Carnes

Se necesitan tres meses de espera para lograr ethion cero en carne

Laboratorios Microsules, Grupo Marfrig y Dilave realizaron un estudio en base a manuales internacionales de sanidad y seguridad.

Carne vacuna.

Carne vacuna.

“A partir de los tres meses del bañado del animal no habría problemas de residuos de ethion en carne”, aseguró Gonzalo Simone. El veterinario e integrante del departamento técnico de Microsules contó en Valor Agregado en Carve que a pesar de que falte realizar el análisis estadístico y la aprobación del trabajo, “a nivel de campo podemos decir que el plazo adecuado son 90 días”.

Laboratorios Microsules, Grupo Marfrig y la División de Laboratorios Veterinarios realizaron un estudio en conjunto, en base a manuales internacionales de sanidad y seguridad, que permite conocer cuál es tiempo de espera adecuado para evitar residuos de ethion en carne vacuna. Explicó que el proceso constó en hacer baños de inmersión de animales y en un periodo de quince días se fue enviando el ganado a faena.

Simone dijo que se extrajeron pruebas de los músculos, hígados, riñones y grasa perirrenal. Mencionó que “a partir de 15 a 20 días los valores en carne, músculo, riñón e hígado daban por debajo de 10 partes por billón, un criterio que permite determinar que el ethion no existe más”.

Sin embargo, el técnico del laboratorio Microsules aseguró que el principio activo persistió en la grasa perirrenal (riñonada) que es donde se acumula más porque es una grasa con menor metabolismo. Simone contó que “siguieron repitiendo el estudio hasta llegar a buenos valores, desde el dia 75 teníamos tres muestras negativas y una positiva y en el día 90 determinamos que no había nada en esa grasa”.

El especialista aseguró que el próximo paso es redactar y aprobar el estudio, de todos modos, remarcó que a partir de los tres meses del baño animal no habría problemas de residuos de ethion en carne.

Por último subrayó que el laboratorio apoyó el trabajo para que los productores puedan contar nuevamente con el ethion, que es “una herramienta fundamental para el control de la garrapata”. Agregó que “el productor sabe que no quedan muchas armas para combatir las garrapatas”.

Escuche a Gonzalo Simone:

Rurales EL PAIS