Carnes

JBS reduce la faena y genera exceso de ganado en Brasil

Productores también enfrentan dificultades para recibir el cobro al contado por la venta porque la empresa sólo paga tras 30 días. Y se quejan por la baja de los precios.

Fuente: O Globo (GDA)

 

 

Según informe del diario O Globo (GDA), los efectos devastadores de la delación premiada de los ejecutivos de JBS ya se sienten en toda la cadena productiva de carnes en Brasil y preocupan a los ganaderos. La crisis comenzó incluso antes de las denuncias de los dueños de la compañía que involucraban al presidente Michel Temer; el mes pasado la Operación Carne Débil, de la Policía Federal sobre irregularidades en frigoríficos, ya había afectado la exportación de proteína animal de Brasil. El escándalo de las delaciones sólo agravó la situación: con la reducción de la faena de JBS, el precio del gordo cayó y el ganado desborda los pastos para preocupación de los ganaderos.

Los productores brasileños han enfrentado dificultades para recibir el cobro al contado por la venta de ganado, JBS determinó que todas las compras se paguen exclusivamente después de los 30 días. Además de eso, varios bancos estarían rechazando recibir las notas promisorias emitidas por el frigorífico, dejando a los productores sin recursos.

Con la credibilidad afectada por la delación, muchos productores solo aceptan vender a JBS al contado. El resultado es una merma en el total de ganado faenado, causando perjuicios a los ganaderos que mantienen animales confinados.

Mientras tanto, las principales empresas que compiten con JBS (Minerva Foods y Marfrig) no tienen capacidad de procesar la misma cantidad de ganado que era comprado por el frigorífico. Al ser consultadas por O Globo, no quisieron comentar el asunto.

Productores buscan otros Estados.

El vicepresidente de la Sociedad Rural Brasileña (SRB), Pedro Camargo Neto, asegura que el problema es más grave en Mato Grosso y en Mato Grosso del Sur (estados que tienen los mayores rodeos de vacunos en Brasil), donde JBS concentra la mayor parte de capacidad de faena. Los productores no tienen la opción de vender para otras empresas. Por problemas de logística y de costo, ellos no consiguen llevar el ganado para ser faenado en otros Estados.

“Es un problema muy serio. Tienes una estructura de faena que no es usada, y algunos vacunos quedan sin tener para donde ir. Los precios están cayendo. En Mato Grosso, JBS concentra el 50% de la capacidad de faena. En Mato Grosso del Sur, la empresa tiene cerca del 40%. El productor no sabe qué hacer con ese ganado todo de una vez”, explicó Camargo a O Globo.

Precio en baja histórica.

En Mato Grosso, las estimaciones apunta que el precio del ganado gordo acumula una baja de 5% desde el inicio de la crisis de JBS, según el director ejecutivo de la Asociación de los Criadores del Estado (Acrimat), Luciano Vacari. Los productores pedirán al gobierno del Estado que agilice la certificación de frigoríficos locales (que representarían una alternativa a JBS) y demandan además la posibilidad de llevar ganado para ser faenados en otros Estados que tienen más empresas.

“El problema es la concentración del mercado por JBS. Con la crisis política de ellos, las otras industrias frigoríficas se están aprovechando para, una vez más, presionar el precio y comprar más barato. Esto tiene un impacto directo en la renta del ganadero”, dijo Vacari.

Hasta el escándalo de la delación, JBS pagaba al contado al ganadero por la compra de los ganados. Después del episodio el grupo empresarial, que tiene marcas como Frigoi y Seara, cambió el modelo de negocio y pasó a liquidar las facturas a 30 días.

Rurales EL PAIS