Carnes / Ovinos

El ovino es buen negocio y apunta a mayor calidad

Más mercados y un manejo diferente marcan el camino.

Federico Stanham, presidente de INAC; Alejandro Gambetta, presidente del SUL; Tabaré Aguerre, ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca. Foto: SUL.

Federico Stanham, presidente de INAC; Alejandro Gambetta, presidente del SUL; Tabaré Aguerre, ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca. Foto: SUL.

Pablo Antúnez.

“No queremos volver a tener 25 millones de ovinos. Ese era otro país, otra realidad y el sector no tenía la pujanza de hoy”, aseguró a El País el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Alejandro Gambetta.

Con una realidad diferente, con mercados de elite —como la próxima apertura de Estados Unidos para los cortes con hueso— el rubro ovino apuesta a crecer para “tener un mínimo de producción y así poder tener industrias, tanto laneras como frigoríficas, que puedan comercializar esos productos, pero siempre apostando a la calidad”, remarcó Gambetta.

En los años 50, la lana representaba el 57% de las exportaciones uruguayas y había alrededor de 23 millones de ovinos; en la crisis de los 90 había 25 millones de ovinos en el campo, pero la lana representaba el 22% de las exportaciones totales del Uruguay. El stock actual no llega a 7 millones de cabezas, pero se exporta lana y carne a mercados de elite y hay mucho por crecer de la mano de la certificación de procesos.

Gambetta consideró que lo más importante es que “el ovino continúa siendo un buen negocio” y agregó que hoy los animales se manejan de otra forma, mucho más tecnificadamente, con alta productividad y con mano de obra especializada y cada vez mejor capacitada para lograr incrementar la calidad de lana y carne”.

En el marco del Seminario Internacional de Producción Ovina, el presidente del SUL remarcó que el sector tiene “grandes oportunidades por delante”. Por un lado, “asienta a los pequeños y medianos productores en el campo, es un fuerte generador de empleo” y hoy “es cada vez más complementario con la lechería, la forestación y la agricultura”, remarcó Gambetta.

Hoy se pone en marcha la gira post congreso por Florida, Soriano y Salto para mostrar esa “competitividad” que el sector apunta a elevar más.

Rurales EL PAIS