Carnes

Triplican la venta digital de carne uruguaya en China

Broker uruguayo vende cortes porcionados y apunta a la diferenciación.

Cortes. Se venden cortes de mayor calidad y alto valor, incluso en el segmento de los restaurantes.

Pablo Antúnez. 
China tiene muy aceitado el mecanismo de ventas por Internet y la comercialización de carne vacuna uruguaya “viene creciendo todos los meses”, afirmó el broker uruguayo Daniel Castiglioni, principal de Casti Trader. Junto a un socio chino, el empresario uruguayo incursionó en las ventas de cortes vacunos uruguayos en 2016 y va a más con este emprendimiento, gracias a que está radicado en Beijing y mantiene un relacionamiento más directo con sus clientes que genera confianza, elemento básico para la cultura oriental al momento de hacer negocios.
La empresa ahora agregó “productos directo en los restaurantes para continuar construyendo marca”. Castiglioni afirmó a El País que “todos los meses el volumen vendido prácticamente se triplica” y consideró que hay posibilidades de seguir creciendo.
No es la única empresa que vende carne uruguaya porcionada vía Internet en el mercado chino, la diferencia está en el tipo de corte que coloca y el segmento de consumidores al que apunta.
“Vender productos en porciones es la única forma de controlar tu producto y tu marca, yendo directamente al consumidor final. Se pueden comunicar los atributos del producto y se puede hacer un mejor marketing de esa marca”, explicó el broker uruguayo.
El otro motor que impulsa el crecimiento de este tipo de negocio radica en que en China hay un incremento fuerte del comercio electrónico de productos. Castiglioni dijo apuntar “a un consumidor de entre 20 y 45 años, con un poder adquisitivo medio alto y esa gente está cambiando las costumbres, por lo que están dispuestos a pagar por un producto más caro y por una dieta más occidental y con una mayor calidad”. Es un tipo de consumidor que está en una generación que tiene más vínculos con el mundo occidental y se aparta del consumidor tradicional del gigante asiático.

Producto. A través de Casti Trader algunos frigoríficos uruguayos venden un producto diferencial, más allá de mantener negocios por los cortes con hueso tradicionales y menudencias. “Van cortes de mayor valor como lomo, bife ancho, bife angosto o entraña, con proceso de maduración, cortado y porcionado en Uruguay. Eso le da mayor valor agregado a la industria nacional y por otro lado, se mantiene la calidad de producto haciendo todo en origen”, explicó el empresario.
El negocio que promueve pone directamente a la carne vacuna uruguaya a competir con la australiana -Australia es el competidor tradicional de Uruguay en varios mercados-, porque Castiglioni dijo que el resto de las empresas que también venden carne por Internet apuntan a cortes tradicionales como garrón y brazuelo, entre otros y “los cortes premium son australianos”.
En un futuro Casti Trader no descarta comenzar a vender cortes ovinos, porque “para este tipo de mercadería la demanda está. China consume más ovino que vacuno y hay más posibilidades de valorizar por el lado de los nichos étnicos, pero por ahora nos estamos focalizando en carne vacuna”, explicó.

Mercado. China es el principal mercado, medido en volumen, para la carne vacuna uruguaya y todas las menudencias. Según datos de la China Meat Association, en los primeros cinco meses del año la industria uruguaya exportó 82.698 toneladas, Brasil 77.641 toneladas y Australia 47.759 toneladas. Sin embargo, la carne uruguaya no es la más valorizada, sino que es la brasileña. Según la misma fuente, la industria brasileña vendió por US$ 333.012.026, segundo está Uruguay con US$ 264.270. 403 y luego Australia con US$ 267.680.234. “No se está valorizando nuestro producto y somos el proveedor más antiguo en el mercado”, reconoció el principal de Casti Trader.
Según los datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), hasta el pasado 29 de julio Uruguay le exportó a China 125.706 toneladas peso canal por US$ 419.633.000. El volumen colocado frente a igual fecha del año anterior creció 18,8% y la facturación subió 23,9%.
Castiglioni dijo a El País que el mercado ahora “está bastante parado”, con precios que “no repuntan. Está con valores por debajo de los que Uruguay está ofreciendo y no veo que vayan a mejorar, no hay perspectivas de que los precios en China suban mucho”.
Según este operador, el mercado enfrenta una oferta grande de carne argentina, brasileña y australiana, mientras que también está comenzando a ingresar carne de Estados Unidos, jugador que hasta hace algunos meses estaba fuera del mercado por el último caso de “vaca loca” en su ganadería.
Luego de eso, los ganaderos estadounidense hicieron un fuerte lobby una vez reabierto el mercado para concientizar a los consumidores que su carne es segura. Lo cierto es que, en materia de precios, “hay una diferencia grande en cuanto a lo que pretende Uruguay y lo que quiere pagar China”, aclaró Castiglioni.
En el primer semestre del año en curso hubo ventas importantes de carne vacuna uruguaya y menudencias porque corría la zafra y la industria precisaba sacar carne. Hoy, en pos-zafra, no hay tanta necesidad de vender y China tampoco muestra necesidades de comprar, por lo que no sale a pagar los precios que pretende Uruguay por sus cortes.
Castiglioni tampoco descarta que sigan llegando capitales chinos a la industria cárnica uruguaya, como lo hicieron en Argentina y otros países. Capitales chinos compraron el exFrigorífico Rosario y recientemente se vendió parte de Lorsinal.

Rurales EL PAIS