Carnes

Surgen problemas con embarques de carnes en la UE

Sólo afectan a un frigorífico uruguayo y desde el INAC niegan toda amenaza sobre ese mercado.

Frigorífico. Foto: Lexlatin.

Pablo Antúnez

Los rastreos habituales de patógenos en los puertos de la Unión Europea sobre toda la carne que ingresa al viejo continente, vuelven a generar problemas sobre los embarques de Uruguay.

Desde hace algunas semanas se vienen detectando problemas sobre los contenedores de un frigorífico uruguayo que tiene larga data como proveedor de carne bovina en ese destino y en otros con altas exigencias. En los últimos días, según información recabada por El País, se incrementaron los problemas, generando nerviosismo por la importancia que tiene la Unión Europea como mercado.

A ese destino van los cortes de mayor valor de la res: lomo, bifes y cuadriles, pero a la vez, dentro de lo que es el cupo para carne bovina de alta calidad correspondiente a ganados terminados a corral durante los 100 días previos a la faena, van muchos más cortes (siempre desosados y envasados al vacío).

Anoche, el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham aseguró a El País que, “de ninguna manera hay una amenaza sobre el proveedor”, aclaró que mucho menos sobre la carne uruguaya, asegurando que “las autoridades sanitarias uruguayas proceden de la misma forma que lo hacen siempre al momento de resolver problemas con otros servicios sanitarios”.

No es la primera vez que surgen problemas tras los sondeos que hacen las autoridades sanitarias sobre los muestreos de carne vacuna uruguaya, al igual que los hacen sobre la carne que exportan otros proveedores.

Por eso Stanham aclaró que el trancazo impuesto por la Unión Europea sobre algunos embarques puntuales de carne uruguaya —sólo afectan a un frigorífico— “son problemas habituales, dónde a veces hay hallazgos y hay determinadas circunstancias donde los hallazgos aumentan de frecuencia sin una explicación clara y ahí es donde los sistemas de los países muestran sus fortalezas”.

El presidente del INAC afirmó que “el sistema uruguayo es prestigioso, confiable y en estos casos se pone en juego la fortaleza del sistema”. De este modo, el jerarca buscó frenar los rumores y el nerviosismo por los problemas que se vienen generando.

La política de la Unión Europea busca proteger la salud humana, la de sus consumidores y la de sus animales, incrementando los controles sobre los alimentos que ingresan. Años atrás, cuando ya se habían incrementado los rastreos sobre los embarques de carnes, los europeos incluyeron en sus listados algunas cepas de E.Coli no patógenas para la salud que pasaron a quedar prohibidas. Las autoridades sanitarias uruguayas intentaron negociar la eliminación de esas cepas sin mayores adelantos.

Los embarques de carne bovina uruguaya a la Unión Europea crecieron 3,93% a fines de octubre, según los datos estadísticos del INAC. Se embarcaron a ese destino 44.669 toneladas peso canal cuando a igual fecha del año anterior se habían colocado 42.979 toneladas peso canal, según la misma fuente. Los embarques tuvieron una valorización menor al 1% en ambas fechas citadas, según INAC. El mercado europeo es fundamental para el complejo cárnico uruguayo.

Rurales EL PAIS