Carnes

Finalizó misión de Japón al complejo cárnico uruguayo

Comité Científico analizará datos y resultado de la auditoría.

Frigoríficos. Carne vacuna. Foto: Rurales El País.

Pablo Antúnez.

Terminó la misión sanitaria de Japón en Uruguay y en las próximas semanas un comité de expertos analizará en suelo nipón toda la información recabada, sumando así un nuevo paso en el largo camino de habilitación de ese mercado para la carne vacuna uruguaya, desosada y madurada.

La primera misión de Japón en el marco del trabajo emprendido por Uruguay para reconquistar el mercado fue en febrero de 2015 y desde ahí se viene sumando información para conformar el denominado análisis de riesgo previo a la habilitación definitiva.

Uruguay es país libre de fiebre aftosa con vacunación y el reingreso al mercado —una vez habilitado—, será muy diferente al que tuvieron las carnes bovinas uruguayas previo al 2000, cuando Uruguay era país libre de aftosa sin vacunación.

Hoy únicamente se puede entrar en Japón con carne cocida y productos termo procesados —es un mercado de menor valor— luego que el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón cerró el mercado tras el episodio de fiebre aftosa que sacudió el departamento de Artigas. Luego vino la epidemia de 2001 que afectó a todo el país y además del mercado japonés, Uruguay perdió su condición de país libre de aftosa sin vacunación.

Auditoría. Esta nueva misión fue conformada por un grupo técnico de alto nivel y tuvo por cometido ver los sistemas de producción de la ganadería uruguaya, la tecnología y el manejo de la carne que hace la industria frigorífica. Asimismo, se incluyó la revisación de documentación del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, vinculada con fiebre aftosa.

Todos los años Uruguay demuestra científicamente que está libre de la enfermedad y realiza controles exigentes —muestreos sanguíneos— que miden el nivel de inmunidad en el ganado y aseguran que no existe oferta viral a nivel de campo que represente un riesgo para la sanidad.

El sector privado junto al oficial, trabajan codo a codo para mantener la sanidad país, que independientemente del gobierno de turno, siempre fue prioridad de Estado.

Los técnicos japoneses visitaron un establecimiento ganadero en San José para conocer el sistema de producción, fueron a la oficina departamental del MGAP en Florida para revisar documentación y en Durazno se interiorizaron en el procesamiento del ganado durante su visita al frigorífico BPU Meat, empresa de capitales nipones propiedad del grupo NH Foods. Es el único frigorífico en manos de capitales nipones y pertenece a una empresa líder en la producción y exportación de proteínas de origen animal.

Finalmente, el pasado viernes, los expertos que llegaron a Uruguay en el marco de la nueva auditoría revisaron la sede de la Dirección de Laboratorio Veterinario “Miguel C. Rubino”, el laboratorio del MGAP que es referencia para Uruguay, consustanciándose sobre los controles que lleva adelante Uruguay para mantener alejada la fiebre aftosa. Según información recabada por El País los técnicos japoneses se retiraron muy conformes y así lo hicieron saber al final de la visita.

No se descarta que el Comité de Expertos que tiene a cargo analizar la información recabada por Japón en estos años sobre el avance de la sanidad agropecuaria uruguaya, pida ampliar o detallar algunos puntos del informe aportado por el MGAP. Una vez sorteado este paso, Uruguay deberá esperar la decisión política que marque la apertura.

A nivel de importadores hay interés y entusiasmo por la reapertura para la carne bovina uruguaya en el corto plazo y la industria frigorífica ya intenta sondear los productos en que los japoneses centran mayor interés, con la confianza en que se abriría un nuevo mercado en el que se podría colocar carne de ganado terminado a corral, que tiene un grado de grasa intramuscular superior, como gusta en Japón.

Rurales EL PAIS