Carnes

En Japón se reúne comité de expertos por auditoría cárnica en Uruguay

Gobierno uruguayo es optimista en lograr reapertura del mercado para carne vacuna el año próximo.

Frigoríficos. Carne vacuna. Foto: Rurales El País.

Pablo Antúnez

Mañana viernes se cumplirá en Japón la reunión del grupo de expertos que realizó la última auditoría en Uruguay, para verificar la información aportada por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, destinada al armado del análisis de riesgo.

Así lo confirmó a El País el director del Departamento de Asuntos Internacionales del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Rodolfo Camarosano, destacando que si el informe es favorable, “se pasará al siguiente paso”. Una de las metas para 2018 es tener habilitado ese mercado para la carne bovina desosada y madurada”.

Japón dejó de comprar en 2.000, cuando la ganadería uruguaya fue sacudida por la primera epidemia de fiebre aftosa, que en ese entonces sólo afectó al departamento de Artigas. Hasta ese entonces, Uruguay era libre de la enfermedad y podía exportarles. Será el sector privado el que tendrá que sondear nuevamente el mercado para satisfacer la demanda de los importadores japoneses. Cuando este mercado se reabra, surgirá una nueva oportunidad para colocar carne procedente de ganados terminados a corral, con un grado de grasa intramuscular más alto.

La primera misión de Japón en el marco del trabajo emprendido por Uruguay para reconquistar el mercado fue en febrero de 2015 y desde ahí se viene sumando información para conformar el análisis de riesgo previo a la habilitación definitiva.

En la reciente misión de octubre, los técnicos nipones revisaron los sistemas de producción de la ganadería uruguaya, la tecnología y el manejo de la carne que hace la industria frigorífica. También se incluyó la revisación de documentación del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, vinculada con fiebre aftosa.

Todos los años Uruguay demuestra científicamente que está libre de fiebre aftosa y realiza controles exigentes —muestreos sanguíneos— que miden el nivel de inmunidad en el ganado y que, en el caso de aftosa, aseguran que no existe oferta viral a nivel de campo que represente un riesgo para la sanidad.

Los técnicos japoneses visitaron un establecimiento ganadero en San José para conocer el sistema de producción, fueron a la oficina departamental del MGAP en Florida para revisar documentación y en Durazno se interiorizaron en el procesamiento del ganado durante su visita al frigorífico BPU Meat, empresa de capitales nipones propiedad del grupo NH Foods. Es el único frigorífico en manos de capitales nipones y pertenece a una empresa líder en la producción y exportación de proteínas de origen animal.

También revisaron la sede de la Dirección de Laboratorio Veterinario “Miguel C. Rubino”, el laboratorio del MGAP que es referencia, consustanciándose sobre los controles que lleva adelante Uruguay para mantener alejada la fiebre aftosa.

Rurales EL PAIS