Carnes

MGAP recibió la nueva normativa de Israel para Kösher

La industria deberá cumplirla a partir del 1° de junio de 2018.

Carne vacuna.

Pablo Antúnez.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca ya recibió la nueva exigencia impuesta por Israel para sus faenas de bovinos bajo el rito Kösher, según supo El País.

El servicio veterinario de Israel exige a partir del 1° de junio de 2018 la instalación de cajones de volteo que inmovilizan al animal de manera delicada. Esos cajones giran y lo deja en posición para que el rabino desangre, mejorando el bienestar animal.

De este modo, cedió a las presiones de los grupos defensores del bienestar animal, luego de recibir una demanda popular en la Suprema Corte de parte de personas jurídicas que congregan los derechos de los animales, informó a El País esta semana el consultor especializado en proyectos y faena ritual para Israel, Felipe Kleiman.

El consultor explicó también que, a raíz de eso las autoridades sanitarias israelíes, ante la falta de actuación de los países, determinó que aquellos que quieran exportar carne a Israel, “tendrán que adherir a estas nuevas normas planteadas”.

En las próximas horas, se enviará la nueva exigencia desde el MGAP a los frigoríficos uruguayos, que ya están al tanto de la normativa.

El problema no es sólo el costo de esa tecnología —que algunos frigoríficos uruguayos ya tienen o la adaptaron basándose en el ingenio—, sino las obras de ampliación que hay que hacer en las plantas para instalarla. En muchos frigoríficos esas ampliaciones resultan muy engorrosas.

Kleiman explicó que “Uruguay y muchos países han aprobado normas que garanticen que los animales sean tratados con más respeto. Sin embargo, el Mercosur de manera general no lo hizo, hasta que llegó un punto muy difícil de conciliar por parte de las autoridades israelíes”.

A su vez, el presidente de la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu), Dr. Marcelo Secco dijo a El País esta semana que de ser aprobada tal cual fue presentada la nueva exigencia de Israel, puede haber muchas plantas que dejen de exportar carne a ese mercado y eso va a tener un efecto que se evaluará posteriormente”.

Secco que su vez es CEO para el Cono Sur del Grupo Marfrig, recordó que “Israel tiene la presión por defender el bienestar animal en la faena kösher, pero también sabemos que Uruguay no puede estar diciendo que sí, aceptando de puño y letra todo tipo de reglamentaciones que lleguen, porque tiene que contemplar a muchos países. Hay que ser lo más amplio posible y aplicando un criterio técnico”.

Rurales EL PAIS