Carnes

Terminó fase técnica con Japón; esperan apertura

Presidente Vázquez busca acelerar el ingreso de carnes.

Imagen fgr_04

Misión. Buenos resultados tras el encuentro con parlamentarios alimenta la esperanza de Uruguay.

 

El análisis de riesgo previo a la apertura del mercado japonés para las carnes vacunas maduradas y sin hueso está terminado, por lo que sólo resta una decisión política.
El presidente de la República, Tabaré Vázquez, acompañado de autoridades de gobierno, así como por el director de los Servicios Ganaderos, Francisco Muzio y el vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Pérez Abella, se manifestó favorable al acuerdo comercial entre Uruguay y Japón, al tiempo que ayer en un encuentro con los congresistas, éstos expresaron su voluntad de otorgar rápido tratamiento político al ingreso de carne uruguaya al mercado nipón.
El mandatario dijo que Uruguay es “un país productor de carne de muy buena calidad, no sólo por la buena alimentación natural de nuestro ganado, sino por el altísimo nivel sanitario del rodeo uruguayo. Esto hizo que coloquemos el producto en más de 180 países, por ejemplo Estados Unidos, la Unión Europea, Israel, Canadá, México, Corea del Sur, China y Egipto”.
Muchos de esos mercados tienen estrictas regulaciones sanitarias que Uruguay ha logrado cumplir a rajatabla y ganarse un sitial de privilegio junto con otros fuertes productores de carne, como Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda, entre otros.
Desde Japón, Vázquez aseguró que Uruguay “está muy interesado” en ingresar con su producto al mercado japonés y confirmó que “se viene trabajando en aspectos técnicos, para que se abra el mercado”.
El presidente y su delegación mantuvo ayer un encuentro con el primer ministro japonés Shinzo Abe, en el que uno de los puntos fundamentales fue la venta de carne vacuna uruguaya, desosada y con maduración, porque Uruguay hoy es reconocido por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) como país libre de fiebre aftosa con vacunación.
Hasta el 2000, los frigoríficos uruguayos fueron fuertes exportadores de carne vacuna con hueso al mercado japonés, pero en ese entonces, Uruguay era un país libre de fiebre aftosa sin vacunación.
Ahí los frigoríficos exportaban algunos músculos del pecho del bovino y otros cortes por los que Japón pagaba valores muy destacados, pero la gran diferencia es que se podía ingresar con carne con hueso.
Hoy la situación es otra, sólo se admitirá la carne vacuna sin hueso y con maduración, por más que Uruguay lleva 13 años sin focos de fiebre aftosa y demuestra todos los años, con pruebas científicas ante la OIE, que no existe circulación viral.
Hasta ahora, el mercado japonés está abierto para carne cocida y productos termo procesados.

EXPECTATIVA.

Mientras tanto, la industria frigorífica uruguaya espera con expectativa la luz verde para poder comenzar a trabajar el mercado japonés.
Hoy las empresas deberán volver a sondear el mercado, buscando la colocación de nuevos productos, pero Uruguay tiene una ventaja, hay importadores nipones que conocen la calidad de las carnes producidas en Uruguay.
Respeto por el medio ambiente y por el bienestar animal, producción sobre pasturas naturales y principalmente libres de anabólicos y antibióticos como promotores de crecimiento, son atributos que los clientes de los mercados más selectos están acostumbrados a valor y que el consumidor nipón valorará más que nadie.

Rurales EL PAIS