Carnes

Un error humano en frigorífico Carrasco lo inhabilita en China

MGAP aseguró que no hay cambio de reglas en el comercio en ese país.


Pablo Antúnez.

El director general de los Servicios Ganaderos, Dr. Eduardo Barre, afirmó que la suspensión de la habilitación para exportar carne y menudencias impuesta por las autoridades sanitarias de China a Frigorífico Carrasco, tras detectarse un problema de etiquetado en un embarque, “no implica un cambio en las reglas sanitarias de ese mercado”, sino que se trató de “un error humano”.

La Administración General de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena de China suspendió —a partir del pasado 26 de julio— a Frigorífico Carrasco, una de las plantas que opera el grupo brasileño Minerva (además de PUL y Canelones) para la exportación de productos cárnicos y menudencias. El problema se generó en un embarque de menudencias, donde surgió una caja mal etiquetada, más allá de que se hayan colocado cientos de cajas sin problema.

El frigorífico exportó US$ 8.171 toneladas de carne vacuna y menudencias a ese mercado por US$ 25,5 millones, representando poco más del 6% de los embarques a ese destino, según las cifras del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca decidió capacitar a los operarios de la planta de Carrasco que trabajan en el empaque y etiquetado de las cajas, buscando evitar errores que compliquen la operativa con China.

El director de los Servicios Ganaderos explicó a El País que la suspensión no se originó por un problema sanitario, “es un error humano” y aclaró que “la mercadería exportada estaba en perfecto estado y autorizada por China, pero al etiquetarse mal fue un producto por otro”.

El jerarca afirmó que la secretaría de Estado, a través de la División Sanidad Animal que tiene inspectores en todas las plantas, verificará que “se haga la capacitación de los empleados que hacen el trabajo de etiquetado y empaque de los productos”.

La aparición de una caja mal etiquetada le puede suceder a cualquiera de los frigoríficos exportadores a China y ahora el MGAP deberá confirmarle a la agencia sanitaria las medidas correctivas para que levante la suspensión a la planta involucrada. “Es un error que puede pasar y no hay cambios en las exigencias sanitarias”, reafirmó.

AFTOSA. Por otro lado, el jerarca sanitario del MGAP explicó que “se harán algunos cambios en la vacunación del rodeo bovino en febrero de 2018, el primero de los períodos contra fiebre aftosa.

“En lugar de aplicar la vacuna intramuscular se recomendará darla subcutánea y para la próxima licitación de vacunas, vamos a pedirle a los laboratorios de vacunas con 3 ml que la bajen a 2 ml, uniformizando todas las dosis”, explicó Barre.

El otro cambio que promueven las autoridades sanitarias del MGAP es “ponerle un máximo de saponina —el adyuvante oleoso que conforma la vacuna—a las dosis contra aftosa”.

El cambio de intramuscular a cutáneo busca evitar la formación de abscesos intramusculares que compliquen la operativa exportadora de carne en algunos mercados, principalmente a los destinos donde van recortes o delanteros picados con destino a Industria (Estados Unidos y Canadá).

Barre explicó a El País que “por más recomendaciones que se hagan siempre surgen algunos errores de malas prácticas de vacunación”. Aclaró que “la inmunidad del rodeo bovino uruguayo es muy buena y no hay circulación viral” y agregó que el cambio “no afectará ese nivel de protección. La inmunidad que otorga la vacuna se aplique intramuscular o subcutánea es la misma”.

Por la vía intramuscular, la vacuna entra más rápidamente a la vía linfática. Aplicar la vacuna de forma subcutánea aporta la misma inmunidad, sólo que es más lento el ingreso del antígeno en el animal.

“No tiene sentido arriesgarnos más aplicando la vacuna intramuscular si no hay circulación viral”, dijo el director de los Servicios Ganaderos. Por otro lado, si surgen errores aplicando la vacuna en forma subcutánea, los abscesos son más fáciles de encontrar, reduciendo el riesgo comercial.

A su vez, el MGAP realiza un estudio técnico para detectar los pro y los contra si hay que cambiar el período de vacunación contra fiebre aftosa de febrero en el norte del país, donde el movimiento de los animales ante el calor genera mayor estrés y complica el manejo. “Cambiar todo el período requiere un análisis técnico y muy profundo”, afirmó Barre.

Rurales EL PAIS