Expo Prado

Cabaña “El Chivo” de Antognazza expuso la Gran Campeona Holando

El Gran Campeón fue expuesto por cabaña “San Alberto” de la familia González Buceta.

Gran Campeona. Cabaña “El Chivo” de Antognazza presentó “una tremenda vaca” y sorprendió. Fotos: Ariel Colmegna.

Con un final no apto para cardíacos, Uruguay volvió a mostrar el potencial de su genética Holando, deslumbrando al jurado estadounidense Michael Heath, criador y propietario de varias vacas distribuidas en varios Estados, pero también criador de varios toros que hoy están en los centros de inseminación más destacados de Estados Unidos.

La Cabaña maragata “El Chivo” de Antognazza Hnos. presentó la Gran Campeona pedigree, una vaca de un parto que el jurado aseguró “es competitiva en cualquier pista del mundo. Tiene mucho carácter racial, mucho balance y una potente ubre”. Lo deslumbró desde que la vio entrar a la pista y lo dijo luego de otorgado el premio sin escatimar ningún elogio.

Julio Antognazza, uno de los propietarios de cabaña “El Chivo” no paraba de abrazarse y festejar. También hacía extensivo ese festejo a sus colaboradores y a los demás miembros de la familia que seguían el juzgamiento junto a él desde el costado de la pista.

“Es una gran alegría para la cabaña. Es un animal de un solo parto y que haya salido Gran Campeona en la Expo Prado y con un jurado de esta categoría, es muy emocionante para nosotros”, aseguró

El propietario la definió como “tremenda vaca, tiene todo, una excelente ubre, gran arqueo de costilla (una característica muy valorada en las razas lecheras) y mucha clase. Me encanta de la punta del hocico hasta la punta de la cola”, afirmó Julio Antognazza.

En SH, la Gran Campeona la expuso Ruben Braga. Este animal se había presentado en algunas muestras Holando del interior y había sido elegida como Reservada Gran Campeona.

“Estoy muy emocionado porque son las vacas que nos defienden todo el año en el tambo y en condiciones de exposición se destacan. Son vacas muy funcionales, que están en régimen de tambo y que cuando vienen las exposiciones se pasan a la cabaña en mejores condiciones”, dijo Braga. “Cuando se les dan las condiciones la genética aparece siempre y a mi hijo le gusta ir probando distintas vacas en las exposiciones”, explicó.

Gran Campeón. Soc. Ganadera San Alberto volvió a festejar. Foto: Ariel Colmegna.

El Gran Campeón, un Junior Mayor, fue expuesto por Sociedad Ganadera San Alberto, en el marco de una competencia de toros de altísimo nivel y desbordante de calidad.
“Fue una gran muestra de toros, con ejemplares que mostraron mucha corrección y un gran balance”, afirmó el jurado estadounidense.
El Reservado Gran Campeón, fue un Ternero Menor con enorme potencial que representó a Martín y Ana Artucio y el premio al Tercer Mejor Toro se lo adjudicó cabaña “La Palma” de Tornielli Hnos.

Impresionado. El jurado estadounidense Michael Heath trabajó desde la mañana con tremenda seguridad. Primero ordenó las filas de toros hasta elegir los tres mayores premios. Luego continúa con las categorías de vientres jóvenes, tanto en pedigree inscripto como en SH, hasta otorgar la Campeona Suprema Junior.

Al comenzar la tarde, continuó ordenando las filas de hembras hasta llegar a las vacas vitalicias y luego otorgar los máximos lauros.
Heath afirmó estar muy impresionado por la calidad del Holando que encontró en Uruguay, país en que juzgó por primera vez y no conocía nada.

“Lo que más me llamó la atención es que en todas las categorías vi animales muy buenos y esa calidad se mantenía a lo largo de toda la fila”, afirmó al final de su trabajo, secundado por Juan Pablo Barreto.

El especialista estadounidense explicó que “los show en todo el mundo son parecidos pero si hay algo que se destacó fue la calidad uniforme que vi en Uruguay y sobre todo la Gran Campeona que a pesar de ser muy joven, es un animal que llama la atención en cualquier pista”.

Heath defendió el criterio que aplicó al calificar cada fila: “personalmente no me gusta que la vaca sea muy alta. Puede ganar una muy chica o una mediana, lo que importa es que sea la mejor y mejor para mi es la que tiene menos defectos”.

Aunque no tiene tambo, en cada fila buscó animales bien productivos, con tipo racial y con un enorme potencial lechero para que puedan producir durante muchos en el predio y defiendan el bolsillo del productor que les da de comer.

Rurales EL PAIS