Carnes

“No debería haber inconvenientes” en el ingreso de carne con hueso a EE.UU.

“Es interesante para la producción ovina nacional poder ingresar a EE.UU”, dijo el presidente del SUL

Federico Stanham, presidente de INAC; Alejandro Gambetta, presidente del SUL; Tabaré Aguerre, ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca. Foto: SUL.

Federico Stanham, presidente de INAC; Alejandro Gambetta, presidente del SUL; Tabaré Aguerre, ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca. Foto: SUL.

La asunción de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos abre un marco de incertidumbre sobre el futuro de las relaciones internacionales de comercio. El embajador uruguayo en ese país, Carlos Gianelli aseguró, en Inicio de Jornada en Carve, que “el proceso de ingreso de la carne ovina con hueso está en la etapa de aceptación, la última”. Sin embargo, expresó que el cambio de administración va a “demorar un poco más de lo planificado, pero es prácticamente seguro que es un rubro que va a empezar a entrar porque existe una demanda que Estados Unidos no puede cubrir con su producción”

En este sentido, Alejandro Gambetta dijo que “seguimos manteniendo las mismas expectativas que teníamos”. Coincidió con el embajador en que al haber un cambio de gobierno, hay nuevas autoridades, y eso puede enlentecer un poco los procesos, “pero las expectativas se siguen manteniendo”.

El presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) aseguró, en Valor Agregado en Carve, que “es claro que en el 2017 alguna decisión va haber. Nosotros pensamos que va ser positiva, porque no les va afectar la producción interna que ellos tienen. Pensamos que no deberían haber inconvenientes”.

Señaló que Uruguay va ingresar desde compartimentos, es decir, “el volumen que vamos a exportar hacia ese país en principio va ser bajo, pero es importante para la producción ovina porque es un mercado más que se abre y a su vez es una forma de poder ingresar a otros mercados, como países de Europa o México”.  

En opinión del principal del SUL, “tenemos la oportunidad de entrar al mercado americano con algunas diferenciaciones”, ya que los animales que están en compartimentos son animales que tienen trazabilidad y es posible corroborar el tipo de alimentación que se les está dando. Es decir, “si nosotros podemos certificar esos procesos, lo que nos dice la industria frigorífica es que posiblemente esa carne se pueda valorar más en Estados Unidos”, expresó.

Según Gambetta, por ese lado podemos tener una ventaja interesante y “lograr precios mejores a los que tenemos actualmente en lo que son las exportaciones de carne ovina con hueso a otros países”.

Escuche a Alejandro Gambetta:

Rurales EL PAIS