Carnes

Mercosur pide a UE reglas claras sobre bacterias patógenas

La región busca que no se produzcan rechazos de contenedores con carne en el ingreso a Europa.

Frigorifico  San Jacinto, embarque a Usa, ND 20150904 foto Francisco Flores - Archivo El Pais. El negocio es de  Frigorífico  San Jacinto con ganados del grupo Vaquería del Este, apostando a un nuevo nicho de alto valor.

Carne. En el pasado se rechazaron embarques hacia la Unión Europea por problemas de normativa.

Pablo Antúnez.
Los países que conforman el Comité Veterinario Permanente (CVP) siguen presionando a la Unión Europea (UE) para que defina y armonice entre los países del bloque el listado de cepas de E. Coli prohibidas y para que en el rastreo que hacen las autoridades sanitarias en los puertos de ingreso, no se produzcan rechazos de contenedores con carne.
Lo que quiere el CVP es que esta problemática vaya al Codex Alimentarius (código de alimentos), cuya comisión está compuesta por el organismo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyo objetivo desde 1963 es la protección de la salud de los consumidores y asegurar las prácticas de comercio internacional.
Los países de la UE tienen la chance de marcar presencia ante el Codex y votar las normas, para que los países productores de carne del Mercosur puedan tener claras las directivas.
La semana pasada, en la sede de la Dirección de Laboratorio Veterinario “Miguel C. Rubino” se realizó un seminario, organizado por el CVP y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), donde se discutieron alternativas para mitigar riesgo en lo que sería la producción de la carne y la industria frigorífica.
En ese ámbito se recordaron algunos rechazos que tuvieron contenedores uruguayos con carne por la falta de armonización de las normas dentro de la UE, que dejaron temporalmente a alguna empresa uruguaya fuera del mercado.
Para Uruguay, como fuerte productor de carne y como el mercado de los países del bloque es uno de los más importantes, es un tema de alta prioridad.
El presidente temporario del Comité Veterinario Permanente, Francisco Muzio, recordó a El País que durante 2013 hubo varios rechazos de embarques de carne del Mercosur en base a los muestreos que se aplicaban y porque “no se sabía si la cepa de E. Coli detectada era patógena o no. Se rechazaban los embarques y eso provocaba muestreos sereados”.
Los rechazos no sólo afectaron a la carne del Mercosur, también las exportaciones de Nueva Zelanda tuvieron problemas con sus embarques de carne ovina destinados al viejo continente.
“Los rechazos provocaron un movimiento dentro de la Unión Europea donde cada país aplicaba la normativa según su visión sin definir una gran línea. La discusión sigue hasta hoy y no se pudo alcanzar una definición”, recordó el jerarca.
Para evitar nuevos problemas el CVP cursó varias notas a la Unión Europea, pero tampoco se pudo avanzar en la discusión.
Según recordó Muzio, “se habla de que en la Unión Europea se está muy cerca de establecer reglas básicas y homogéneas entre los países, pero mientras ellos no apliquen esa norma dentro de los Estados miembros, tampoco las pueden aplicar hacia afuera porque entrarían en colisión con las normas establecidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC)”.
Si el CVP logra que la discusión de la normativa llegue al Codex Alimentarius, cada país exportador sabrá explícitamente cuáles son las características que debe tener para saber que esa cepa de E. Coli es un patógeno.
“Hasta ahora los rechazos han sido por una de las características que tienen las bacterias, pero no asociado a que la toxina sea patógena”, explicó Muzio.
La gran preocupación de los países de la región es que mientras no se defina un listado de bacterias patógenas y por lo tanto no exista una normativa clara, puedan darse, en cualquier momento, el reenvío de otros contenedores con carne hacia su origen.

Rurales EL PAIS