Carnes / Sanidad

Existen herramientas para combatir las garrapatas resistentes

MGAP prohíbe uso de Ethion tras la devolución de carnes.

Ganado Vacuno

Rurales – El País.

Pablo Antúnez

El retiro del mercado de los garrapaticidas que utilizan el Ethion como principio activo, medida adoptada por el MGAP que cobrará vigencia a partir de la publicación —en las próximas horas— de la resolución en el Diario Oficial, no afectará el combate a la garrapata, aseguran los veterinarios de libre ejercicio.

La iniciativa oficial radica en evitar que se afecte la exportación de carne vacuna a Estados Unidos, tras la detección de un nuevo contenedor, esta vez perteneciente al Grupo Marfrig, con carne con trazas de Ethion, presuntamente por no respetar los tiempos de espera indicados en las etiquetas de los específicos veterinarios.

“Tenemos herramientas para combatir las garrapatas resistentes haciendo un buen manejo de los productos y el tratamiento generacional del parásito”, aseguró a El_País Roque Almeida, médico veterinario que representa a los productores en la Comisión Nacional Honoraria de Salud Animal (Conhasa), donde además se sientan en la misma mesa la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay y el Poder Ejecutivo, para diseñar y planificar la política sanitaria.

A partir de controles más estrictos en Estados Unidos y en un año donde la garrapata se hizo sentir bastante sobre los ganados, la aparición de residuos biológicos en la carne —aunque mínima— se transformó en un dolor de cabeza.

Almeida sostuvo que por más que se retiren del mercado los específicos con Ethion, “hay muy buenas alternativas para combatir la garrapata, sean baños de inmersión, productos para usar por el lomo o baños de aspersión con Amitraz, que funciona muy bien y tiene muy corto tiempo de espera”.

Sin dejar de lado que la resistencia a los específicos “es un problema serio”, el profesional aseguró que “existe el conocimiento, estudio y mecanismos para entablar una buena lucha contra la garrapata resistente, que es haciendo el tratamiento generacional del parásito”.

El delegado de los productores en la Conhasa, insistió en la necesidad “de hacerle entender a la gente que somos productores de alimentos y que esos alimentos deben estar libres de contaminantes; eso debe quedar muy claro. Por lo tanto, el trabajo para rever la gestión y la educación tiene que ser fuerte para que se pueda entender eso. Concientizar al productor de lo que implica no respetar un tiempo de espera es básico”.

Según la visión de Almeida, “si no encontramos el mecanismo para que eso llegue a la base seguirán surgiendo problemas. Hay que hacerle entender a la gente que los residuos se incorporan al alimento. Conocemos el ciclo de la garrapata, tenemos específicos excelentes. Lo único que tenemos que hacer es contar con una secuencia adecuada en los tratamientos. No se precisa más que eso y la garrapata se debe combatir a nivel de campo”, ratificó.

Pasado el 2001, la Asociación Rural del Uruguay había hecho una propuesta en la Conhasa de permitir el ingreso a frigoríficos de ganado con garrapata para evitar pérdida de mercados por la detección de residuos en la carne. Se discutió mucho pero había que cambiar la legislación y nunca fue aprobada. Hoy los productores tienen otra visión: “El combate se debe hacer en el campo, no deberíamos tener garrapata y para eso tenemos que saber cuándo hay que empezar a tratarla”.

Rurales EL PAIS