Carnes

Creció 68% la importación de carne suína hasta 2014

El consumo viene subiendo y también lo hace la faena.

GANADO PORCINO

La importación de carne de cerdo viene creciendo fuerte en los últimos años, principalmente de la mano del aumento del consumo interno, apuntalado por precios estables y por una oferta de mayor calidad. En 2007 Uruguay importaba 10.079 toneladas bruto y el año pasado, según datos parciales hasta octubre, se llevaban ingresadas 22.325 toneladas.

Brasil, fuerte productor mundial, aporta la mayoría del cerdo que ingresa a Uruguay, pero van surgiendo nuevos oferentes como España y Bélgica —con 14% y 8% del volumen importado, respectivamente—, mientras que Chile que hasta 2014 tenía una participación promedio de 6% en el ingreso de carne suína a Uruguay, cayó a 2%. Hasta el tercer trimestre de 2015, la importación de carne suína tuvo un aumento de 21%, según datos de un trabajo técnico publicado en el Anuario Opypa 2015.

Los precios del producto importado por Uruguay muestran una evolución que acompaña el precio de la carne porcina de Brasil, con un pico de máxima en 2008/09, para luego comenzar a registrar una caída desde fines de 2014. En los últimos cuatro años, el consumo de carne de cerdo por habitante creció 54% entre 2009 y 2014. En 2014, según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC) cerró en 15,8 kilos por habitante al año, cuando en 2006 se consumían en 9,1 kilos. El consumo cerró el año pasado con un volumen similar, pero en los últimos años se viene registrando un aumento de la faena de cerdo nacional.

El 64% de la carne de cerdo que se consume en el mercado interno es importada, sostiene el trabajo de Opypa; en 2006 ese porcentaje no superaba el 35%.

A nivel mundial se espera que la expansión de cerdo tenga una expansión marginal en la mayoría de los países llegando globalmente a casi 112 millones de toneladas. El crecimiento no involucra a China, donde se prevé que la producción se mantenga constante, debido a que los costos de producción son constantes y eso estimula a los productores a retener cerdas para incrementar en años venideros la producción de carne. Rusia producirá más volumen por inversiones significativas en capacidad de la industria, precios de alimentos estables y demanda interna robusta. También entre los proveedores clave se prevé que Estados Unidos crezca solo 1% a un récord de 11,3 millones de toneladas. La exportación podría crecer más de 4% en la mayoría de los mercados, principalmente en México. Por lo menos así lo establecen las previsiones del Departamento de Agricultura de EE.UU..

Rurales EL PAIS