar”.

VENTAJA.

Siguiendo su razonamiento recordó que el nuevo concepto de defensa alimentaria en el mundo, “nos encuentra bien preparados con relación a nuestros competidores, nos encuentra con más amplia inserción en materia de sanidad, como el país de referencia en materia de trazabilidad ganadera”. Aguerre admitió que “es un orgullo para todos los uruguayos que el Ministro de Agricultura de Alemania nos visitara interesado en ese sistema y en ese modelo de trazabilidad, porque es un bien público al servicio de todos los productores”.
El titular del MGAP reconoció que se ha salido, hace unos cuantos años, de la visión del país del corto plazo. “Hoy estamos en un contexto diferente, más desafiante en algunos rubros que en otros”. Es por eso que dijo coincidir, una vez más, “con algunos conceptos planteados por el presidente de ARU, vinculados a que es una ventaja competitiva que nuestra base productiva se apoye mucho en las proteínas rojas, porque son las más difíciles de desarrolla por otros países”.

La confianza

“A Artigas no lo aplaudieron los grandes hacendados o los propietarios de tierras en 1815 cuando lanzó el reglamento de tierras, en su momento a Batlle y Ordóñez tampoco y a Wilson Ferreira Aldunate , cuando dio el discurso del Prado no lo aplaudió nadie, porque se discrepaba con la séptima Ley que era topear la tierra en 2.500 hectáreas”.
“No se trata de aplausos”, advirtió, “se trata de la capacidad de, aún en la disidencia, advertir proyectos estratégicos en la construcción de un país. Tenemos muchas esperanzas en ese diálogo nacional para construir el Uruguay hacia el futuro que proyectó el presidente Vázquez, buscando idear, compartir y volver a construir la comunidad espiritual a partir de un mensaje político.
“No es de segunda categoría ser un productor de alimentos o peón rural”

 

Bregando por un país con igualdad de oportunidades para todos y recogiendo el guante del presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Ricardo Reilly que pidió igualdad de oportunidades entre campo y ciudad, el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, cerró su discurso en la Expo Prado 2015, contando una anécdota.
“Cuando me iba el viernes de la pista Angus, luego de haber coronado el Gran Campeón, me paró un productor de Sarandí del Yi para agradecerme lo que hizo el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca con un programa de riego y me contó lo que significó para él haber contado con esa ayuda. Me dijo que era productor de ovinos, un productor familiar, reconoció que tenía problemas con el abigeato y las jaurías de perros -al igual que muchos otros productores ovejeros del país que pierden ovejas por este problema-, pero me dijo que igual estaba contento”. Aguerre contó que el productor le señaló a un gurí que estaba a su lado y entonces el Ministro le preguntó si era su hijo. El productor le dijo que era su sobrino. “Me dijo que el gurí se había venido de Estados Unidos para trabajar con él en el campo”, contó Aguerre. “Al lado había otro joven. Este es mi hijo (se lo presentó al Ministro). “¿Vos también vas a trabajar en el campo?, le preguntó Aguerre al productor y le respondió que no: a mi me gusta la carpintería…”
Por eso, basándose en un hecho que lo reconfortó en medio del exigente trabajo del Prado, Aguerre aseguró que “ese es el Uruguay que quiero, que la gente elija ir a vivir al campo porque lo dignifica, porque lo siente, porque siente la vocación, porque puede desarrollarse y que el que nació en el campo, tenga la libertad de no sentir que tiene que quedarse en el campo”. Reconoció que” no es de segunda categoría ser productor de alimentos, ser productor agropecuario o ser peón rural, profesión que este gobierno dignificó”…

Rurales EL PAIS