Carnes / Congreso Mundial Hereford

La ingesta de carnes aseguran una mejor calidad de vida

Según experta neocelandesa, es el alimento más completo, más allá de varios mitos.

DSCN1298

Foto: Pablo D. Mestre

Pablo Antúnez.
la carne es el alimento más completo en proteínas, vitaminas y elementos básicos para mantener una buena salud, así lo afirmó, en el marco de la 17ª Conferencia Mundial Hereford, la nutricionista Fiona Carruthers que lleva 15 años investigando y trabajando para la Beef & Lamb de Nueva Zelanda.
La experta fue durante tres años la nutricionista de marketing para la industria cárnica británica y viene apoyando como Gerente de Proyectos a los productores de vacunos y ovejas de Nueva Zelanda, además de ser consultora independiente y referente en el mundo de la nutrición.
Basándose en ciencia robusta derribó mitos frente a la carne, describió sus grandes atributos alimentarios y destacó las bondades de las carnes producidas a pasto. Uruguay tiene claras ventajas en este campo, pues sus carnes ovinas y vacunas, son producidas a pasto, en forma natural y sin el uso de anabólicos u hormonas durante el crecimiento o la fase de engorde. Por tanto, son más sanas, pues aportan menos grasa a la dieta que los cortes producidos con animales terminados a granos. Esa es una enorme ventaja para un país como Uruguay, donde la fase de cría y engorde, se hace sobre pasturas naturales, más allá de que el animal reciba granos en su dieta, durante algunas etapas clave de su vida (crecimiento o engorde final).

MITOS. Carruthers derribó algunos mitos sobre la carne vacuna y principalmente su asociación con el cáncer.
“Hemos estado lidiando con esa asociación entre carne y cáncer en el mundo desde hace años. La buena noticia es que podemos decir que la carne roja, incluyendo la vacuna no produce cáncer”, dijo la nutricionista referente de la industria cárnica inglesa y neocelandesa. “La mayoría de los tipos de estudio que observan el vínculo entre la dieta y el cáncer, solamente miden asociaciones”, afirmó. Puso un ejemplo claro de que eso no significa nada: “El cáncer de mama se asocia con el uso de polleras, pero no me están diciendo que porque estoy usando la pollera voy a tener cáncer de mama, sólo se asocian ambas variables. Muchos de los informes de investigación que surgen de la dieta y del cáncer muestran alguna asociación y no hay rigor científico”.
La nutricionista y consultora privada en el mundo de la carne, aseguró que hoy los científicos y médicos saben que “ningún alimento de por sí produce cáncer. El principal factor que influye en el cáncer es la obesidad y es provocado por muchas cosas diferentes. Podemos estar seguros que no hay un solo alimento que causa el cáncer y en eso se incluye la carne”.
Es más, explicó que en la industria cárnica mundial se lucha porque “sus recomendaciones estén basadas en ciencia robusta y como grupo, los nutricionistas también ponemos hincapié en que cuando hacemos declaraciones sobre la carne estén basadas en ciencia robusta. Desgraciadamente no es lo que vemos en algunos de los que dan informes sobre estos estudios, entonces queremos asegurarnos de mantener la credibilidad”, aclaró Carruthers.

DIETA. Otro de los mitos es evitar las carnes rojas para adelgazar y la nutricionista sostiene que es todo lo contrario. “Las carnes son fuentes ricas en proteínas y nos ayudan a sentirnos llenos más tiempo. Si uno trata de adelgazar, hay que asegurarse de incluir proteínas en la dieta, incluyendo carne, porque nos da sensación de saciedad durante más tiempo”.
A diferencia de otros alimentos, en la carne, la grasa se puede quitar. “Tiene menos grasa que otros alimentos como quesos, galletitas o tortas, donde la grasa no se puede quitar y tienen un 50% o 60% de ella, mientras que un churrasco de carne magra no tiene más de 10%”, dijo la experta.
Ante una auditorio repleto de criadores procedentes de todo el mundo, la experta aseguró que “la carne sigue siendo esencial en una dieta balanceada y mixta. No hay que comer carne y dejar de comer otras cosas, debe ser una dieta balanceada. Los mitos están prácticamente infundados. La carne es una de los alimentos más potentes que aporta la naturaleza y contribuye para todos”. Citó una frase de la célebre novela Hamlet de William Shakespeare, a 400 años de su muerte: “No hay nada bueno o malo, es el pensamiento que lo torna así”.
Apostar más a la carne en todas las etapas de la vida

Pre escolar: las deficiencias nutricionales son una preocupación. “Muchos son bastante caprichosos con lo que comen. Se ven niveles más altos de deficiencias de zinc que de hierro comparado con los bebés”, dijo la experta en nutrición Fiona Carruthers.
Niñez: Es un período de crecimiento “La proteína es muy importante para el crecimiento. Obtenemos todos los aminoácidos esenciales con la carne vacuna pero no en otros alimentos”.
Adolescencia: Etapa en la que se pega el estirón. “Las mujeres adolescentes cuando empiezan con su período menstrual tienen requerimientos de hierro más elevados. La carne aporta ese nivel de hierro necesario”.
Madurez: “Las carnes son buena fuente de selenio, además de hierro y zinc. El selenio es un importante antioxidante que nos ayuda contra las enfermedades degenerativas que vienen con la edad”.
Adultos: De los 60 años en adelante no se absorben los nutrientes, especialmente la vitamina B12, pero una de las cosas buenas es que esa vitamina sólo está en alimentos de origen animal.

Entre un churrasco o 1 kilo de espinaca
La experta mostró por qué la carne es importante en todas las etapas de la vida. La carne es un nutriente fundamental durante el embarazo, porque en la mujer se duplica el volumen sanguíneo y el hierro es clave. “Los requerimientos de hierro son muy importantes. Se obtiene la misma cantidad de hierro de 120 gramos de churrasco que la que se saca de 1 kilo de espinaca. El motivo es el tipo de hierro que se encuentra en la carne, que es más fácilmente utilizado por el cuerpo que el que se encuentra en los vegetales. Usamos como el 25% del hierro que se encuentra en la carne y apenas 5% del hierro que se encuentra en los vegetales”. Además explicó que hay Omega 3 en todas las carnes vacunas y ovinas, pero “nunca vamos a tener un contenido tan alto de este componente como en el pescado”, dijo.

Rurales EL PAIS