Carnes / Congreso

Pocos negocios al final de ProdExpo Moscú

Ausencia de Brasil no se está sintiendo a nivel del mercado.

La ausencia de Brasil, que junto con Paraguay son los grandes abastecedores del mercado, no redundó en más negocios con carne vacuna uruguaya en Rusia, ni antes, ni durante la reciente feria ProdExpo Moscú.

La carne vacuna brasileña lleva varios meses fuera del mercado ruso por problemas sanitarios y la veda también alcanza a la carne suina de ese país, ya que los rusos detectaron restos de un anabólico -raptopamina- muy usado en cerdos.

“No se nota en el mercado que la ausencia de Brasil haya tenido un impacto y habrá que esperar algunos meses más para ver qué sucede con eso”, aseguró desde Moscú a El País el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stahman al final de ProdExpo.
Fueron cuatro los exportadores uruguayos que participaron en esta edición de la feria alimentaria referente para los países de la Federación Rusa y Europa del Este. Tres son frigoríficos exportadores de carne vacuna y ovina, a los que se suma una delegación de brokers y traders.

“No había mucha expectativa con la feria y de los cuatro exportadores, la novedad es que uno es Granja Tres Arroyos, empresa de carne aviar, que pidieron estar presente. Tienen expectativas en este mercado y la empresa desde Argentina exporta bastante a este destino. Es interesante que tengan en cuenta la posibilidad de hacerlo desde Uruguay”, destacó Stanham.

En esta ocasión el stand del INAC tuvo 98 metros cuadrados desarrollados en una sola planta con el mensaje en la calidad del proceso productivo, la pasión y la búsqueda de altos estándares. Ese mensaje se unió al motivo del fútbol y el slogan usado fue: “Compartimos una misma pasión: la calidad”.

Según dijo el jerarca, el stand de INAC fue muy visitado y “nos sorprendió la afluencia de público, mucho más que la esperada, principalmente el segundo y tercer día”, pero aclaró que esa buena presencia de visitantes “no quiere decir que se esté vendiendo mucho más”.

Negocios. Las ferias le otorgan a los exportadores y operadores la posibilidad de tomarle el pulso al mercado y afianzar la relación comercial con sus clientes, pero por lo general, no se hacen tantos negocios.

El presidente del INAC señaló que el mercado mostró “el mismo tono de lo que viene siendo el mercado ruso durante los últimos 12 meses, donde viene comprando mucha menudencia, principalmente hígados y algo de corazón”. A eso hay que sumarle la venta de “algunos trimming (bloques de carne picada para procesar) de menor valor, que en algunos casos compensa colocarlos en Rusia antes que en otros mercados, pero esa fue la tónica de 2017 y esa tendencia se sigue viendo hoy”, destacó Stanham.

En Rusia el consumo de carne vacuna disminuyó. “La Rusia de 2006 ya no está”, aclaró el jerarca. Ese año los importadores rusos compraban altísimos volúmenes y pagaban precios destacados. Rusia fue el principal comprador en volumen de carne bovina y menudencias, luego, con los años, en caso de Uruguay, pasó a ser sustituida por China.

“Era muy importante comprender esa situación y ver, en función de eso, qué políticas públicas hay. Nos vamos con algo de información para pensar un poco cuál debería ser el trabajo del Uruguay y del INAC en este mercado”, dijo Stanham. Incluso en carne bovina en lugar de importar más, los rusos impulsaron proyectos de producción de carne de alta calidad con éxito, pero aún no han logrado pleno abastecimiento. “La Rusia que conocimos en los primeros años de los 2000 ya no existe. Los precios que pagaban eran una burbuja. Ellos están teniendo producción propia y el consumo de proteína animal, en 10 años, creció 30% pero lo hizo en base a cerdo y ave”, dijo desde Moscú el presidente del INAC.

Cabe recordar que los países de la Unión Europea, Estados Unidos y Australia que son abastecedores del mercado ruso tampoco están presentes en el mercado. “Desde que se aplicaron sanciones a Rusia y los rusos aplican el embargo a algunos países, ellos hicieron una política muy fuerte de aumentar su producción propia. En el caso de la carne de cerdo y de ave, que son procesos más simples que la carne vacuna han logrado en cuatro o cinco años un nivel de autoabastecimiento importante y ya no son dependientes, hoy por hoy, de las importaciones”, remarcó Stanham.
La feria de ProdExpo Moscú cumplió 25 años y ocupa una superficie de 10 hectáreas, con más de 2.300 expositores provenientes de 63 países. En esta edición, el INAC recibió un certificado de reconocimiento por contribuir al desarrollo de la feria por su participación durante 12 años.

Las proyecciones de importación de Rusia para carne bovina son en niveles algo inferiores al del año pasado, unas 480.000 toneladas carcasa. El mercado ha sido abastecido por Brasil, Paraguay y Belarus. Uruguay, Argentina y Colombia tienen una participación menor.

En adelante, con una demanda y un poder de compra estable, cómo juegue Rusia para el sector exportador de Uruguay dependerá de la situación de la oferta, y puntualmente del tiempo en que se prolongue la suspensión a las importaciones desde Brasil.

Hoy, incluso los exportadores paraguayos, tampoco detectaron que haya una demanda mayor de carne bovina por la ausencia de Brasil. Es común que Rusia desliste temporalmente algunos países.

Rurales EL PAIS