Carnes

Rusia cerró ingreso de carnes a Brasil por ractopamina

Suspensión es a partir del próximo 1° de diciembre.

Carne vacuna. Foto: archivo.

Moscú – AFP | El servicio sanitario ruso decidió suspender a partir del 1° de diciembre la importación de carne bovina y porcina desde Brasil tras el hallazgo de varias sustancias prohibidas. La agencia de regulación de productos agrícolas Rosselkhoznadzor precisó que detectó ractopamina y otras “hormonas de crecimiento” en carne brasileña.

La ractopamina es un aditivo alimenticio utilizado para aumentar la masa muscular de los animales, prohibido en Rusia por sus posibles efectos negativos en la salud de los consumidores.

La agencia rusa precisó que tuvo que tomar “medidas severas para la protección de los consumidores rusos” e imponer a partir de diciembre “restricciones temporales” a la importación de carne bovina y porcina brasileña.

A su vez, el ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento, Blairo Maggi, no consideró la medida como una suspensión del mercado ruso. “No lo considero un cierre de mercado, es algo que ocurre permanentemente durante las fiscalizaciones, que para eso existen. Fueron mencionadas tres o cuatro empresas en las que apareció ese problema —trazos de ractopamina—, y el resto continúa trabajando”, dijo el jerarca en Brasilia.

El uso de ractopamina está permitido en Brasil, pero no en Rusia y en países de la Unión Europea. “Tenemos un programa en el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) para rastrearla y garantizamos que el producto que va a Rusia está libre. Ahora, si alguna empresa maquilló, dejó pasar o no consiguió controlarla les compete a ellos hacer las observaciones y a nosotros hacer las correcciones”, explicó Maggi.

Rusia es un fuerte comprador de carnes brasileña. En 2016 importó productos porcinos por US$ 513 millones, cifra que aumentó a US$ 612,3 millones en los primeros 10 meses de este año, según datos del Ministerio de Agricultura en valores FOB.

Las importaciones rusas de carne bovina brasileña, en tanto, totalizaron US$ 389,7 millones en 2016 y ya sumaron US$ 392,8 millones entre enero y octubre del 2017. La medida adoptada por Moscú restringe aún más las fuentes de importación de carne para Rusia.

La importación en Rusia de productos desde la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Australia —entre otros países occidentales—, está prohibida por el embargo impuesto desde 2014 en respuesta a las sanciones por la crisis ucraniana. En febrero, Rusia había decidido suspender la importación de carne bovina neozelandesa por la utilización de ractopamina.

Rurales EL PAIS