Carnes

La oferta de asados frescos se redujo y se enlentece la venta

Industria vuelca excedentes de congelado al abasto.

Carne

Rurales – El País.

Pablo Antúnez.

Por primera vez en muchos años, la oferta de asados vacunos frescos es bastante reducida de cara al próximo 1° de mayo y las ventas vienen lentas.

Más allá de la lentitud, la buena noticia es que los precios se mantienen estables, cuando en años anteriores era notorio algún ajuste de cara esta fecha.

El Día de los Trabajadores, al igual que Fin de Año, son las fechas que más asados se venden en las carnicerías uruguayas, afirmando una costumbre que se ha ido arraigando con el paso de las generaciones.

En las últimas semanas la faena de bovinos vienen cayendo, complicándose más por las inundaciones y el exceso de agua en los campos, con rutas destrozadas y caminos que impiden sacar los animales del campo hacia los frigoríficos (a nivel anual la faena de vacunos está 7% por debajo de las registradas a igual fecha del año pasado). Eso es lo que redujo drásticamente la oferta de asados frescos en el mercado interno, aunque no falta carne.

Los frigoríficos exportadores están tratando de compensar la falta de asados frescos con asados congelados que en otros momentos, con faenas más altas, fueron excedentarios, porque el mercado interno no podía consumir tanto volumen.

Años atrás, parte de esos asados eran volcados hacia el mercado argentino, aunque no llegaban a Buenos Aires. Básicamente eran colocados en Entre Ríos y otras provincias fronterizas con Uruguay, donde el tipo de asados consumido es muy similar al de los uruguayos. Hoy no se están colocando asados en Argentina y el otro mercado para los asados es China.

Más allá de que la industria frigorífica tenga nichos alternativos para volcar este corte, para las empresas, sigue siendo un buen negocio volcar buenos asados al abasto uruguayo, porque los consumidores los pagan bien. Lo cierto es que el mercado interno exige una calidad de asado muy superior al que exportan los frigoríficos a China y la oferta de este corte congelado, satisface los requerimientos del abasto interno.

Los carniceros aseguran que el faltante de asado fresco “es cada vez más notorio”, remarcan esa mayor lentitud en las ventas respecto a otros años, pero saben que los uruguayos prefieren festejar siempre con un asado sobre la mesa y esperan buenas ventas.

Rurales EL PAIS