Carnes

Piden más control sobre carne que se vende en el interior

Gremial de frigoríficos de abasto defiende y apura el proyecto presentado ante la Junta Directiva de INAC.

Reses, Frigorifico Tacuarembo, 20031026 Foto Colmegna 86701, Archivo El País

Carnes. Uruguay busca evitar cualquier insuceso con la inocuidad de carnes que afecte credibilidad.

Pablo Antúnez.
La Asociación de Plantas Frigoríficas dedicadas al Mercado Interno impulsa y defiende dentro del Instituto Nacional de Carnes (INAC) el proyecto que busca incrementar los controles de los mataderos, expendios y carnicerías del interior, para evitar que se vea empañada la inocuidad del producto estrella del Uruguay: la carne vacuna.
La iniciativa fue presentada semanas atrás por el presidente de la gremial y productor ganadero, Carlos Pagés, y cuenta con el apoyo de toda la Junta Directiva, incluidos los representantes del Poder Ejecutivo.
“La iniciativa apunta a que Uruguay no esté dividido en dos, y busca evitar correr riesgos innecesarios que empañen la inocuidad de la carne que produce Uruguay”, aseguró Pagés ayer a El País.
Es que en Montevideo hay mayores controles del INAC sobre las carnicerías, pero en el interior la fiscalización está en manos de las intendencias que cuando tienen un problema grande acuden y se apoyan en el cuerpo inspectivo del instituto para resolverlo, explicó Pagés. “En el interior hay un vacío total, porque son las intendencias las que controlan con sus sistemas de bromatología”, dijo.
A su vez, “hay que tener mayor control sobre los pequeños mataderos que habilitó el Ministerio de Ganadería en forma política, porque no puedo llamarlo de otra manera, ya que no tienen control sanitario”, denunció el empresario.
Pagés advirtió que además de correrse un enorme riesgo ante un insuceso de inocuidad con la carne que puede repercutir con el cierre de mercados, por otro lado, “se deja el camino abierto al abigeato y la faena clandestina, que termina en las carnicerías”.
A modo de ejemplo, recordó que los equipos de inspectores del INAC comprobaron por pruebas de ADN que la carne de un toro que fue robado y carneado al presidente de la Asociación Rural, Ricardo Reilly, terminó en una carnicería de Cerro Largo.
“Las intendencias deberían apoyarse más y trabajar mucho más estrechamente con el INAC, porque la ley así lo permite”, dijo Pagés.
Por otro lado, el presidente de la Asociación de Plantas Frigoríficas dedicadas al Abasto Interno aseguró que el consumo de carne bovina en el abasto “se encuentra estable”, aunque reconoció “una fuerte competencia del pollo” debido a las ventajas de su precio.

Ganado. Pagés estimó que el repunte de los precios del ganado gordo es lento, pero hay subas y se acentuarán cuando lleguen en las próximas semanas las cuadrillas de rabinos que hacen las faenas rituales para Israel, más allá de algunos problemas coyunturales que surgen en algunos de los mercados donde Uruguay exporta la carne.
El industrial y productor aseguró que algunos productores amigos “tienen colocadas vaquillonas para fines de mayo, animales aptos para la cuota 481 (de alta calidad) a US$ 3,90 por kilo de carne”.
Estimó que un valor razonable para el novillo gordo podría estar entre US$ 3,40 y US$ 3,50 (a la carne). “Nadie tiene la bola de cristal, pero la oferta de ganado bueno está retraída porque el clima está ayudando al productor. En cuanto lleguen los equipos kösher será necesario contar con novillos pesados y buenos. No estamos con una exagerada cantidad de estos animales”, admitió.

Rurales EL PAIS