Carnes

El Ministro Aguerre brindó tranquilidad ante crisis cárnica en Brasil

Afirmó que no ingresaron a Uruguay productos de frigoríficos suspendidos.

MENSAJE. El ministro de Ganadería se dirigió a los consumidores locales y dijo que no ingresaron productos de los frigoríficos investigados en Brasil. Foto: Fernando Ponzetto.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, convocó ayer a una conferencia de prensa, en la que buscó transmitir “tranquilidad” en los días posteriores a que se conociera la Operación “Carne Débil” (Carne Fraca, en portugués), que hizo temblar a la industria cárnica de Brasil.
“Es nuestra responsabilidad en lo que compete a los temas de inocuidad, dar un mensaje de tranquilidad”, dijo Aguerre, flanqueado por otros jerarcas de la cartera. Además, insistió en que Uruguay “tiene un robusto sistema sanitario y de control de inocuidad”.
Justamente, consultado acerca de si estaba sobre la mesa la prohibición de importaciones cárnicas desde el país vecino, Aguerre respondió que esa medida no se estaba evaluando. “No tomamos ninguna medida de ese tipo contra Brasil”, remarcó. En esa línea, recordó cuando, a mediados del año pasado, China rechazó productos grasos vacunos provenientes de Uruguay por estar en mal estado. “No se suspendió a Uruguay sino temporariamente a esas plantas”, expresó el ministro.
El lunes -el escándalo estalló el viernes, cuando se supo de la red de corrupción que operaba en varios frigoríficos instalados en el vecino país- el gobierno liderado por Michel Temer decidió suspender el certificado para exportar de los 21 establecimientos que están siendo investigados.
Ayer Aguerre indicó que de ese total, 15 no exportaban sino que se dedicaban al mercado doméstico. De los seis restantes, continuó, tres sí están habilitados para colocar productos en Uruguay. “Esos tres están suspendidos temporalmente, hasta que la situación se aclare”, dijo el ministro.
De todas maneras, afirmó que “ninguna de las importaciones que se realizaron durante los últimos dos años provino de alguno de los establecimientos industriales de producción que están en la lista de los 21 suspendidos”.
En su discurso, Aguerre volvió varias veces sobre el sistema de control de inocuidad que tiene desplegado Uruguay. “El 100% de las partidas que se importan son inspeccionadas en la cámara de frío que está registrada y autorizada”, enfatizó el jerarca. “No ha habido ningún riesgo de afectación de la población uruguaya”, aseveró el titular del MGAP.
Asimismo, el ministro informó que ayer conversó por teléfono con su par brasileño, Blairo Maggi. Durante la charla, dijo, le expresó la “solidaridad” de Uruguay, al tiempo que puso a disposición los servicios técnicos del MGAP, en caso de que el país vecino los requiera para “resolver el problema”. “Vamos a suspender todas las plantas que están hoy suspendidas por Brasil”, fue el otro mensaje que le envió a Maggi.

Evaluación. En las últimas horas -y a medida que varios mercados le bajaban el pulgar a la carne brasileña- se empezó a especular sobre de qué manera la crisis en el gigante norteño podría impactar en la industria nacional.
Acerca de este punto, Aguerre señaló que en esta etapa es “difícil evaluarlo”. En el caso de las exportaciones de carne, continuó, Australia, Brasil y Uruguay son los principales vendedores en China, uno de los pesos pesados por los volúmenes que compra. Las repercusiones sobre la demanda todavía son inciertas, dijo. “Lo que es claro es que al menos temporalmente desaparece un competidor”, añadió.
El ministro también se refirió a cómo este escándalo podría golpear las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea -que se retomaron ayer en Buenos Aires- de cara a lograr un Tratado de Libre Comercio (TLC) (ver aparte). “Entendemos que no debería complicar”, sostuvo, pero complementó que “es probable” que algunos países lo utilicen como un “argumento” para dilatar las conversaciones.
Previo a la develación de esta trama corruptiva ya la carne se había convertido en uno de los grandes escollos para alcanzar el TLC, cuya génesis se remonta a hace casi dos décadas atrás. Algunos países europeos se niegan a que el bloque sudamericano ingrese con este producto de manera preferencial. Argumentan que buscan proteger a sus industrias de los efectos negativos que podría traer un TLC con el Mercosur.

Tema país. El CEO del Grupo Marfrig para el Cono Sur, el uruguayo Marcelo Secco, aseguró ayer en Valor Agregado de Radio Carve que la problemática “hoy es un tema país (para Brasil) y no hay empresa que pueda exportar un kilo de carne a los mercados que así lo decidieron”.
Dijo que en la nación vecina y en la región, “están las expectativas puestas en las próximas horas para conocer cuál es el tiempo de restricción de las importaciones anunciadas por los países”. Secco señaló que lo más relevante “es conocer con qué velocidad el gobierno desnuda la situación y con qué profesionalismo se explica al mundo para reanudar el comercio”.
Asimismo, opinó que Uruguay no está preparado para sustituir el quiebre de Brasil en volumen, teniendo en cuenta además que los mercados que atienden los países son diferentes, a excepción de China.
Por su parte, el bróker Daniel Castiglioni, director de Casti Trading, empresa instalada en China (pionera en la venta de carne uruguaya vía Internet), dijo que “hasta el momento los frigoríficos brasileños venían con una buena presencia de carne en China y competían fuerte en precio con varios productos uruguayos”. “Los precios de Brasil obligan a negociar la carne uruguaya a precios más bajos que los usuales para poder cerrar negocios”, añadió.
China puso una barrera al ingreso de carnes brasileñas y ayer se conoció que también se cerró el ingreso por Hong Kong.
“Si queda cerrado China para la carne bovina brasileña, sin duda que los importadores van a mirar más a abastecedores como Argentina y Uruguay. Hoy Australia, que es otro vendedor fuerte en China, tiene poca carne”, afirmó Castiglioni. De todas maneras, dijo que primero tendrá que bajar el stock de carne disponible hoy en los puertos chinos.

Mercosur y la Unión Europea negocian capítulo de comercio

Ayer en Buenos Aires se produjo el primer contacto este año entre los representantes de la Unión Europea (UE) y los cancilleres del Mercosur, en el inicio de una nueva ronda de negociación en busca de un dilatado acuerdo comercial entre los bloques. Las conversaciones se centraron en aspectos técnicos, en particular del capítulo de comercio.
Las negociaciones se extenderán hasta el jueves a puertas cerradas en el Palacio San Martín y el objetivo fijado por ambas delegaciones es terminar de despejar los aspectos más avanzados y menos conflictivos del acuerdo (como los capítulos político y de cooperación), y adentrarse luego en una discusión de carácter más técnico sobre el pilar comercial. Esto último incluye los temas más sensibles en acceso a mercados, en particular sobre el agro, y en compras públicas y propiedad intelectual, según informaron fuentes diplomáticas a la agencia Télam.
La nutrida comitiva de la UE fue encabezada por la checa Edita Hrdá, directora general para las Américas del servicio exterior europeo, y la italiana Sandra Gallina, directora de Comercio y Desarrollo Sustentable del área de negociaciones comerciales de la Comisión Europea. Por el Mercosur participaron los cancilleres del bloque, entre ellos el uruguayo Rodolfo Nin Novoa.
La Cancillería argentina comunicó ayer que “el objetivo general es que al término de esta ronda todos los grupos cuenten con un único texto de negociación”, y añadió que el capítulo sobre defensa de la competencia está totalmente acordado. Además, informó que “se plantearon una serie de nuevos temas” que se encuentran pendientes como que las Pymes de ambos bloques “logren aprovechar al máximo los beneficios del acuerdo”. “La perspectiva de los negociadores es poder avanzar en forma positiva de manera de cerrar la negociación principal del Acuerdo en un futuro próximo”, concluyó la Cancillería argentina.

Hong Kong se cerró para Brasil; Corea admite pollos

Con el cierre de Hong Kong, China quedó totalmente cerrado para la carne vacuna brasileña y la novedad fue que Corea del Sur, que había cerrado sus puertas a la carne aviar, ayer volvió a readmitir el producto. Brasil es el tercer mayor productor mundial de carne aviar y los casos de gripe aviar que sacudieron al mundo en los últimos meses lo posicionan como uno de los proveedores mundiales con mayor peso. No está cuestionado el producto, sino el control oficial en algunos frigoríficos.

Rurales EL PAIS