Carnes

Desmienten la baja para la carne bovina del abasto

Precios estables y hubo dos plantas que ajustaron pulpas.

AFP fotos - US-74560911 - FIN - KENTFIELD, CA - MAY 08: A butcher moves a tray of beef at Woodlands Meats on May 8, 2013 in Kentfield, California. With U.S. cattle and calf herds at their lowest levels since 1952 and corn feed prices on the rise, beef prices hit an all-time high this past week when the wholesale price of USDA cuts of beef topped $201.68 per 100 pounds, the highest price since October 2003. Justin Sullivan/Getty Images/AFP== FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY == US-74560911 - Kentfield - CA - UNITED STATES - JUSTIN SULLIVAN - js/aa

AFP fotos – US-74560911 – FIN

El presidente de la Unión de Vendedores de Carne (UVC), Hebert Falero, aclaró que no bajó la carne bovina dedicada al abasto, sino que “dos frigoríficos que vendían las pulpas en caja a valores por encima de las demás plantas, ahora alinearon sus precios”.

Esas dos plantas, hace más de una semana atrás, bajaron $ 10 por kilo las pulpas en caja para no quedarse fuera de mercado y a su vez, tanto los frigoríficos dedicados al abasto como los exportadores, mantienen -al menos por ahora- los valores de la carne con hueso.

En los últimos días, la suba que experimentó el precio del ganado gordo -estamos en plena post zafra donde siempre hay un faltante de haciendas preparadas- se equiparó con la baja del valor del dólar y no hubo movimientos de valores en el mercado. “No es una época en la que se espere que baje la carne”, destacó Falero a El País.

A su vez, explicó que aunque hubieran bajado todos los frigoríficos las pulpas desosadas en caja, “la incidencia que puede tener es muy poca”, porque “más del 80% de la carne que se consume en Montevideo es carne con hueso (media res, traseros, delanteros y asados). Para los carniceros, las pulpas desosadas en caja apenas representan alrededor del 15% del consumo.

El titular de la UVC no descartó que alguna cadena de supermercado, “si compraban a esos frigoríficos que ajustaron sus precios para las cajas, saquen una oferta puntual para los consumidores. Es lo máximo que pueden hacer. La incidencia que pueden tener las cajas que compra un carnicero en los costos es muy poca”.

En cuanto al consumo de carne bovina, el entrevistado aseguró que “se encuentra estable” y valoró que “los precios de la carne también se encuentren igual”. Es que “normalmente después del 15 de junio comienzan las subas de la carne en el mercado interno, porque falta ganado y suben los precios. Falero recordó que “pasó junio y julio sin subas para la carne”.

Rurales EL PAIS