Carnes

Gobierno apuesta a que Rusia compre más soja y lácteos

Ventas de carne de alta calidad crecen tras un convenio.

CARNE

Incremento de las ventas cárnicas de alta calidad y la posibilidad de aumentar el comercio de lácteos y soja es la apuesta del gobierno uruguayo para el mercado ruso.

Eso quedó en claro ayer en la apertura del foro de negocios “Rusia–América Latina”.

“A Rusia, más que un desafío, lo visualizamos como una oportunidad estratégica desde la perspectiva de que Uruguay tiene capacidad de producir alimentos para 28 millones de habitantes y tenemos una inserción internacional amplia y diversa”, destacó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, ayer en el foro.

“Rusia, históricamente es un importador para Uruguay con oscilaciones dependiendo de los precios de productos y de la fortaleza de su moneda”, indicó Aguerre, quien recordó que en 2011-2012 fue el principal destino de la carne uruguaya.

“Si bien disminuyó ese comercio acabemos de concretar la habilitación de carne de alta calidad”, agregó, en referencia al memorándum de entendimiento que firmó al respecto el 10 de febrero en Moscú con el ministro de Agricultura de Rusia, Nikolay Fyodorov.

Aguerre añadió que, para el sector lácteo, Rusia “es un comercio incipiente y consolidado” en materia de quesos duros de larga duración, además de ser el principal destino de la manteca uruguaya, al adquirir 60% de la producción nacional. “Rusia es el tercer socio comercial de Uruguay en materia láctea”, agregó.

En la oportunidad proyectó que el precio de petróleo en 2017 alcanzará valores de entre US$ 60 y US$ 70 dólares por barril, lo cual posibilitará que Rusia regrese a ser un “comprador importante en el mundo y a posicionarse entre los seis principales socios comerciales de Uruguay en general”.

Informó, además, que una delegación política y técnica de Rusia visitó el lunes la zona agrícola del litoral-sur de Uruguay y la infraestructura portuaria de Nueva Palmira. El objetivo fue constatar su capacidad de acopio, de forma de analizar la posibilidad que la soja nacional tenga otro destino alternativo al de China, el principal comprador.

Hoy, la delegación rusa conocerá los laboratorios y el marco normativo uruguayo para el uso de productos genéticamente modificados.

Rurales EL PAIS