Carnes

Precio del asado en Argentina genera más discusiones

Carniceros salen a criticar al gobierno y su visión del mercado.

La Nación / GDA
En Argentina sigue la polémica y la presión por la baja del precio de la carne destinada al mercado interno.

CARNICERÍA
Ahora, el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams, salió al cruce de las declaraciones del ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile que dijo que el kilo de asado debería estar a 90 pesos argentinos ($ 238 aproximadamente).
Williams consideró que el razonamiento del ministro sobre los valores cárnicos “están muy lejos de la realidad”.
“Me llama la atención que un secretario de agricultura y ganadería no esté informado de lo que es una media res, trabajada en una carnicería”, expresó Williams. Fue así como reaccionó ante los comentarios de Buryaile sobre los márgenes de rentabilidad que obtienen las carnicerías, que -según el funcionario- contarían un valor promedio de 65 pesos argentinos en “la salida de fábrica” (unos $ 172). Según Williams, “una persona que dice eso está muy lejos de la realidad” y señaló que la movilidad que ofrecen los precios cárnicos “no se arregla de manera individual: hay varios operadores en la carne”
Detalló que “los carniceros pedimos una mesa de discusión de precios y costos” y luego rechazó toda acusación en contra de su sector por supuestas alzas de precios.
Consultado por radio La Red sobre la afirmación de Buryaile respecto a que el asado debería exhibir un valor promedio de 90 pesos por kilo, Williams manifestó: “El kilo de asado de vaca está entre 40 y 45 pesos argentinos (entre $ 116 y $ 119); el de novillo pesado, de 80 a 90 pesos argentinos (entre $ 212 y $ 238); y el de carne chica, un animal de feedlot, está entre 100 pesos argentinos ($ 265) o 110 pesos argentinos ($ 291): la carne no es toda igual, depende de cada categoría”.
El presidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal dijo que “los carniceros, por cada 100 kilos comprados, tenemos 80 de carne, y el 25% lo perdemos en grasa y desperdicios. Cuando se hace el promedio, con 24 cortes, se llega a eso”, explicó.
“Hay carnes más baratas pero muy gordas y el carnicero no la quiere. En el conurbano bonaerense, la carne grande, de 400 kilos, se consigue a 75 pesos argentinos ($ 199), a 80 pesos argentinos ($ 212), pero el asado tiene dos o tres dedos de grasa arriba, y si quiere un ternero chico, sin grasa, tiene que pagarlo a 100, a 110” pesos argentinos, dijo. “Haga los costos y va a ver que le da los precios que están en la carnicería”, señaló.
Hoy los precios no favorecen la exportación de asados vacunos desde los frigoríficos uruguayos hacia la Argentina. Uruguay siempre colocó este corte a lo largo de los años, pero siempre fueron partidas puntuales, por camión y básicamente en provincias como Corrientes, Entre Ríos y Misiones.

Rurales EL PAIS