Expo Prado

Amplio dominio de Las Rosas en la pista de los Jersey

La Reservada Gran Campeona fue de Luis A. Cuitiño.

Alegría. Laetitia d´Arenberg dijo que confía en el Jersey desde hace 40 años y apuesta a más. Foto: Ariel Colmegna.

La Jersey volvió a remarcar su rusticidad y su papel más protagónico en la lechería uruguaya a partir de que la leche se comenzó a pagar por su composición de sólidos: -grasa y proteína- que son los elementos básicos con que se elaboran los lácteos.

La pista, en esta edición de la Expo Prado, mostró pocos animales reflejo de los más de dos años de crisis que vive el sector lechero.

La firma “Las Rosas Estancia Srl” de Laetitia d´ Arenberg ganó todo en machos y prácticamente todo en hembras, en pedigree y Selección Jersey, con excepción de la Reservada Gran Campeona pedigree que fue expuesta por Luis Alberto Cuitiño.

La propietaria de “Las Rosas Estancia Srl”, Laetitia d´ Arenberg afirmó que siempre creyó en la Jersey y lleva 40 años criándola. “Es un animal rústico, aguanta cualquier cosa y son longevos al momento de producir.

Las Rosas es uno de los tambos de punta en cuanto a producción de leche por animal y por índices de por grasa y proteína”, afirmó su propietaria. La criadora sostuvo que si bien la cabaña tiene alrededor de 100 vientres que presenta en los diferentes show, “todas las vacas son bien representativas de la producción de Las Rosas” y son producto de genética nacional con muchos años de selección por rusticidad y productividad. “Son muy lindos las exposiciones pero lo más importante es lo que le deja la vaca al productor en el bolsillo cada vez que la ordeña”, afirmó d´Arenberg tras haber recibido los premios.

Para el jurado Claudio Estefan, productor lechero de Florida y criador de Jersey, el Gran Campeón de “Las Rosas Estancia Srl” es “tremendo toro” y un animal que “resiste cualquier competencia”. Explicó que aventaja al Reservado Gran Campeón por “sus características lecheras y por su buen desplazamiento”.

Al segundo mejor toro lo destacó por “su profundidad de costilla”, característica que trasladará a sus hijas y que es pilar fundamental para poder digerir mucho forraje y producir mucha leche en el predio.

No escondió elogios para las vacas que vio en la pista y en ese sentido destacó que encontró “excelentes sistemas mamarios y un gran carácter lechero” a lo largo de las filas, pero principalmente, animales “productivos que defienden al tambo”.

Rurales EL PAIS