Carnes

Uruguay se consolida en mercado mundial de carne

Aguerre dijo que el país se proyecta como productor confiable de alimentos.

Congreso Mundial de la Carne en Pta del Este, 20161108, foto Ricardo Figueredo, Maldonado

Congreso Mundial de la Carne en Pta del Este, 20161108, foto Ricardo Figueredo, Maldonado

Pablo Antúnez.

La demanda por carne vacuna en el mundo será creciente, la oferta acompañará esa demanda y se estima que habrá una mayor competencia de productos de las distintas especies, con el cerdo y el pollo con mayores condiciones para producir en menos tiempo. Uruguay parece estar muy bien parado, y su estrategia le permitirá mantenerse en las grandes ligas donde juegan el partido los importantes productores mundiales, pero hay muchos desafíos por delante y el país está dispuesto a sortearlos.

La demanda creciente por proteínas de origen animal en la dieta humana y los precios altos de la carne vacuna en el mundo, provocarán un crecimiento mayor de la producción de cerdo y pollo. Por eso, para países productores como Uruguay, el marketing que destaque los atributos y la certificación de esos atributos, como ser carne producida a pasto y en caso de Uruguay libre de hormonas y anabólicos por ley, serán fundamentales para diferenciarse de otros grandes productores como Australia y Nueva Zelanda.

Las tendencias del mercado mundial de carnes, tema al que se abocó el primer panel del “Congreso Mundial de Carnes 2016”, que tiene por primera vez a Uruguay como sede y se efectúa en Punta del Este, marcan un futuro promisorio para la carne vacuna, pero con muchos problemas por delante a nivel de la concientización de los consumidores acerca de sus atributos.

Expertos reconocidos en el mundo de la carne como Erin Borror (de la Federación de Exportadores de Carne de Estados Unidos), Justin Serrard (estratega global de Rabobank, consultora holandesa referente en el mundo de la carne), Richard Brown (de la consultora Gira), Claus Deblitz (subdirector del Instituto de Economía Agrícola Thunen) y Sergio De Zen (del Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada de San Pablo), destacaron que “el sector cárnico hizo poca inversión a nivel mundial para comunicar las cosas positivas que tiene la carne vacuna y hay mucho para trabajar en eso”.

Perspectivas. Entre las noticias alentadoras para el comercio de carnes en países productores como Uruguay, los expertos destacaron cambios en la demanda y las tendencias de un consumidor cada vez más preocupado por el bienestar animal, el cuidado del medio ambiente y la calidad de lo que consume. Pero también, a un consumidor que apunta más a las certificaciones y que paga un precio diferencial por productos con los atributos que quiere.

Uruguay tiene apenas el 4% del comercio mundial de carnes, produce unas 600.000 toneladas anuales de las que exporta unas 400.000 toneladas.

“Uruguay se proyecta como un productor de alimentos confiables para el mundo y apunta a la diferenciación”, dijo el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, que fue el primer disertante en el congreso técnico, y mostró que el país está bien parado. Señaló que la meta es “describir el pasado, desafiar el presente y construir el futuro”, y su política comercial se basa en tres pilares: abrir más mercados, superar las barreras arancelarias y la diferenciación de producto. “Uruguay será siempre un país ganadero y agrícola, y será más agrícola cuanto más agricultura integre a su ganadería”, expresó el jerarca.

Además, consideró que el mundo de la carne reconoce “lo que hizo el país con políticas de Estado que tienen larga data y otras que siguen cumpliendo la meta de insertarse en el mundo y hacerlo sosteniblemente, buscando equilibrio entre adaptación y mitigación del cambio climático, construyendo oportunidades de desarrollo nacional. El negocio de la carne explica buena parte de la actividad económica del país”.

Se prevé crecimiento en las importaciones de China y en otros países asiáticos. “Las importaciones de carnes por parte de China serán más fuertes de lo previsto”, consideró Borror.

India se subió al carro de los países productores y ya no de los consumidores, pero produce carne de búfalo y Rusia “aparecerá en la escena internacional del comercio, no como importador de carne vacuna, sino como exportador de cerdo y pollo. Tienen enormes costos para producir carne vacuna”, dijo el experto.

A su vez, Serrard aseguró que “a partir de 2017 habrá mayor competencia en el mercado mundial de carnes, impulsada por la oferta y la demanda”, por lo que “costará encontrar el balance”.

El experto sostuvo que “los mercados se harán más complejos cada vez”, pero hay una buena noticia y es que el mundo quiere compartir historias, por lo que la tecnología jugará un papel más fuerte a nivel de los consumidores al momento de difundir atributos y criticar productos.

Problemas. Aguerre señaló que algunos consumidores tienen tendencia a pensar que la carne roja afecta la salud “cuando, en realidad, hay información científica que dice que es fundamental el consumo de proteínas rojas en los primeros 1.000 días, incluyendo la gestación, porque la calidad del hierro y el zinc en esa etapa de la vida es determinante en el desarrollo del intelecto”.

Añadió que “también hay preocupación por los impactos de gases de efecto invernadero que generan los vacunos, cuando en realidad los vacunos son herbívoros que lo que hacen es consumir pasturas”.

Para evitar discusiones inútiles, pidió “discusiones técnicas con argumentos basados en la ciencia”.

Rurales EL PAIS