Entrevista

Gerardo Zambrano: “Permanencia mucho tiempo en el poder alienta a la corrupción”

El empresario agropecuario dijo que el 2017 fue un año de contradicciones, con crecimiento de la economía, pero con 112 empresas en concordato. Responsabilizó al ministro Astori, “que estuvo en los tres gobiernos y debió evitar estas medidas “al golpe del balde”, para justificar una política “buscando emparejar para abajo”. Sostuvo que ve un desgaste dentro del Frente Amplio por la permanencia en el poder “que debilita la democracia y alienta la corrupción”, la que aseguró “existe sin ninguna duda”.

Dijo que lo increíble de la histórica renuncia de Sendic “es que no cayó por una mala administración, sino porque los intereses políticos están por encima de la ética y la honestidad”. También Zambrano afirmó que el presidente Vázquez “no tiene don de mando” y que “las buenas intenciones del Canciller Nin chocan con su interna e inoperancia del Ejecutivo”. Por otra parte afirmó que “el ministro Aguerre debe saber retirarse a tiempo”.

Consideró que el Poder Judicial “si no tiene independencia, libertad, estabilidad, es muy difícil que haya una justicia adecuada”. Mencionó que la oposición “está como dormida y no sabe qué hacer”. Fustigó al intendente Bascou “complicando al partido con más chances”.

Además de las críticas, Zambrano propuso que “los Partidos Tradicionales nombren los mejores técnicos para presentar un plan de Estado para aplicar, gane quien gane, en temas sensibles que a todos nos preocupa como salud, educación y seguridad”.

 

Foto: Ariel Colmegna.

Pablo D. Mestre.

-Hace un año me dijo que el único cambio posible era si cambiaba el gobierno ¿sigue pensando lo mismo?
-Totalmente. El 2017 fue un año de contradicciones. Por un lado, la economía creció un 3%, datos sorpresivos porque no es la realidad que se vive en el país; pero por otro lado fue el récord de empresas que se presentaron en concordato: 112 al cierre del año. Pero además de las contradicciones están las crecientes dificultades, básicamente para las empresas que son las que sostienen la economía.

-¿Baja de las inversiones?
-Y sí. Las inversiones extranjeras directas en los 12 meses fueron negativas, incluso hubo hasta “des inversión”. Porque lo que ha movido la economía y provocó ese 3% son las importaciones de bienes de consumo que se dan por un bajo tipo de cambio. Pero además se da un aumento salarial por encima de la inflación y eso genera más consumo interno. Pero cuando uno mira la inversión privada, bajó casi un 10%. Entonces esa economía creciente, aunque sea verdad en los números, en la realidad no tiene la sustentabilidad que debería.

-¿Y qué lectura hace de esto?
-Tenemos experiencia de lo que son los atrasos cambiarios, en las crisis de 1982 y 2002, por lo que salir de esto sin crisis es complicado. La forma de recuperación es con una corrección del tipo de cambio abrupta en base a mega devaluaciones que complican. Por eso veo soluciones muy difíciles de encarar por cómo está estructurada la forma de manejar la economía a nivel del gobierno, sobre todo el pensar de algunas figuras.

-¿A quién se refiere?
-Hay que tomar en cuenta que el ministro Astori (Danilo), estuvo en los tres gobiernos: como ministro, como vicepresidente y ahora nuevamente como ministro de Economía, por lo que si hay alguien que tenía que haber seguido la economía, las dificultades y no haber aceptado determinadas cosas que complicaran al país, tenía que haber sido él. Veo mucha responsabilidad del gobierno que ha demostrado que no lo va a cambiar. Y así toman medidas “al golpe del balde” como ahora.

-¿Lo dice por las subas de tarifas de estos días?
-Obvio. Que refleja lo que ha sido una permanente contradicción en las propuestas y en los comentarios. Cuando habla el presidente y el ministro de no aumentar impuestos, más que contradicciones son falsedades, porque aseguraban que el mensaje de ellos era no agregar impuestos, pero si se aumentan los existentes, es lo mismo. Entonces las necesidades hacen imposible mantener lo que a ellos les gustaría de no aumentar impuestos.

-¿De qué necesidades habla?
-Las necesidades del gobierno hoy se deben a un montón de decisiones que han tomado, buscando “emparejar para abajo”, con ese slogan de sacarles a los que tienen más para darles a los que tienen menos, lo cual es una estupidez y falsedad en los hechos y en la realidad. Porque si uno no crea la riqueza es imposible que haya para repartir después. Y el gobierno actual no sólo ha aumentado en 70 mil los empleados públicos, que significan más de 1.000 millones al año, sino que ha tomado decisiones como planes sociales sin contrapartida, presionados por la extrema izquierda, que llevan a la desmotivación en la inversión. Y es grave porque la única forma que una economía sea sustentable es invirtiendo y creando empleo.

¿Entonces?
-Todos esos indicadores me hacen pensar que el cambio de gobierno es la única posible solución, porque vendría un ordenamiento de ideas y principios que provoque el tan necesario cambio. Porque ya está desgastado hasta el conjunto de partidos del gobierno.

-¿Por qué lo dice?
-El Partido Frente Amplio es un modelo increíble porque dentro del mismo tienen la mayor oposición. Basta ver lo que piensan de Venezuela: algunos, dentro del mismo partido, hasta defienden como que fuera una democracia. Y creer (o decir) que en Venezuela hay democracia es desconocer peligrosamente lo que es democracia. Esto se refleja también en una frase de Juan Castillo: “la unidad en la diversidad”. Y eso es muy malo para la democracia. La mayoría parlamentaria, como ya lo he dicho, atenta contra la democracia porque hace que gente que piensa distinto tenga que votar en la misma línea. Entonces se ve un desgaste lógico dentro del Frente Amplio por la permanencia en el poder y hoy además fundamentalmente por la corrupción que ha ido creciendo, al igual que en la región. Porque la permanencia en el poder debilita la democracia y alienta la corrupción.

-¿Cree que hay corrupción en Uruguay hoy?
-Sin ninguna duda. Está demostrada, es clara y evidentemente hay muchas de las cosas que, por cómo las controlan, no se saben. Pero sin dudas el camino del populismo también conduce a la corrupción, lo hemos visto en Argentina y Brasil, así como los cambios que se producen cuando pierden el poder y que ojalá acá se dé pronto también. No tengo ninguna duda que la corrupción se ha implantado y forma parte del gobierno. Y les ha costado muy caro además.

-¿En qué sentido?
-La renuncia de un vicepresidente de la República (Raúl Sendic), es la primera vez que ocurre en el Uruguay. Y lo increíble que cayó, o renunció, por un tema menor si se quiere, pero de estructura muy importante: la honestidad y credibilidad. Pero no fue por una mala administración (ya se verá si es solo eso) en Ancap, con 800 millones de dólares que tuvimos que pagar todos los uruguayos. Y eso es parte de lo que hoy provoca los tarifazos y los crecientes impuestos. Porque es como en cualquier economía del hogar, si hay problemas la plata de algún lado tiene que salir, en perjuicio de toda la sociedad, y terminan pagando los que menos tienen. Porque hoy el aumento porcentual del desempleo también es consecuencia de estas cosas. Y si bien tienen a una parte de la población contenta con los planes sociales que les aseguran votos, no tienen la plata para cubrirlos.

-¿Qué le pareció la renuncia de Sendic?
-Seguimos viviendo que los intereses políticos están por encima de la ética y la honestidad. Le dieron más importancia a tratar de mostrar cómo se defienden, frente a una clara corrupción del vicepresidente, que a la realidad problema de la corrupción. Tratando de cubrir los perjuicios políticos sin darle importancia al verdadero problema de fondo. Porque además no fue nadie preso como está pasando en los países vecinos que han cambiado el gobierno y se ve todo con más objetividad.

-¿Dice que la justicia es permeable?
-Digo que es imprescindible que haya un Poder Judicial que tenga las condiciones que no tiene este. Primero porque hay permanentemente conflictos por una promesa incumplida realizada por un presidente como Mujica, una más de todas las barrabasadas que hizo. Además, habría que ver el funcionamiento en un montón de áreas que provocan esta escalada de la inseguridad. Pero el Poder Judicial si no tiene independencia, libertad, estabilidad, es muy difícil que haya una justicia adecuada. Y eso implica también la evaluación de la corrupción.

-Es fuerte lo que dice…
-No se puede generalizar, habrá quienes tengan la mejor intención de hacer las cosas bien, pero el sistema no funciona adecuadamente y eso hace que la Justicia no pueda estar bien manejada. No está funcionando bien.

-¿Qué opina de la política exterior del gobierno?
-Lo he hablado con el Canciller Nin. Hace más de un año dije por radio que estaba bien su posición en cuanto a la apertura del país, a los TLC, pero que no bastaba con la intención, sino que había que ir a la realización. Tras esto me llamó él mismo y me aseguró que se firmaría en octubre (del 2016) un TLC con Chile. Ya estamos en 2018 y no se ha cristalizado, quiere decir que si tendrá dentro del mismo partido de gobierno la mayor traba a las mejores intenciones. Y no tengo ninguna duda de la buena intención y la idea clara del Canciller, pero esa política ha sido impracticable a raíz de las pujas internas. Insisto: la mayor oposición está dentro del gobierno. Uruguay paga más de US$ 200 millones por aranceles solo de la carne. En esos convenios bilaterales imprescindibles, porque nuestros competidores ya lo están haciendo, nos estamos quedando y va a afectar en el futuro. O sea que las buenas intenciones del Canciller, chocan con su interna e inoperancia del Ejecutivo.

-¿Cree que falta don de mando al presidente Vázquez?
-Absolutamente. En su primer mandato hablaba poco, pero mandaba mucho. Luego Mujica en su presidencia hablaba mucho y mandaba poco y ahora lamentablemente el presidente Vázquez tiene mucho menos fuerza y habla poco, pero también manda muy poco. Y mi percepción se basa en hechos reales.

-¿Por ejemplo?
-Se han viralizado un montón de dichos, como el que no se iban a subir los impuestos, o como la famosa frase de Sendic que si es corrupto no es de izquierda y si es de izquierda no es corrupto. Todo ese tipo de intenciones al momento de decirlas no se han cumplido y eso refleja que quien tiene que mandar no lo hace como debería. Eso habla de una permanencia en el gobierno por tres períodos, que le hace mal al país, a la democracia y favorece a la corrupción.

-¿Qué opinión le merece la Vice presidenta Topolansky?
-Es un hecho más de la frase de Castillo de la unidad en la diversidad y tratar de defender lo indefendible. Decir que vio un título de Sendic cuando nunca existió, más allá de la mentira son las cosas que van en sintonía con Castillo. Que hoy sea la vicepresidenta de este país cuando mintió algo tan importante, es un error garrafal. Pero eso sólo obedece a la fuerza del MPP y del partido Comunista que condicionan su participación en función de los votos que tienen, e impusieron a la vicepresidenta actual.

-¿Qué papel juegan los sindicatos?
-Las cúpulas sindicales son las que mandan en el país. Tenemos el ejemplo de hace poco cuando hubo un conflicto en el frigorífico Solís, donde la participación de Foica motivó la paralización de toda la industria frigorífica nacional, en un momento clave para el productor causando un claro perjuicio a quien siempre paga los platos rotos, pues el ganado bajó entre 15 y 20 centavos debido a ese conflicto. Y el gobierno no actuó como debía. Es más, el ministro Murro siempre estuvo en contra de los empresarios y a favor de los trabajadores, siendo que lo que hacía el frigorífico era cumplir con las leyes que le dijo el mismo Ministerio de Trabajo. Ahí vimos la realidad: una cúpula sindical que gobierna a los trabajadores y no es que los estén defendiendo. Y los sindicatos se apoderan cada vez más de las decisiones del gobierno.

-¿Y la oposición qué rol juega?
-Sinceramente veo una oposición como dormida, que no sabe qué hacer ni para dónde tomar, no sabe cómo actuar, cómo hacer oposición. Posiblemente limitada por las minorías parlamentarias. A todos los veo igual.

-¿Qué opina del Partido Nacional?
-Es el Partido con mayores posibilidades de asumir el gobierno, y veo que todo lo que creó el intendente Bascou ha sido un desastre generalizado. Porque en definitiva opacó el caso Sendic que debió debilitar al gobierno con esa renuncia histórica. Salió lo de Bascou, que algunos lo consideraban buena persona, y realmente hizo un destrozo económico familiar y un destrozo económico en su entorno. Y que ese desastre económico financiero personal no haya provocado que él mismo tomara la medida de irse antes, sabiendo que iba a tener repercusiones políticas, es increíble. En lugar de dar un paso al costado hizo todo lo contrario. Y arrastró al Senador Larrañaga en primera instancia, e hizo que lo defendiera su amigo Besozzi en algo que después quedó demostrado que hasta había mentido. Lo que dijo Lacalle Pou de entrada respecto a la renuncia de Bascou fue absolutamente acertado. Contraponía la opinión de Larrañaga y generó una controversia dañina pero, sin dudas, el dañino fue el propio Bascou, para su entorno, para su familia y para el Partido Nacional. El daño es comparativamente igual con el de Sendic. Por eso pienso que es muy difícil evitar la corrupción en cualquier Partido, lo importante es la rápida reacción y la dura decisión.

-¿Y el Partido Colorado? ¿Cómo queda tras la salida de Bordaberry?
-La performance de Pedro Bordaberry como legislador es muy buena, ninguna se le compara en cuanto a propuestas, planteo de las cosas; ha sido uno de los legisladores destacados del Parlamento. No supo, no pudo manejar el liderazgo lo que le llevó a tomar la decisión de renunciar. Hoy hay gente trabajadora, como Amorín Batlle.

-¿Y Amado?
-No va a ser el líder ni mucho menos. El Partido Colorado está con problema de falta de liderazgo para enfrentar una situación complicada. Pero queda una carta.

-¿Quién?
-Ahí surge una idea de Batlle (Jorge), que me planteó en el año 2016 tras una de estas entrevistas de El País, con la idea de Talvi (Ernesto), a quien veía con voluntad y ganas de actuar en política en el Partido Colorado. Y comparto la idea, es muy inteligente, conocedor de la realidad del país. Lo hemos acompañado en estos temas de educación, pero queda concentrado en quienes más lo conocemos. Sería bueno que tomara una decisión este año. Lo veo como una persona muy inteligente, un estudioso, que puede y debe aportar, si bien no tiene el perfil de caudillo.

-¿El Partido Independiente?
-Creó un espacio, pero tiene limitada su posibilidad de crecimiento, se ve en las encuestas. Cuando pensamos que el Frente no iba a tener mayorías Parlamentarias podría haber sido el punto de equilibrio, pero después su posición dejó de ser relevante. No quiere decir que en el futuro no lo sea.

-¿No cree que el fenómeno Novick se apagó un poco?
-Sigo pensando que tiene un espacio y no menor, pero fundamentalmente creo en lo que dice, algo difícil a nivel político. Y creo en la falta de compromisos que tiene que lo condicionen a hacer cosas que no piense. Está poniendo lo que ningún empresario ha puesto: tiempo, dinero y una dedicación full time. Con las mejores intenciones de armar un equipo. Esas cosas llevan tiempo.

-¿Sigue estando de acuerdo con él?
-Sí. Concuerdo absolutamente con las cosas que dice. Y demostró querer hacer algo distinto como la elección de los intendentes basado en un currículum, que determinará si es la persona adecuada para trabajar. Esas cosas son las que Uruguay necesita para hacer algo distinto, porque lo único permanente es el cambio.

-¿Comparte su estrategia entonces?
-Lo primero es que la gente lo conozca, ya lo conocen, se ha dedicado, tiene ideas nuevas. Tiene su espacio y va a llegar. Una persona como Novick, no resta, por tanto, suma y por eso hay que dejarlo hacer su camino.

-Hace unos días el presidente Vázquez dijo que la oposición no estaba preparada para gobernar, ¿Qué opina?
-Después de ver lo que ha hecho este gobierno, con Ancap, con el Fondes, y muchos temas más, creo que cualquier partido Político tiene que estar preparado para gobernar en mejores condiciones que lo ha hecho el Frente Amplio.

-Pero no va a ser fácil…
-Claro que no. Porque van a tener que enfrentar problemas sociales, como lo está haciendo hoy Argentina para tratar de mejorar un país devastado. Hacer ajustes duele, pero es imprescindible.

-Hace unos años Ud. sugirió la idea de la Concertación. ¿Cree que se equivocó?
-Sigo creyendo que es la salida. Por un sentido práctico: que entre los Partidos de la oposición hay más concordancia que dentro de los partidos de gobierno. Sin embargo, la izquierda hace tres períodos que se mantiene en el poder y con posibilidades de una cuarta vez si la oposición no hace algo. ¿No habrá que pensar y hacer cosas distintas?

-¿Cómo cuáles?
-Viendo la imposibilidad de la Concertación política entre la oposición, propongo: ¿por qué los Partidos Tradicionales no nombran los mejores técnicos para presentar un plan de Estado para aplicar, gane quien gane, en temas sensibles que a todos nos preocupa: educación en serio, seguridad en serio, salud en serio?. A nivel político no funcionó como yo pensaba, pero esto sería distinto, a nivel técnico, para que haya una política de Estado sólida, sobre lo que la gente reclama. Y tratar que esa unidad en la diversidad de Juan Castillo no predomine como hoy.

-A Ud. se le critica que siempre hace un diagnóstico de la situación y critica lo que se hace mal pero no hace un aporte para cambiar eso. ¿Qué opina? ¿Qué se podría hacer para revertir esto?
-Esas críticas son válidas y reales, porque es propio nuestro criticar lo que está mal hecho. Hacer las cosas bien es un deber y en esto yo marco lo que está mal. Pero por ejemplo propongo la Concertación técnica que mencioné antes. Con uno, o máximo dos economistas y/o técnicos no vinculados directamente a la política de todos los partidos de la oposición. Creo que es la única vía de solución posible para que la oposición unifique los criterios en los temas importantes y sensibles que el país tiene que solucionar. Y hacer una política de Estado de la oposición que, gane quien gane, lo pongan en práctica. Ese es mi aporte como idea. Pensé que la Concertación política era posible y me equivoqué. Sigo pensando que a nivel de las Intendencias es importante, es posible y válida. Y a nivel del gobierno central no es inviable porque todos quieren ser el padre de la criatura, aun cuando las ideas sean parecidas. Pero la Concertación técnica la veo como una solución distinta.


El ministro Aguerre tiene que saber retirarse a tiempo…

Zambrano dijo ser “un creyente que las gremiales que piensan lo mismo deben tener una concertación entre ellos. .

-Le pidieron reunión en conjunto, el año pasado, al presidente Vázquez y la postergó para este año…
-Evidentemente al gobierno no le importa el sector agropecuario. ¿Cuál es la mejor forma de no tener que dar explicaciones, o de no tener que dar una explicación que luego no cumplen? No atenderlos.

-¿Aguerre sigue siendo un buen interlocutor?
-Debe estar recontra cansado y no sé por qué no se va. El mejor ejemplo es que hace 10 años está peleando por una Ley de riego que teóricamente ahora está aprobada y sin embargo la quieren voltear. Entonces, podrá tener buenas intenciones pero no tiene la fuerza necesaria que necesita el sector como para ser un interlocutor válido. Tiene que saber retirarse a tiempo… Y un comentario más: escuché una entrevista al Vice Ministro (Enzo Benech) y me pareció muy pobre, con un único tema que estaban abiertos al diálogo. Creo que no puede de ninguna manera ayudar al sector nunca.

-Ud. siempre reclama que los empresarios se involucren…
-Estoy convencido. Si los empresarios tuvieran un rol más protagónico sin dudas sería diferente. Salvo Novick, y por eso valoro su posición, no veo otra figura empresarial con buenas intenciones y ganas de hacer ese esfuerzo económico, físico, familiar, etc., como Macri o Piñera. Podrían buscar esquemas más allá de aportar plata: aportar ideas, experiencias, compromiso y experiencias empresariales aplicadas a un manejo de una política de Estado. Porque ¿qué distinto tiene manejar un país de manejar una empresa o una familia? Si muchos empresarios hicieran lo mismo, hablaran, se involucraran, quizás de una manera más diplomática que la mía, ayudaría. El éxito tiene que ser contagioso, la gente que anda bien tiene que decir sus experiencias de vida para que otros se contagien. No hay que esconder el éxito, hay que demostrar que las cosas se pueden hacer genuinamente en cualquier país, incluso en este, y con gobiernos contrarios al desarrollo de la empresa privada. Revertir el daño irreparable que le hizo Mujica a este país, que lo atrasó 20 años con sus nefastas políticas económicas, sociales, etc. para mantenerse en el poder con un populismo retrógrado.

“El sector agropecuario está complicado y no veo que el gobierno le dé importancia”

 -Hace un año decía que había más dificultades internas que externas para la agropecuaria. ¿Lo sigue pensando?
-Lo veo mal al sector y justamente por los problemas internos. Veo un país agropecuario con mercados en el exterior, con credibilidad, con buenos productos, muy bien posicionado. El principal debe son los acuerdos internacionales, la posibilidad de ingresar a esos mercados con aranceles menores. Hay mercados, como Japón, que sería inminente la apertura. Y los valores internacionales son razonables, dependiendo el rubro.

-¿Y en lo interno?
-Pasa de todo, y todo mal. Si uno mira el sector agropecuario tiene un endeudamiento bancario de US$ 4.000 millones, que significan el 80% del PBI agropecuario. Si a eso le sumamos los proveedores y las empresas particulares, aumenta significativamente. No hay morosidad aún porque la gente ha sabido cómo manejarse. Y otro tema son los resultados.

-¿Se refiere a Fucrea y del Plan Agropecuario?
-Claro. No hay que estudiar, ni saber de campo, sólo saber leer. Y también está la falta de competitividad. Hay un trabajo muy bien hecho que presentó la Federación Rural en la Cámara de Diputados que marca claramente los problemas y dificultades que tienen. También un trabajo muy bien hecho por ARU de análisis de la situación donde marca que pese a todos esos principios que tenían de la extranjerización de la tierra los integrantes del gobierno, se ha provocado todo lo contrario, porque se ha retraído la inversión nacional ante la falta de rentabilidad. Entonces, mientras sigamos con el tema combustible caro, la energía cara, la falta de competitividad, el sector seguirá complicado y por lo interno.

-¿Habla de crisis?
-Bueno, depende los sectores. Hay sectores que sí lo están, como la lechería, o el arroz que tiene un problema muy serio rumbo a crisis. El sector agrícola ha venido peleando y nuevamente tuvo una mala performance de invierno y está todo jugado a la zafra de verano, básicamente con la soja. O sea, Uruguay agrícolamente hablando, depende de un monocultivo anual. Y un sector forestal que está con otras perspectivas en función de la nueva realidad de la planta de UPM.

-¿Y la ganadería?
-La carne ha sido el buque insignia de las exportaciones del país. Estamos en un país ganadero y la afirmación de Batlle que la vaca les gana, dejó de ser una frase para ser una realidad. Tenemos todas las condiciones para andar bien. Salvo algunas dificultades a nivel de credibilidad en la pulseada entre productores e industria. Tenemos algunos ajustes que se han hecho a raíz del dressing que mejora, pero no soluciona. Y ni que hablar que rezar por el clima, que en el 2017 fue fundamental para que los números no fueran peores.

-¿Entonces crisis no?
-No diría que está en crisis, pero sí con dificultades serias. Y las posibilidades de cambio son pocas, porque las necesidades económicas del gobierno van a seguir estando y siempre donde hay para rascar y rescatar es en el sector agropecuario. Y si uno le da las herramientas, como fue la Cuota 481, el sector responde fantásticamente bien. Puede bancar impuestos caros, combustibles caros, clima adverso, pero lo que no puede bancar es todo eso junto. O sea que lo veo complicado y veo que nadie a nivel del gobierno le dé la importancia que tiene.

-¿Cómo ve a la exportación de ganado en pie?
-Creo que no hay nadie que no vea lo imprescindible que es para el rubro. Y si no se fuera nada, con los mercados abiertos, quiere decir que internamente tendríamos un mercado ávido industrial que los absorbe y paga mejores precios. Pero es increíble que nadie hable de la exportación de ganado en pie hacia Argentina. No sé si por costos, barreras, pero es increíble que un país que produce ganado como nosotros tenga al lado uno que lo necesita y no se dé la corriente comercial.

-¿Por qué no lo hace Ud.?
-Es verdad, pero creo que desde el MGAP se deberían buscar las herramientas imprescindibles para que se abran esas puertas y si tienen que ser de vaivén que sean.

Rurales EL PAIS