Carnes

Mercosur presiona a la Unión Europea para mejorar la cuota cárnica

Piden no avanzar en acuerdo definitivo si no se mejora el cupo.

 

 

Las gremiales de productores ganaderos de la región nucleadas en la Federación de Agremiaciones Rurales del Mercosur (FARM) exhortaron a sus gobiernos a que “no se avance en acuerdos definitivos” con la Unión Europea “bajo pautas insuficientes en las razonables aspiraciones de los sectores productivos del Mercosur”.

Es que esta semana, tras 18 años de negociaciones y peleas para incluir la carne en el acuerdo agrícola entre los dos bloques, la Unión Europea propuso una cuota de 70.000 toneladas de carne bovina, distribuida a razón de 35.000 de cortes enfriados y 35.000 congelados, cuando en 2004 -cuando comenzó la negociación- se comenzó hablando de más de 100.000 toneladas de carne bovina.

“Europa consume casi 8 millones de toneladas de carne vacuna por año, por lo tanto, esas 70.000 toneladas significarían para los 500 millones de habitantes, unos 130 gramos en promedio, que equivalen a dos hamburguesas anuales por persona”, remarcó la FARM a través de un comunicado firmado por las gremiales de ganaderos de la región.

“Se trata de un volumen que está lejos de las expectativas de los productores rurales de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, ya que, en conjunto, los cuatro países representan el 20% de la producción mundial de carne bovina y el 22% de su comercio internacional”, destaca la FARM.

Para los productores ganaderos de la región, la magra oferta de la Unión Europea no llega a significar el 30% del volumen total exportado por el Mercosur a ese destino, considerando que la emitida esta semana fue “una propuesta avara que no contribuye al necesario ánimo de integración comercial que se persigue con las actuales negociaciones”.

A su vez, el vicepresidente del Foro Mercosur de la Carne, Daniel Beleratti aseguró a Rurales El País esta semana que la oferta significa “unas monedas en un negocio de tanta importancia”, por tanto entiende necesario “hablar de algo serio o no seguir adelante con las negociaciones”.

Estimó que para las próximas instancias, previstas en noviembre y diciembre, se pueda alcanzar un volumen “más razonable” y cerrar acuerdos con “aranceles cero dentro de la cuota”.

Beleratti afirmó que la región pretende que se contemplen tres elementos básicos en la negociación, entendiendo que la oferta de la Unión Europea sea superior y se avance. Consideró fundamental que la administración de la cuota esté en manos del Mercosur, porque de lo contrario “los países que exportan terminan compitiendo y el cupo perdería efectividad”, además la alianza comercial cuenta con una “sobrada experiencia” en la gestión de cuotas.

El Mercosur también solicitó que el acuerdo debe ser con arancel 0% dentro del contingente. Beleratti explicó que había trascendido la información que la Unión Europea “pretendía imponer un arancel cercano al 7%”. Y por último, que el producto sea la carne vacuna con la definición “carne enfriada y congelada” pero “sin ningún tipo de limitación entre éstas”. En la Unión Europea se pagan de aranceles casi US$ 5.000 por tonelada cuando el producto entra fuera de cuota; 3.040 euros por tonelada más un arancel de 12,8%.

Rurales EL PAIS