Carnes / Ovinos

Jorge Dimu: “Brasil creó confianza en el cordero uruguayo”

Es broker de carnes y uno de los precursores en la exportación de carne ovina uruguaya a Brasil, el principal mercado para el producto. Comenzó a explorar ese mercado hace más de 20 años, junto con Salvador y Oscar Pi, que en ese momento estaban en Frigorífico “San Jacinto”. Varias cadenas de restaurantes y hoteles están trabajando con cortes de alta calidad producidos por corderos uruguayos.

Foto: Ariel Colmegna.

Pablo Antúnez.
-Fue uno de los precursores en la venta de carne ovina al mercado de Brasil ¿cómo comenzó el negocio?
– Empecé hace más de 20 años, cuando vendíamos carcasas y luego pasamos a hacer cortes. Empezamos con cortes de cordero pesado junto con Salvador y Oscar Pi cuando estaban en Frigorífico “San Jacinto”. Íbamos con un cordero bajo el brazo. Luego se acopló todo el mundo al negocio. Comenzamos a venderle a Frigorífico Silva y a Marfrig, hoy estamos vendiendo a Frigorífico Silva, al grupo JBS y otras empresas. Se creó una confianza en el cordero uruguayo, pero esa confianza no significa que se tenga que subir precios, significa mantener estabilidad en el mercado y transmitírsela al que produce.
-¿Cómo era vender ovinos en un mercado donde esa carne no tenía tanto arraigo?
-Hace años, cuando estuve en la Unión de Exportadores, llevamos a San Pablo algunos chef uruguayos, como Sergio Puglia para que prepara rack de cordero (costillas con lomo) en grandes cadenas de restaurantes y hoteles. Luego los grandes chef internacionales que se metieron en Brasil nos superaron y hoy hay una demanda por garrón a la francesa, paletas especiales o piernas con hueso o asadito de cordero especial, eran cortes que antes no se usaban. Hoy esos productos tienen demandas corrientes.
-¿Cómo está hoy el negocio?
-Viene bien pero con algunos altibajos. Mejoró la operativa en estos últimos días y mantenemos stock con alguna planta. Hay un movimiento interesante. El problema político en Brasil ocasionó que los consumidores redujeran sus gastos. Hoy se nota una mejoría en eso y esperemos que en septiembre haya mejoras importantes. Estamos mandando carne ovina todas las semanas, apostamos a la calidad y haciendo marcas para ellos, como Swift, Beef do Chef, Best beef, etc.
-¿En qué nichos se coloca la carne ovina exportada por Uruguay en Brasil?
-Tiendas de distribución, grandes restaurantes y consumidor final. Van cortes de calidad. Hoy se sigue exportando desde Frigorífico Las Piedras, Sidercol y otras empresas.
-¿Y los precios?
-Creo que Uruguay está con un precio de ovino alto en Brasil, no varió en el último año, puede haber altibajos, pero en su mayoría los precios se mantienen. El ovino es un buen negocio para el productor, al que hoy le faltan más estímulos, porque va a vender su cordero en por lo menos US$ 60 y tienen un recupero de lana de US$ 15 que le ayudará a pagar los gastos, que son muy altos.
-¿Cuáles son las limitantes del negocio hoy?
-Según mi experiencia, si mañana se abre Estados Unidos para cortes con hueso, no será significativa la exportación de ovinos a ese destino. Pueden abrirse también otros mercados y debido a la baja producción en el mundo, que tengamos menos stock y ante la desconfianza de abastecimiento, los compradores diversifiquen sus compras. Ese es el temor que tengo mirando el futuro.
-En lo local ¿la caída del stock pesa?
-Todo el ovino que tengamos lo vamos a vender. Empecé vendiendo carcasas 8 kilos, 13 kilos y 16 kilos a Medio Oriente hace 40 años atrás. Con Brasil, cuando empezamos a vender y buscar la calidad, a ver cómo vender, entramos con una producción de 20 millones de ovinos. Hoy el stock se redujo mucho y tiende a caer por abigeato, problemas con los predadores, etc.
-También embarca carne bovina, principalmente cortes de alto valor al mercado brasileño. ¿Cómo está la operativa?
-Venimos muy bien. Comenzamos con los productos “El Rancho”, marca de Frigorífico San Jacinto, eran los primeros productos procedentes de ganado de confinamiento. Luego seguimos con otros frigoríficos e incluso estamos colocando carne de tipo cuota 481. Van colitas de cuadril, bife ancho, angosto, asados, aguja y otros cortes.
-Hay avances notorios en la calidad de la carne bovina del Uruguay ¿cómo analiza esos avances?
-En Uruguay, en los últimos 10 años se mejoró notoriamente la calidad de la carne producida por la ganadería uruguaya. Se están faenando animales de poco más de dos años cuando antes exportábamos carne de novillos de cinco años. Hay mejores terminaciones de los animales.
Hemos visto mantener un stock en vacunos y hemos visto aumentar la calidad de carne. La carne uruguaya tiene un sabor excepcional por su base pastoril y eso los compradores lo reconocen.
-Para la carne bovina uruguaya en el mercado brasileño ¿qué se puede decir de los precios hoy?
-Brasil sigue estable para las tapas de cuadril. La bajada grande de precios en momentos de crisis antes de que se fuera la presidenta Dilma Rousseff quedó atrás. Los precios hoy están estables o quizás con una tendencia a futuro a ver qué va a producir Argentina. Brasil está consumiendo todo tipo de carne y sigue apostando a la calidad. Ellos el consumo lo mejoraron en los últimos años con un gran nivel y eso le permitió a Uruguay tener un alto nivel de carnes.
-También es productor pecuario, forestal y arrocero en Rocha. ¿Cómo ve la situación del agro uruguayo hoy?
-La situación pecuaria no está muy bien, pero tengo fe que va a mejorar. Habrá una demanda importante a futuro, porque el mundo tiene mayor población y precisará más alimentos. Uruguay es un exportador nato de alimentos de calidad y seguros. Precisamos tecnificarnos más y tenemos que ser acompañados por el gobierno.

Rurales EL PAIS