Carnes

INAC promueve cambios a retoque de media res

Frigoríficos: poner un máximo no cambiará rendimientos.

Carne

Carne vacuna.

Pablo Antúnez.

La industria frigorífica asegura que el decreto que desde el Instituto Nacional de Carnes (INAC) se recomienda impulsar al Poder Ejecutivo, vinculado con regular el máximo en la operativa de dressing (retoque de la media res) entre la tercera y cuarta balanza del sistema de “cajas negras (Seiic)”, no generará cambios relevantes en los rendimientos del ganado que se envía a planta para su industrialización.

Esta semana, la Junta Directiva del INAC, con el voto de las gremiales de productores y de los delegados del Ejecutivo, pero con la negativa de las gremiales de la industria frigorífica, decidió proponer al Ejecutivo que se regule el dressing máximo en la faena, ya que hasta ahora el decreto 620/79, regulaba el mínimo.

La iniciativa, según confirmó a El País el gerente de Calidad del INAC, Ricardo Robaina, crea un listado de estructuras (tejidos) a quitar de la media res, “pero no se podrá tocar ninguna que no esté en el listado. De esa forma se debería terminar con las señales de desconfianza que a veces tienen los productores sobre la industria vinculada con esta operativa en la faena”.

El nuevo decreto, deja fuera del dressing a la entraña fina (diafragma del vacuno), contemplando otros 14 tejidos o zonas que sí se pueden tocar (repaso de degolladura, grasa de capadura, grasa intra torácica, tumores, abscesos y hematomas, exceso de grasa de pecho, etc.) y que prácticamente no cambian nada.

El dressing máximo que se busca impulsar —se envió la resolución al ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre para que decida si la apoya o no por vía decreto— le pondrá punto final a la discusión del rendimiento del ganado, porque el productor “va a tener claro, aunque no esté presente en la planta, qué le van a sacar del animal al momento que se determinen cuántos kilos le van a pagar”, explicó Robaina.

A su vez, la resolución impulsada desde INAC, pretende establecer una tipificación electrónica de carcasas para zanjar la histórica discusión sobre los rendimientos del ganado en los frigoríficos. “Se propone que INAC se involucre en la instalación del Sistema Automatizado de Tipificación de Carcasas. Es un tema bastante complejo, porque no es sencillo instalar los aparatos en las plantas. Por eso se da un plazo (al 30 de abril de 2017) y se pretende que para 2018 esté instalado en todas las plantas de faena”, agregó Robaina.

Visión. “Este nuevo decreto que se busca impulsar, va a ser uno más de los tantos que ya existen (como el 620/79 que regula el mínimo de abasto o el 300/013 que regula el manipuleo sobre las carcasas previo a la tercera balanza)”, aseguró Alberto González, presidente de la Cámara de Industrias Frigoríficas (CIF) a Carve. Explicó que la industria no acompañó en la votación “porque cree que ahí no está la madre del borrego, no está el problema al que hace mención”, agregó.

El titular de la CIF, dijo que si se regula el mercado desde este punto de vista “no vamos a tener una solución al tema esencial (cristalinidad y transparencia), que es la existencia de un vínculo de confianza entre quien vende y quien compra”.

González explicó que el rendimiento del ganado es individual. A modo de ejemplo, el industrial explicó que “en una tropa de 35 novillos, los 35 rinden diferente y es imposible lograr una estandarización de rendimiento”, pero también reconoció que “es lógico desde el punto de vista humano que el productor quiera tener mejores resultados”.

Destacando su confianza en el sistema de “cajas negras” (Seiic) que está instalado en toda la industria frigorífica, cuyos datos son inviolables, el industrial recordó que cada animal tiene un seguimiento individual y se pueden ver los datos.

El titular de la CIF también recordó que en 2013 hubo intentos de varias industrias que quisieron comprar el ganado en tercera balanza y no hubo eco a nivel de los productores; hoy vuelve la iniciativa vuelve a ser impulsada por las gremiales de ganaderos. “La tercera balanza ni me quita el sueño, ni me deja tranquilo. Es una opción más como las hay tantas para comercializar haciendas en Uruguay”, indicó.

Además, dijo que “tenemos que pretender estar en una cadena con la más amplia gama de posibilidades de comercialización”.

Rurales EL PAIS