Carnes

Corrales de engorde con poco incentivo para crecer

Reposición cara y baja en precio del gordo limitan negocio.

AFP PHOTO / JUAN MABROMATA
ARGENTINA-AGRICULTURE-CATTLE-FEEDLOT

Pablo Antúnez.

El presidente de la Asociación Uruguaya de Producción de Carne Intensiva Natural (Aupcin), Álvaro Ferrés, afirmó que Uruguay creció en sus exportaciones de carne bovina a la Unión Europea en el marco de la cuota 481, pero estimó que la cantidad de ganado encerrado en los corrales de engorde (o feedlot), “ha sido menor que el año pasado”.

El crecimiento está justificado porque todo el ganado que se encierra en los feedlots tienen por destino la cuota de alta calidad para carne bovina con la Unión Europea, que exige que los animales sean menores de 26 meses, terminados a granos durante los últimos 100 días previos a la faena, pero en el caso de Uruguay hacen todo el resto del ciclo sobre pasturas.

Las especulaciones de posibles pérdidas de esta cuota para terceros abastecedores, debido a las presiones de los productores de Estados Unidos —porque nació  en el litigio de la carne con hormonas entre EE.UU. y la UE y luego abrió para terceros abastecedores— van quedando atrás.

Ferrés dijo a El País que  la incertidumbre, para adelante está centrada “en cómo se comporta este cupo” y consideró que ahí, “es de alguna manera, donde le falta previsibilidad al negocio, provocando que los productores encierren menos animales”.  A esa incertidumbre hay que sumarle que el precio de ganado que se ofrece para adelante “no es atractivo porque es menor y eso impulsa a la gente a que encierre menos ganado en sus corrales”.

Hasta ahora, Uruguay viene aprovechando al máximo la cuota 481 y continúa creciendo, con exportaciones anuales cercanas a las 13.000 toneladas.

En el marco de esta cuota van más cortes que dentro del cupo Hilton, el otro cupo otorgado por la Unión Europea, para bovinos jóvenes, pero siempre terminados en base a pasturas.

Competitividad. El titular de Aupcin consideró que Uruguay tiene que “empezar a ver cómo hace para ser más competitivo, para que  los sistemas ganaderos intensivos empiecen a tener su lugar  y son los que van a generar que haya un aumento en la faena”.

Si no se da ese paso, desde la óptica de Ferrés, “resultará difícil que se incremente la faena de bovinos y se verá favorecida la exportación de ganado en pie, porque, lamentablemente, producir más en este país está saliendo muy caro y el precio de venta del ganado gordo se mantiene en niveles poco atractivos”. Todo eso hace que el productor  “no apueste a invertir en producir más y creo que intenta salir de los terneros o buscar otras alternativas”.

La exportación de bovinos en pie continúa firme y desde el MGAP se estima que 2017 cerrará con la colocación de un volumen muy similar al del año pasado, cuando se superaron las 200.000 cabezas bovinas.

Perspectivas. En este segundo semestre, desde Aupcin se indica que las perspectivas de encierre de ganado para engorde en sus corrales es menor o igual a la del primer semestre, donde ya se encerraron menos animales. “Este año se encerró menos ganado que en 2016 y creo que para adelante será igual, motivado por un valor del ganado gordo a la baja y una reposición que es cara. Con esa realidad la gente no se motiva para encerrar ganado”, afirmó el presidente de Aupcin.

Rurales EL PAIS