Carnes

Finalizaron faenas de vacunos para medir residuos de Ethion

Según los estudios los tiempos de espera estarían rondando los 120 días

Frigorifico  Canelones, reses colgadas, gente trabajando foto Ariel Colmegna, Archivo El País, hoja 80808 del 20010111

Frigorifico Canelones, reses colgadas, gente trabajando foto Ariel Colmegna, Archivo El País, hoja 80808 del 20010111

Pablo Antúnez

En los primeros meses de 2017, la cadena cárnica tendrá claro los nuevos tiempos de espera para evitar que el ganado enviado a faena, previamente tratado contra garrapata o mosca de los cuernos, mantenga trazas de Ethion y nuevamente se corra el riesgo de perder algún mercado.

Tras la aparición en 2016 de trazas de Ethion —principio activo utilizado en la elaboración de mosquicidas y garrapaticidas— en unos pocos contenedores con carne vacuna uruguaya embarcados hacia Estados Unidos, el MGAP suspendió transitoriamente la fabricación, venta y aplicación de productos con Ethion para evitar nuevos problemas. Es que Estados Unidos tiene prohibido el uso y la fabricación de este producto y por consiguiente no admite traza alguna en la carne que ingresa para ser procesada en la industria.

En paralelo, se pusieron en marcha dos pruebas a nivel de campo para medir los nuevos tiempos de espera. Una de esas pruebas, la impulsada por la Cámara de Especialidades Veterinarias (CEV), el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y el grupo Marfrig, ya llegó al final y abarcó seis faenas de bovinos que fueron sometidos a más de un baño de garrapaticida en base a Ethion.

La investigación fue mucho más exigente que las pruebas internacionales que se usaron como referencia e incluso abarcaron las dos formulaciones de Ethion que se encontraban en plaza (son concentrados emulsionables).

La Cámara hizo dos pruebas simultáneas con las dos formulaciones para que los datos sobre nuevos tiempos de espera sean válido para todas las empresas”, explicó el titular de la CEV, José Mantero.

“Estamos trabajando para llegar a un dato sobre el tiempo de espera que sea bastante más estricto de lo que se pide internacionalmente”, explicó el empresario uruguayo y titular de Laboratorio Pasteur.

Golpe. Por su parte, Pablo Bayardo, gerente general de Laboratorio “La Buena Estrella” aseguró a Valor Agregado de Carne que “las medidas adoptadas por Uruguay —prohibir temporalmente el uso de Ethion— fue la señal que se debía dar”, pero también admitió que “fue un golpe muy duro para los laboratorios veterinarios”.

Bayardo recordó que las pruebas internacionales donde se evalúan los residuos de Ethion en carne, órganos y grasa se hacen con un sólo tratamiento en base a Ethion, pero las pruebas realizadas en Uruguay abarcaron tres baños seguidos cada 21 días que es lo que muchas veces se hace en los sistemas productivos y a partir de ahí, se empezaron a evaluar los residuos en carne, grasa y órganos en períodos de tiempo que permitieran un seguimiento para llegar al nivel de residuos mínimo o incluso hasta llegar a no tener residuos.

Bayardo dijo que en las muestras obtenidas en la quinta faena ya había niveles de residuos muy bajos (por debajo del límite de residuos permitido). La sexta fue la faena confirmatoria para verificar que se cumple con todos los productos. Bayardo adelantó que el tiempo de espera —según datos preliminares del relevamiento — está rondando los 120 días.

“La prueba nos dan la solvencia y el respaldo para poder retomar el uso del producto, enfocándolo en las categorías que se pueden usar. De hecho es poco frecuente que un producto de baño se use en ganado de terminación, porque el ganado que se tira al baño se machuca. No así en los purones que se usan para mosca de los cuernos”, explicó el experto.

Los productos en base a Ethion estaban entre los tratamientos de más bajo costo y su prohibición le complicó la vida a muchos productores en un año con garrapata fuerte.

Más allá de la comunicación de los nuevos tiempos de espera y una vez restablecido el uso de Ethion, el desafío es concientizar a los productores sobre cómo usar los específicos para evitar residuos, pero también evitar generaciones de garrapata y mosca de los cuernos resistente a los tratamientos.

A su vez, el Sistema Nacional de Fármaco Vigilancia que apunta a controlar la venta y el uso de todos los garrapaticidas y mosquicidas asociado al número de Dicose, es otro paso para el uso racional de los específicos de uso veterinario.

Rurales EL PAIS