Carnes

Subieron los cortes de carne con hueso y las pulpas desosadas en carnicerías

Frigoríficos analizan posibilidad de subir el asado $ 3 por kilo.

CARNICERÍA

A la reciente suba del precio de todos los cortes de carne vacuna con hueso registrada en el mercado interno, existe la posibilidad de que la industria frigorífica vuelva a subir $ 3 por kilo sólo el asado en los próximos días.
Ayer el aumento de la carne que se venía anunciando desde hace varias se hizo realidad. La industria frigorífica debió ajustar sus planillas de precios ante la escasez de ganado gordo listo para abasto -reflejo de los problemas climáticos que vive el país en varios departamentos- y ante el repunte del dólar.
Ahora los frigoríficos exportadores que también hacen abasto y los distribuidores más fuertes del mercado, ajustaron $ 5 por kilo todas las pulpas con hueso incluida la media res que entregan en las carnicerías. A la vez, en algunos casos particulares, hubo empresas que también subieron algunas pulpas desosadas entre $ 5 y $ 10 por kilo.
La carne siempre sube en los meses de post zafra -en el invierno-, pero la sequía provocó que cayera la cantidad de forraje en los predios y cuesta mucho terminar los ganados, principalmente los novillos; la vaca siempre es más fácil de engordar.
Los carniceros ya estaban esperando este incremento desde hace algunas semanas, pero la industria había venido alargando la suba.
“El aumento es de aproximadamente 5%, pero no todos los frigoríficos suben el precio alineados, van subiendo escalonadamente”, dijo a El País el presidente de la Unión de Vendedores de Carne, Hebert Falero. Con los nuevos precios, la media res que compran los carniceros estará en un promedio de $ 104 o $ 105 por kilo en los frigoríficos de punta.
“Los carniceros que le compraban a fazoneros ya habían subido los precios, porque éstos le habían subido la carne. Con seguridad, los nuevos precios se van a trasladar al público a partir de la semana que viene”, agregó Falero. Cada carnicero trasladará la suba según su ecuación de compra.
La Unión de Vendedores de Carne ya está sondeando precios en Brasil, buscando la posibilidad de importar algunos cortes. “Va a ser un año muy complicado por el faltante de ganado”, advirtió Falero.

Rurales EL PAIS