Carnes

El retorno de los rabinos a los frigoríficos continúa en suspenso

La región está jugada a una pronta solución en Israel para que el Gran Rabinato permita que las cuadrillas de rabinos que supervisan y desarrollan las faenas de carne Kösher en los frigoríficos, retomen su trabajo en las próximas semanas. Problemas internos en Israel están demorando el trabajo e inciden sobre el mercado cárnico.

Según publicó Faxcarne, el rabinato anunció una serie de reuniones que se desarrollaron ayer miércoles, por lo que podría haber un ámbito de definición del otorgamiento de los equipos.

“Toda esta situación del rabinato, que está parcialmente acéfalo, complica cualquier operativa, como ser cambio de equipo o de jefe de equipo”, comentó a Faxcarne en Shanghai, Marcelo Secco,  director ejecutivo para el Cono Sur de Marfrig.

“Hay que esperar para ver si hay humo blanco como para liberar los equipos la próxima semana o habrá que esperar un poco más. No parece muy lógico que se demoraran más de la segunda quincena de mayo”, expresó el industrial uruguayo.

Israel es un fuerte importador de delanteros bovinos. Según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), hasta el mes pasado este destino llevaba importados de Uruguay un total de 12.936 toneladas peso canal frente a las 13.843 toneladas de carne bovina peso canal que compró a igual fecha del año pasado.

En momentos en que la oferta de ganado gordo está creciendo y frente a un invierno que obliga a sacar ganado de los campos, mantener a Israel operativo es fundamental para mantener una faena alta.

Novillo Mercosur. 

Mientras tanto, el Novillo Mercosur, el índice calculado por Faxcarne cortó una racha de cuatro semanas consecutivas de aumento y descendió  US$ 3,17 por kg carcasa (bajó 10 centavos). El descenso se explicaba básicamente por el debilitamiento del real —de casi 4% frente al dólar— y en menor medida, a una caída en Argentina del novillo con destino a exportación.

Mientras tanto, en Paraguay, país que se ha convertido en el sexto mayor exportador mundial de carnes, los precios del ganado gordo permanecieron estables, mientras que en Uruguay continuaron con su tendencia

alcista. La Asociación de Consignatarios de Ganado marcó un valor de US$ 3,14 por kilo de carne para el novillo (en suba) y US$ 2,74 para la vaca gorda (también en suba). A la vez, por la vaquillona gorda se obtienen US$ 2,98 por kilo de carne. Los precios se afirman porque hay poco ganado bien terminado.

 

Rurales EL PAIS