Carnes

EE.UU. está cauto al momento de importar carne bovina uruguaya

Importadores bajan precios; llegaron los embarques de Brasil.

Frigorifico San Jacinto, embarque a Usa, ND 20150904 foto Francisco Flores - Archivo El Pais. El negocio es de Frigorífico San Jacinto con ganados del grupo Vaquería del Este, apostando a un nuevo nicho de alto valor.

En las primeras reuniones entre exportadores de carne de Uruguay e importadores estadounidenses, en el marco de la 55ª Conferencia Anual de la Meat Importers Council of America (MICA), la situación que se plantea desde Estados Unidos es de una gran cautela, argumentándola con el fuerte crecimiento de la producción interna, que más que compensa la caída de las exportaciones australianas, según publicó Faxcarne.

Tras haberse completado casi en forma total la cuota de importación de 2016, conformada por 20.000 toneladas de carne bovina sin hueso y con maduración, no se observan posibilidades de que la demanda estadounidense compita pagando el arancel de 26,4% con la colocación del producto en China, desde donde se advierte una demanda algo más ávida.

Según Faxcarne, más allá de las tradicionales mantas —que es el grueso de lo que se coloca en el mercado estadounidense—, cortes como la falsa entraña, que suele ser bien demandada desde esta plaza, está resultando difícil de colocar. Precisamente, un industrial comentó a Faxcarne que los negocios que hasta hace 10 días podían hacerse para el delantero a US$ 4.200 por tonelada FOB, ahora “con suerte” se logra cerrar a US$ 3.900 por tonelada FOB.

“Cuesta entender por qué se frenó de golpe ese mercado”, dijo el empresario uruguayo. El argumento de los importadores es que hay bastante carne en el mercado interno, aún con la ausencia de volumen de carne australiana.

Según la fuente, otro de los factores que también está jugando en ese mercado es que la rueda estadounidense está poco demandada, por lo que parte de esos cortes están siendo volcados al volumen que procesa la industria de la carne procesada.

Por otro lado, llegaron a Estados Unidos los primeros embarques de carne bovina brasileña tras la apertura del mercado, que estuvieron a cargo del grupo Marfrig Alimentos.

El ingreso de la carne fresca brasileña al mercado de Estados Unidos puede potencialmente ser de gran impacto, pero no será inmediato y dependerá del nivel de la demanda interna brasileña y de la competencia de los otros mercados a donde Brasil exporta, dijo Len Steiner, principal de Steiner Consulting Group, durante su presentación en la 55ª Conferencia Anual de la Meat Importers Council of America (MICA) que se está llevando adelante en la ciudad de San Francisco.

Para Steiner, en principio Brasil podría exportar entre 70.000 y 80.000 toneladas de carne vacuna fresca a Estados Unidos en 2017, de las cuales unas 50.000 serían dentro de la cuota de terceros países (que tiene un total de 64.805 toneladas y es utilizada hasta ahora fundamentalmente por países de América Central).

Rurales EL PAIS